Frases de El mundo azul: ama tu caos - Página 2

27. Las conversaciones de la gente siempre versan sobre quejas. Quejas sobre su vida, su pareja y su trabajo. Quejarse no tiene ningún sentido. Siempre he creído que los problemas no existen, se crean pensando. Un problema es tan sólo la diferencia entre lo esperado y lo obtenido de las personas o de la vida.

Queja


28. ¿De qué sirve vivir con sus reglas? Con las normas de los que desean que pienses que vivirás mil años para que no te centres. No, no viviremos mil años, viviremos un día. Y luego otro y otro más... Si piensas así, conseguirás que no te atrapen con sus trucos para que hipoteques tu vida.

Normas


29. No os quiero hablar de lo que tengo, de lo que he padecido y de la enfermedad que me lleva a la muerte. Sólo serviría para regocijarme en ello. El dolor siempre es parecido. Cuando llega, es insoportable. Cuando pasa, lo olvidas. El dolor emocional es justo lo contrario: cuando aparece por primera vez, jamás te imaginas lo que dolerá con el tiempo.

Dolor emocional


30. (...) Compartía con su novio la pasión por el ajedrez. Ellos siempre decían que el amor era como el ajedrez. Que hay gente que ama con movimientos rápidos, como los alfiles o las torres. Otros quieren de forma extraña, como los caballos. Y finalmente hay otros que son como peones, que no saben amar, sólo saben dar un paso corto, pero esos pueden llegar al final del tablero y conseguir encontrar otra forma de querer.

Tablero

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El mundo azul: ama tu caos" de Albert Espinosa.

Libros parecidos

Síguenos