Frases de El nombre de la rosa


Es difícil aceptar la idea de que no puede existir un orden en el universo, porque ofendería la libre voluntad de Dios y su Omnipotencia. Así, la libertad de Dios es nuestra condena, o al menos la libertad de nuestra condena.

Frases de orden


(...) Porque la arquitectura es el arte que más se esfuerza por reproducir en su ritmo el orden del universo, que los antiguos llamaban kosmos, es decir, adorno, pues es como un gran animal en el que resplandece la perfección y proporción de todos sus miembros.

Frases de proporción


El libro es una criatura frágil. Sufre el paso del tiempo, el acoso de los roedores y las manos torpes, así que el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido.

Frases de bibliotecario


Cualquiera es hereje, cualquiera es ortodoxo. No importa la fe que ofrece determinado movimiento, sino la esperanza que propone. Las herejías son siempre expresión del hecho concreto de que existen excluidos. Si rascas un poco la superficie de la herejía, siempre aparecerá el leproso. Y lo único que se busca al luchar contra la herejía es asegurarse de que el leproso siga siendo tal.

Frases de excluidos


Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues éste penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas.

Frases de sospechoso


(...) E iban matando a todos los judíos que encontraban a su paso, y se apoderaban de sus bienes... ¿Por qué a los judíos? -pregunté. Y Salvatore me respondió: - ¿Por qué no? Entonces me explicó que toda la vida habían oído decir a los predicadores que los judíos eran los enemigos de la cristiandad y que acumulaban los bienes que a ellos les eran negados. Yo le pregunté si no eran los señores y los obispos quienes acumulaban esos bienes a través del diezmo, y si, por tanto, los pastorcillos no se equivocaban de enemigos. Me respondió que, cuando los verdaderos enemigos son demasiado fuertes, hay que buscarse otros enemigos más débiles. Pensé que por eso los simples reciben tal denominación. Sólo los poderosos saben siempre con toda claridad cuáles son sus verdaderos enemigos.

Frases de judío

Obras relacionadas

El nombre de la rosa

El nombre de la rosa (1980), Umberto Eco
  • Libro, 1980
  • Original: Il nome della rosa
  • Frases de El nombre de la rosa: Fray Guillermo de Basquerville y su discípulo deben esclarecer los crímenes cometidos en una abadía benedictina relacionados con la riquísima e inaccesible biblioteca abacial.
  • Libro esencial

Autor

Umberto Eco (1932-2016): Escritor, profesor, semiólogo y filósofo italiano, autor de "Obra abierta" (1962), "Apocalípticos e Integrados" (1964), "La estructura ausente" (1968), "El nombre de la rosa" (1980) y "El péndulo de Foucault" (1988).


Palabras clave

Sexualidad Ficción histórica Búsqueda de la verdad Detective Asesinato Egoísmo Control de la información Fuerza de la pasión Biblioteca Censura Inquisición Medieval Abadía Benedictina

Síguenos en