Frases de El libro de los Baltimore


¡Sueña, y sueña a lo grande! Solo sobreviven los sueños más grandes. A los otros los borra la lluvia y los arrastra el viento. 21., frases El libro de los Baltimore

Frases de soñador


Somos muchos los que buscamos darle algún sentido a la vida, pero la vida solo tiene sentido si somos capaces de cumplir estos tres propósitos: dar amor, recibirlo y saber perdonar. Todo lo demás es una pérdida de tiempo. 51., frases El libro de los Baltimore

Frases de tolerar


Escribir un libro es como montar un campamento de vacaciones. La vida de uno, que suele ser solitaria y tranquila, te la dejan manga por hombro un montón de personajes que llegan un día sin avisar y te ponen patas arriba la existencia. 1., frases El libro de los Baltimore

Frases de campamento


En los Hamptons perdíamos la cuenta de la fecha y los días. Quizá fue eso lo que me engañó: aquella sensación de que todo duraría para siempre. De que duraríamos para siempre. Como si en ese lugar mágico, en las calles y en las casas, la gente pudiera zafarse del tiempo y sus estragos. 2., frases El libro de los Baltimore

Frases de eterno


¡Qué mediocre es su instituto! Mandar a la gente a la enseñanza privada, ¿Esa es su respuesta para todo? ¡Lo iguala todo a la baja! ¡Prohíbe a Steinbeck porque en el texto aparecen tres palabrotas, pero es incapaz de entender el alcance de su obra! Y se esconde detrás de unos reglamentos opacos para justificar su falta de ambición intelectual. Y no me hable de un sistema que funciona porque nuestro sistema público de enseñanza es totalmente disfuncional y usted lo sabe. 13., frases El libro de los Baltimore

Frases de enseñanza


Hoy en día, consideramos estrellas a personas que no hacen nada y que solo se dedican a hacerse fotos a sí mismas o al plato que tienen enfrente. 3., frases El libro de los Baltimore

Frases de frívolo


De aquellos veranos bienaventurados recuerdo días idénticos en los que flotaba el aroma de la inmortalidad. ¿Que qué hacíamos allí? Vivíamos nuestra juventud triunfal. Nos dedicábamos a domar el océano. A cazar chicas como si fueran mariposas. A pescar. A buscar rocas desde las que zambullirnos en el océano y medirnos con la vida. 2., frases El libro de los Baltimore

Frases de pescar


Pero él no tenía intención de quedarse mano sobre mano, deprimido, ni de que la vida lo desalentase. Comprendí que esa era la razón por la que lo admiraba: no por su posición económica o social, sino porque era un luchador excepcional. Necesitaba ganarse la vida y se puso a buscar cualquier tipo de trabajo. 49., frases El libro de los Baltimore

Frases de ganarse la vida


Entonces me plantaba dos besos en la mejilla, aunque a veces eran tres o cuatro. Decía que con uno no bastaba, aunque a mí me parecía que había más que de sobra. Cuando lo pienso ahora, me guardo rencor por no haberle dejado darme diez besos cada vez que me iba. Me guardo rencor incluso por haberme marchado, dejándola, tantas veces. Me guardo rencor por no haberme acordado lo suficiente de lo efímeras que son las madres y de no haberme repetido más a menudo: quiere a tu madre. 2., frases El libro de los Baltimore

Frases de amor de madre


Habían dejado de soñar: habían dejado que se los tragase una especie de renuncia a la vida. Se habían convertido en gente del montón. Ellos, que habían defendido a los oprimidos, creado su empresa de jardinería y soñado con el fútbol y la amistad eterna. Ese era el aglutinante de la Banda de los Goldman: que éramos unos soñadores de primera categoría. Por eso éramos únicos. Pero ahora yo era el último en seguir persiguiendo un sueño. El sueño primigenio. ¿Por qué quería convertirme en un escritor famoso y no en escritor a secas? Por culpa de los Baltimore. Habían sido mi modelo y se habían convertido en mis rivales. Solo aspiraba a superarlos. 39., frases El libro de los Baltimore

Frases de pensar en grande


El hombre es débil. Por instinto gregario, le gusta apiñarse en unas salas oscuras que se llaman cines. Y ¡Bum! Lo bombardean con anuncios, palomitas, música, revistas gratuitas y, justo antes de la película, tráilers que le dicen: " ¡Pazguato, te has equivocado de película, vete a ver esta otra, que es mucho mejor! ". 9., frases El libro de los Baltimore

Frases de consumismo


Soy el escritor. Así es como me llama todo el mundo. Mis amigos, mis padres, mi familia e incluso aquellos a quienes no conozco pero que sí me reconocen a mí en un lugar público y me dicen: "¿No será usted el escritor...?". Soy el escritor, es mi identidad. La gente piensa que, en nuestra calidad de escritores, llevamos una vida más bien sosegada. Hace poco, uno de mis amigos, que se estaba quejando de lo largos que eran los trayectos cotidianos entre su casa y la oficina, acabó por decirme, una vez más: -En el fondo, tú te levantas por las mañanas, te sientas detrás de la mesa y escribes. Y ya está. No le contesté nada, demasiado deprimido desde luego al darme cuenta de hasta qué punto consistía mi trabajo, en la imaginería colectiva, en no hacer nada. 1., frases El libro de los Baltimore

Frases de mesa de trabajo

Obras relacionadas

El libro de los Baltimore

El libro de los Baltimore (2015), Joël Dicker
  • Libro, 2015
  • Original: Le livre des Baltimore
  • Frases de El libro de los Baltimore: Ocho años después del drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia Goldman, dividida en dos ramas: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair.

Autor

Joël Dicker (1985): Escritor, novelista y abogado suizo francoparlante, autor de "Los últimos días de nuestros padres" (2010), "La verdad sobre el caso Harry Quebert" (2012) y "El libro de los Baltimore" (2015).


Palabras clave

Suspenso Celos Tormentoso pasado Secretos de familia Amistades que se pierden Ser escritor

Síguenos en