Frases de El libro del recuerdo

El libro del recuerdo

25 frases de El libro del recuerdo de Péter Nádas, libro de 1986.... Historia de un escritor húngaro involucrado en un triángulo amoroso en Berlín Oriental. Entretejidos con la historia principal hay fragmentos de la novela que el personake principal escribe, sobre un novelista alemán de principios de siglo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Péter Nádas son: agente secreto, ambientado en berlín oriental, descubrimiento de la orientación sexual, deseo, ficción sobre escritores, homosexualidad, libros sobre libros, parodia, pasión prohibida, recuerdos, triángulo amoroso.

Frases de Péter Nádas Libros de Péter Nádas

Frases de El libro del recuerdo Péter Nádas

01. Yo soy un hombre racional, quizá demasiado racional. Y no propenso a la modestia.

Racional


02. Era como si no estuviera mirando unos ojos, sino dos terribles bolas mágicas de cristal.

Cristal


03. Nunca se había arrepentido tanto de algo como de no haber acribillado a todos aquellos perros....

Matanzas


04. Sí, ya sé que la memoria todo lo guarda, reconozco mi debilidad, la verdad es que no quiero acordarme.

Debilidad


05. Aquel primer momento prefiguró todos los momentos siguientes, es decir, en los momentos siguientes persistía mucho de aquel primer momento.

Momento


06. Pero aún no eres tú, aún son tus pensamientos, mientras trates de aprender no estarás aquí del todo.

Eres tú


07. Sólo la locura puede hacer que una persona ponga en una pregunta tan banal tanta energía física y psíquica.

Banal


08. Reía como un loco, diría, si mi voz no hubiera delatado que precisamente con la risa trataba de refugiarme en la locura.

Risa


09. ¡Ah!, si bastara con aprender las cosas más importantes de la vida, pero es que también tiene uno que aprender a callárselas.

Aprender


10. (...) Romper ataduras, incluso exponerse a morir, a que lo mataran en la frontera como a un perro, por el sueño de poder volver a empezar.

Volver a empezar


11. (...) Nuestra bárbara civilización, orientada hacia la veneración del acto de la creación, no tiene ni el menor respeto por la creación en sí.

Veneración


12. Era una de esas voces femeninas que me impresionan vivamente. Que parecen salir de lo más profundo del cuerpo, con un núcleo áspero y una superficie lisa.

Voces


13. (...) La fascinación de su candor y de esa singular propiedad de la naturaleza humana por la que una criatura puede hacer partícipe a otra de vivencias de un tiempo que ya no existe.

Singular


14. También las chicas tienen reino propio, en el que puedes atisbar, olfatear, espiar desde la frontera y hasta infiltrarte como agente secreto y obtener información valiosa, con una zona prohibida, siempre cerrada e inaccesible.

Agente secreto


15. La boca se diferencia de los restantes órganos corporales necesarios para satisfacer el instinto de procreación, mientras que la imaginación es una facultad espiritual del individuo que permite el funcionamiento de los órganos sexuales incluso sin pareja.

Instinto


16. (...) Tras hacer un breve resumen de lo sucedido, declaró que el príncipe era no sólo un traidor a la patria sino un vil criminal y un desertor, un miserable gusano, un engendro, un monstruo que no merecía piedad.

Traidor


17. La inseguridad de nuestros cuerpos se convertía en la única seguridad, y ello era bueno, el cuerpo encendido de deseo observaba la falta de deseo del cuerpo y cuanto más se complacía cada cuerpo en esta observación, más se distendían ambos.

Inseguridad


18. La derrota era total y definitiva, por eso no se movían, no gritaban, no podían perseguirnos ni insultarnos, era imposible abarcar todos los daños de una sola mirada, y cualquier movimiento o palabra no hubiera sido sino el reconocimiento del descalabro, sencillamente, no disponían de una reacción a la medida de aquel desastre, una satisfacción más para nosotros.

Derrota


19. Lo arrancaron todo sin piedad: arbustos nobles, rosaledas, frutales, tilos y castaños centenarios. Querían hacer borrón y cuenta nueva. Tener algo que fuera totalmente suyo. Les producía un placer irracional poder hacer con su propiedad lo que quisieran. Querían desquitarse de tantos años de riguroso control y, tanto para la propiedad del Estado como para la recién adquirida propiedad privada, las consecuencias fueron desastrosas.

Propiedad privada

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El libro del recuerdo" de Péter Nádas.

Libros parecidos

Síguenos