Frases de El niño en la cima de la montaña


¿De verdad es tan fácil que los inocentes se corrompan? 12. La fiesta de Eva, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de corromper


Le hizo comprender que era posible que el tiempo siguiera su curso, pero que las ideas de algunas personas se quedarían enquistadas para siempre. 14. Un chico sin hogar, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de doctrina


Sabes por qué lleva uniforme la gente, ¿Verdad, Pierrot? (...) Porque la persona que lo lleva cree que puede hacer lo que le apetezca. (...) Puede tratar a los demás como nunca lo haría si llevara ropa normal. Insignias, guerreras o botas altas... Los uniformes nos permiten dar rienda suelta a nuestra crueldad sin sentirnos culpables. 6. Un poco menos francés, un poco más alemán, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de poder absoluto


Pese a que el padre de Pierrot Fischer no había muerto en la Gran Guerra, su madre, Émilie, siempre decía que la guerra lo había matado. 1. Tres manchas rojas en un pañuelo, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de guerra mundial


Las cosas no acababan de ser tan maravillosas en el orfanato como había sugerido Adèle Durand. Las camas eran duras, y las sábanas, finas. Cuando había comida en abundancia solía ser muy sosa, aunque sí estaba buena cuando era escasa. 3. Una carta de un amigo y otra de una extraña, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de huérfano


Nunca finjas que no sabías lo que estaba pasando aquí. Tienes ojos y oídos. Y estuviste en esa habitación muchas veces, tomando notas. Lo oíste todo. Lo viste todo. Lo sabías todo. Y sabes también de qué cosas eres responsable...Te queda mucha vida por delante para llegar a aceptar tu complicidad en estas cuestiones. Pero nunca te convenzas de que no lo sabías. -Le soltó la mano-. Ése sería el peor crimen de todos. 13. Las tinieblas y la luz, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de complicidad


Todos disfrutaban de la comida alegremente, con Hitler yendo de aquí para allá y de uno a otro, y todavía hablando de política. No importaba qué dijera, todos asentían y le decían que tenía toda la razón. Podría haber dicho que la Luna era en realidad un queso, y todos le habrían contestado: "Por supuesto, mein Fuhrer. Un queso de Limburgo". 10. Una feliz Navidad en el Berghof, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de hitler


(...) Por eso bebo. Me ayuda a olvidar. - ¿A olvidar qué? -La guerra. Las cosas que vi. -Cerró los ojos y añadió en un susurro-: Las cosas que hice. Pierrot tragó saliva, casi temiendo preguntar. - ¿Qué hiciste? Su padre esbozó una sonrisa triste. -Fuera lo que fuese, lo hice por mi país. Eso lo entiendes, ¿Verdad? -Sí, Padre -contestó Pierrot sin saber muy bien a qué se refería, pero le pareció una respuesta valiente-. Yo también seré soldado si con eso te sientes orgulloso de mí. 1. Tres manchas rojas en un pañuelo, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de consecuencias de la guerra


-Naciste en Francia, es verdad. Y tu madre era francesa. Pero tu padre, mi hermano mayor, era alemán. Y eso te convierte a ti en alemán también, ¿Lo comprendes? A partir de ahora, será mejor que ni siquiera menciones de dónde procedes. -Pero ¿Por qué? -Porque así será más seguro. -Fue la respuesta de su tía-. Y hay otra cosa de la que quería hablar contigo. De tu nombre. - ¿Mi nombre? -preguntó Pierrot, mirándola con el ceño fruncido. -Sí. -Beatrix titubeó, como si no acabara de creer lo que estaba a punto de decir-. Me parece que ya no deberíamos llamarte Pierrot. 6. Un poco menos francés, un poco más alemán, frases El niño en la cima de la montaña

Frases de nazismo

Obras relacionadas

El niño en la cima de la montaña

El niño en la cima de la montaña (2015), John Boyne
  • Libro, 2015
  • Original: The boy at the top of the mountain
  • Frases de El niño en la cima de la montaña: Tras la muerte prematura de sus padres, Pierrot debe abandonar Francia para vivir con su tía Beatrix, que trabaja de ama de llaves en la enorme residencia que Adolf Hitler posee en los Alpes de Baviera.
  • Libro esencial

Autor

John Boyne (1971): Escritor y novelista irlandés, autor de "El niño con el pijama de rayas" (2006), "Motín en la Bounty" (2008), "La casa del propósito especial" (2009), "El absolutista" (2011) y "El niño en la cima de la montaña" (2015).


Palabras clave

Ficción histórica Holocausto Segunda guerra mundial Huérfanos Liberación Alemania nazi Montañas Nazismo Pérdida de la inocencia Valor de la amistad París Juventudes Hitlerianas Ambientada en Baviera (Alemania)

Síguenos en