Frases de El museo de la inocencia


Toda persona inteligente sabe que la vida es hermosa y que su objetivo es que seamos felices -comentó mi padre observando a las tres bellezas-. Pero luego sólo los tontos son felices. ¿Cómo explicárselo? 24. La petición de mano

Frases de objetivo


A veces pienso que si el tabaco gusta tanto no es por la fuerza de la nicotina, sino porque en este mundo vacío y sin sentido te da con facilidad la impresión de estar haciendo algo que tiene un significado. 22. La mano de Rahmi? Efendi

Frases de tabaco


Fuera lucía ese cielo resplandeciente tan característico de Estambul en los días de primavera. En las calles el calor hacía sudar a los estambulíes, que aún no se habían librado de los hábitos del invierno, pero en el interior de las casas, en las tiendas y a la sombra de los tilos y los castaños seguía haciendo fresco. 1. El momento más feliz de mi vida

Frases de estambul


Como la mayoría de los varones turcos que viven en mi mundo y caen en mi situación, en lugar de comprender lo que pasaba por la cabeza de la mujer que amaba y de entender sus sueños, lo único que hacía era forjarme fantasías sobre ella. 51. La felicidad consiste sólo en estar cerca de la persona amada

Frases de vida de pareja


El pueblo turco no debe contemplar en sus museos malas imitaciones de la pintura occidental sino su propia vida. Nuestros museos no deben mostrar las aspiraciones de nuestros millonarios de sentirse occidentales, sino nuestra vida. Mi museo es toda nuestra vida, la de Füsun y la mía, todo lo que hemos vivido, y todo lo que le he contado es verdad, Orhan Bey. 83. Felicidad

Frases de nuestra vida


(...) Y eché una última mirada a los hermosos pechos medio visibles, a los maravillosos hombros y a los brazos infantiles. Mientras regresaba a mi mesa sentía en lo más hondo con una sensación de victoria que, como una ola gigantesca que golpea la orilla, la felicidad crecía dentro de mí a cámara lenta a punto de arribar a mi futuro. 24. La petición de mano

Frases de brazos


Al hacer el amor en cada encuentro de una manera más franca y libre, me daba cuenta de que consideraba una fuente de felicidad no sólo ese mundo real y los detalles sexuales, extremadamente atractivos, sino también las extensiones más raras del cuerpo de Füsun, las verrugas, los granos, los pelos, las manchas oscuras y terribles. 24. La petición de mano

Frases de vello


Sólo hizo una cosa que me conmovió el corazón: a mitad de la cena, de repente me dijo que intuía que un día sería muy feliz. Y aquellas palabras me hicieron sentir con mayor claridad que se me había cerrado la posibilidad de ser feliz en la vida. 80. Después del accidente

Frases de claridad


(...) Debió de ser por entonces cuando empecé a intuir por primera vez que la vida, para la mayor parte de la humanidad, no era una felicidad que debía ser vivida espontáneamente, sino una representación constante, un espacio estrecho formado por presiones, castigos y mentiras que estábamos obligados a creernos. 53. El dolor y el resentimiento de un corazón roto no le reportan ningún beneficio a nadie

Frases de representación


Hasta la petición de mano todos los días nos vimos a la misma hora en el edificio Compasión y nos amamos intensamente. De la misma forma que nunca hablábamos de nuestra situación, del hecho de que yo fuera a comprometerme, ni tampoco de qué pasaría con nosotros después, nos manteníamos alejados de cualquier cosa que pudiera recordárnoslo. 23. Silencio

Frases de situación


(...) Pero también sabemos que en cuanto señalemos el momento más feliz hará mucho que éste habrá quedado en el pasado, que no volverá nunca más y que, precisamente por eso, nos producirá dolor. Y lo único que puede hacemos soportable dicho dolor es poseer algún objeto perteneciente a ese instante dorado. Los objetos que nos quedan de los momentos felices guardan con mucha más fidelidad que las personas que nos hicieron vivir esa dicha el placer de su recuerdo, sus colores, sus impresiones táctiles y visuales. 17. Ahora mi vida entera está unida a la tuya

Frases de dicha


Si dos personas se quieren tanto como nos queremos nosotros nadie puede separarles, nadie - dije, yo mismo sorprendido por las palabras que me surgían de la boca sin la más mínima preparación-. Los amantes como nosotros, como saben que nada podrá acabar con su amor, hasta en los peores días, hasta cuando se hacen sin querellas cosas más crueles y equivocadas, llevan dentro de sí un sentimiento de consuelo inagotable. Pero puedes tener por seguro que a partir de ahora me moderaré y corregiré mis faltas. ¿Me escuchas? 24. La petición de mano

Frases de inagotable

Obras relacionadas

El museo de la inocencia

El museo de la inocencia (2008), Orhan Pamuk
  • Libro, 2008
  • Original: Masumiyet müzesi
  • Frases de El museo de la inocencia: La historia de amor de Kemal, un joven miembro de la burguesía de Estambul, y su pariente lejana Fusun es una extraordinaria novela sobre la pasión rayana en la obsesión.
  • Libro importante

Autor

Orhan Pamuk (1952): Escritor, novelista, ensayista, guionista, profesor y periodista turco, merecedor de numerosas distinciones, entre ellas el Premio Grinzane Cavour (2002) y el Premio Nobel de Literatura (2006).


Palabras clave

Obsesión Amor imposible Amor entre clases sociales Fuerza de la pasión Matrimonio sin amor Amor inquebrantable Ambientada en Turquía

Síguenos en