Frases de El libro de los Baltimore


Únicamente nosotros. Cada uno es responsable de su propia vida. Somos responsables de en qué nos hemos convertido. 48., frases El libro de los Baltimore

Frases de responsable


¡Y un país cuyo sistema de enseñanza no funciona no es ni una democracia ni un Estado de derecho! 13., frases El libro de los Baltimore

Frases de estado de derecho


¿Por qué escribo? Porque los libros son más fuertes que la vida. Son su mejor revancha. Son testigos de la muralla inexpugnable de nuestra mente, de la impenetrable fortaleza de nuestra memoria. Epílogo, frases El libro de los Baltimore

Frases de amor por los libros


Es desgraciada. Su marido se siente desatendido y, de rebote, la desatiende a ella. Le gustaría suplicarle que no aparte la vista solo porque hayan envejecido. Le gustaría que le dijera que no se han perdido mutuamente. Le gustaría que se acostara con ella como antes, una última vez nada más. Le gustaría que la deseara. Le gustaría que la poseyera, como hacía antes. 39., frases El libro de los Baltimore

Frases de frialdad


Dentro de veinte años la gente ya no leerá. Así son las cosas. Estarán muy ocupados haciendo el bobo con el móvil... La edición ya ha pasado a la historia. Los hijos de sus hijos mirarán los libros con la misma curiosidad con que nosotros miramos los jeroglíficos de los faraones. 9., frases El libro de los Baltimore

Frases de teléfono


Todo el mundo es diferente..., y puede que ese sea el secreto de la felicidad: estar en paz con lo que eres. 34., frases El libro de los Baltimore

Frases de ser uno mismo


La fama solo es un traje... Un traje que al final te queda pequeño o está gastado o acaban robándotelo. Lo que cuenta por encima de todo es lo que eres cuando estás desnudo. 34., frases El libro de los Baltimore

Frases de celebridad


Los dramas son inevitables. En el fondo, tampoco tienen mucha importancia. Lo que cuenta es cómo conseguimos superarlos. 51., frases El libro de los Baltimore

Frases de resiliencia


¡El cine, Goldman, ese es el porvenir! ¡Ahora la gente quiere imágenes! ¡La gente ya no quiere pensar, quiere que la guíen! Está esclavizada de la mañana a la noche y cuando vuelve a casa, se siente perdida: su amo y patrono, esa mano bienhechora que la alimenta, no está ahí para pegarle y conducirla. Afortunadamente, está la televisión. El hombre la enciende, se prosterna y le entrega su destino. ¿Qué debo comer, Amo? , le pregunta a la televisión. ¡Lasaña congelada! , le ordena la publicidad. Y se va de cabeza a meter en el microondas el comistrajo ese. Luego vuelve a hincarse de rodillas y pregunta de nuevo: Amo, ¿Y qué debo beber? ¡Coca-Cola hiperazucarada! , le grita la televisión, irritada. Y venga a dar órdenes: ¡Sigue zampando, cerdo, sigue zampando! Que las carnes se te pongan sebosas y fláccidas. Y el hombre obedece. Y el hombre se empapuza. Luego, pasada la hora de comer, la tele se enfada y cambia de anuncios: ¡Estás gordísimo, eres feísimo! ¡Corre a hacer gimnasia! ¡Ponte guapo! ¡Y usted se compra unos electrodos que le esculpen el cuerpo, unas cremas que le inflan los músculos mientras duerme, unas pastillas mágicas que hacen por usted toda esa gimnasia que usted ya no hace porque está digiriendo pizza! Así funciona el ciclo de la vida. 9., frases El libro de los Baltimore

Frases de poder de la imagen

Obras relacionadas

El libro de los Baltimore

El libro de los Baltimore (2015), Joël Dicker
  • Libro, 2015
  • Original: Le livre des Baltimore
  • Frases de El libro de los Baltimore: Ocho años después del drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia Goldman, dividida en dos ramas: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair.

Autor

Joël Dicker (1985): Escritor, novelista y abogado suizo francoparlante, autor de "Los últimos días de nuestros padres" (2010), "La verdad sobre el caso Harry Quebert" (2012) y "El libro de los Baltimore" (2015).


Palabras clave

Suspenso Celos Tormentoso pasado Secretos de familia Amistades que se pierden Ser escritor

Síguenos en