Frases de El olor de la guayaba


¿Es para ti el amarillo un color de suerte? -El amarillo sí, pero no el oro, ni el color oro. Para mí el oro está identificado con la mierda. Supersticiones, manías, gustos, frases El olor de la guayaba

Frases de oro


No creo en el mito romántico de que el escritor debe pasar hambre, debe estar jodido, para producir. Se escribe mejor habiendo comido bien y con una máquina eléctrica. El oficio, frases El olor de la guayaba

Frases de ser escritor


Empecé a escribir por casualidad, quizá sólo para demostrarle a un amigo que mi generación era capaz de producir escritores. Después caí en la trampa de seguir escribiendo por gusto y luego en la otra trampa de que nada me gustaba más en el mundo que escribir. El oficio, frases El olor de la guayaba

Frases de sobre el oficio de escribir


Hay un momento en que todos los obstáculos se derrumban, todos los conflictos se apartan, y a uno se le ocurren cosas que no había soñado, y entonces no hay en la vida nada mejor que escribir. Eso es lo que yo llamaría inspiración. El oficio, frases El olor de la guayaba

Frases de inspiración


Está en mi carácter, y ya lo he dicho en muchas entrevistas: nunca, en ninguna circunstancia, he olvidado que en la verdad de mi alma no soy nadie más ni seré nadie más que uno de los dieciséis hijos del telegrafista de Aracataca. Los suyos, frases El olor de la guayaba

Frases de origen


No, el éxito no se lo deseo a nadie. Le sucede a uno lo que a los alpinistas, que se matan por llegar a la cumbre y cuando llegan, ¿qué hacen? Bajar, o tratar de bajar discretamente, con la mayor dignidad posible. El oficio, frases El olor de la guayaba

Frases de alpinistas


En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces. Mujeres, frases El olor de la guayaba

Frases de importancia de la mujer


Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuál de las dos cosas será la menos sensata. Cien años de soledad, frases El olor de la guayaba

Frases de mujeres


La experiencia más apasionante de mi vida ha sido la de ayudar a crecer a mis dos hijos, y creo que lo que he hecho mejor en la vida no son mis libros sino mis hijos. Los suyos, frases El olor de la guayaba

Frases de hijos


En el trabajo literario uno siempre está solo. Como un náufrago en medio del mar. Sí, es el oficio más solitario del mundo. Nadie puede ayudarle a uno a escribir lo que está escribiendo. El oficio, frases El olor de la guayaba

Frases de ser escritor


Neruda, desde luego, a quien considero como el gran poeta del siglo XX en todos los idiomas. Inclusive cuando se metía en callejones difíciles -su poesía política, su poesía de guerra -, había siempre en su poesía una gran calidad. Neruda, lo he dicho otras veces, era una especie de rey Midas, todo lo que tocaba lo convertía en poesía. Lecturas e influencias, frases El olor de la guayaba

Frases de poeta


-Has dicho que escribir es un placer. También has dicho que es un sufrimiento. ¿En qué quedamos? -Las dos cosas son ciertas. Cuando estaba comenzando, cuando estaba descubriendo el oficio, era un acto alborozado, casi irresponsable. En aquella época, recuerdo, después de que terminaba mi trabajo en el periódico, hacia las dos o tres de la madrugada, era capaz de escribir cuatro, cinco, hasta diez páginas de un libro. Alguna vez, de una sola sentada, escribí un cuento. El oficio, frases El olor de la guayaba

Frases de sobre el oficio de escribir

Obras relacionadas

El olor de la guayaba

El olor de la guayaba (1982), Gabriel García Márquez
  • Libro, 1982
  • Frases de El olor de la guayaba: Prolongada conversación del escritor y periodista Plinio Apuleyo Mendoza con Gabriel García Márquez, donde éste último desvela el mundo que refleja su obra con la magia de la palabra.

Autor

Gabriel García Márquez (1927-2014): Escritor, novelista, editor, guionista y periodista colombiano, autor de "Cien años de soledad" (1967), "Relato de un náufrago" (1970), "Crónica de una muerte anunciada" (1981), "El amor en los tiempos del cólera" (1985) y "Noticia de un secuestro" (1996).


Palabras clave

Fama Condición de la mujer Periodismo Ser escritor Sobre el oficio de escribir Vocación Macondo Entrevistas Conversación

Síguenos en