Frases de El paraíso perdido

El paraíso perdido

35 frases de El paraíso perdido (Paradise lost) de John Milton, libro de 1667.... Poema épico cuyo tema central es la caída del hombre en el pecado. Los principales personajes son Satán, Dios, Adán y Eva, cuyas actitudes revelan el mensaje esperanzador que se esconde tras la pérdida del paraíso original.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de John Milton son: abismo, amor a primera vista, cielo, cristianismo, exilio, hipocresía, infierno, leviatán, paraíso, pecado, venganza.

Frases de John Milton

Frases de El paraíso perdido John Milton

01. El amor purifica el pensamiento y engrandece el corazón.

Gran amor


02. No ames ni aborrezcas la vida, pero mientras te dure, esfuérzate en vivir bien.

Vivir


03. La elocuencia deleita el alma y la música los sentidos.

Elocuencia


04. Vileza es mostrarse débil, bien en las obras, bien en el sufrimiento.

Débil


05. Largo y penoso es el camino que desde el infierno conduce a la luz.

Infierno


06. ¿A qué extremo no son capaces de descender la ambición y la venganza?

Extremo


07. Quizá la muerte consista en esto, en trocar la naturaleza humana por la divina.

Muerte


08. El que vence por la fuerza, no triunfa sino a medias de su enemigo.

Fuerza


09. Más vale reinar aquí, que servir en el cielo.

Trono


10. ¿Tan horrible parezco ahora a tus ojos cuando en el cielo me tuviste por tan hermosa?

Horrible


11. Donde no hay ningún bien que disputar, no puede alzarse en guerra facción alguna.

Motivos de la guerra


12. (...) Con palabras disfrazadas de razones, aconseja un proceder indigno, una vil inacción, pero no la paz.

Indigno


13. ¡Adiós, campos afortunados, donde reina la alegría perpetuamente! ¡Salud, mansión de horrores! ¡Salud, mundo infernal!

Infierno


14. La venganza tan dulce a primera vista, ¡Qué amarga es al fin, pues que recae en el vengativo!

Venganza


15. ¡Qué hermosa, qué divina creación es la mujer! ¡Cuán digna es del amor de los dioses!

Hermosa


16. ¡Maldecido amor, o maldecido odio, que tanto valen para mí uno como otro, dado que es eterna mi desventura!

Odio


17. ¡Oh Espíritu! Que prefieres a todos los templos un corazón recto y puro, inspírame tu sabiduría.

Puro


18. Ni hombres ni ángeles pueden discernir la hipocresía, vicio invisible en cielo y tierra, excepto para Dios que lo consiente.

Hipocresía


19. El espíritu vive en sí mismo, y en sí mismo puede hacer un cielo del infierno, o un infierno del cielo.

Espíritu


20. El bien que no se conoce, no es tal bien, y el poseer lo que no se aprecia es como si no se poseyese.

Apreciar


21. Libremente servimos, porque libremente amamos; de nuestra voluntad depende el amar o no, y en ella por consiguiente estriba nuestra elevación o nuestra ruina.

Voluntad


22. El ambicioso, para lograr su fin, debe rebajarse tanto como ha pretendido elevar sus miras, y por encumbrado que esté, humillarse hasta los mas viles empleos.

Ambicioso


23. El mejor partido que nos resta, es fomentar algún secreto designio para obtener por astucia o por artificio lo que no hemos conseguido por fuerza.

Artificio


24. Tan grande como el Leviatán, monstruo marino a quien Dios hizo el mayor de todos los seres que mandan en las corrientes del océano.

Leviatán


25. Cuando la razón lucha con la fuerza, por más que sea empresa ardua y temeraria, la victoria debe estar de parte de la razón.

Victoria


26. La soledad es a veces, la compañía más agradable y una separación, aunque corta, hace más dulce el placer de volver a verse.

Separación


27. ¿Cómo un corazón esclavizado ha de mostrar que se somete voluntariamente a su servidumbre, si cohibido por el destino, carece de toda elección posible?

Servidumbre


28. En aquel hórrido abismo, cuna de la Naturaleza y tal vez su tumba, que no es ni mar ni tierra, ni aire, ni fuego, sino mezcla de todos los elementos, los cuales confundidos en sus fecundos gérmenes deben luchar así perpetuamente.

Abismo

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El paraíso perdido" de John Milton.

Síguenos