Frases de El hombre que quería ser valiente

9 frases de El hombre que quería ser valiente (The brave) de Nicholas Evans, libro de 2010... Una profunda y emotiva historia sobre los secretos de familia y las consecuencias de nuestros actos, una novela acerca de lo que somos y lo que desearíamos ser, de nuestra debilidad y fortaleza

También puedes leer todas las frases de Nicholas Evans que tenemos o ver su bibliografía en libros de Nicholas Evans

Frases del libro

El hombre que quería ser valiente

01.Y se fueron por el pasillo, el uno al lado del otro, como compañeros de armas...

Frases de compañeros


02.Finalmente, en respuesta a una serie de preguntas cada vez más íntimas que parecían avergonzarle más a él que a ella, Diane reconoció que hacía un par de meses que no le venía el período, un hecho al que, curiosamente, ella había otorgado poca importancia. El doctor Henderson hizo un extraño sonido gutural, como si se hubiera tragado la espina de un pez, y salió del dormitorio para hablar con la madre. Unos pocos momentos después, el más o menos confortable mundo de la familia Bedford saltó por los aires. Con la ayuda del pequeño diario de piel roja del doctor Henderson, y mientras en la planta baja la madre de Diane llamaba al padre y le comunicaba entre gimoteos la escandalosa noticia, la joven pudo señalar el domingo en el que la moral la había abandonado de un modo tan escandaloso. El doctor Henderson observó que se trataba del mismo domingo en el que Corea del Norte había invadido el Sur, un acontecimiento que, al parecer, podía provocar una tercera guerra mundial y del cual, sin duda, también responsabilizarían a Diane.

Frases de domingo


03.Su madre le esperaba de pie en medio de la habitación, muy quieta, protegiéndose los ojos del sol y sonriendo. En vez del uniforme de la prisión, llevaba una sencilla camisa blanca y pantalones. Nada de esposas o cadenas en los tobillos. Parecía un ángel. Como si ya estuviera en el cielo. Ella abrió los brazos y lo abrazó con fuerza. Pasó un largo rato hasta que alguno de los dos pudo hablar. Él se había prometido que no lloraría. Finalmente se separaron y ella lo inspeccionó. Luego sonrió y le pasó la mano por el pelo. -Necesitas un corte de pelo, jovencito. -Ahora todo el mundo lo lleva largo.

Frases de pelo


04.Secretos como aquél eran una especie de organismo maligno que se alimentaba de la vergüenza y la culpa y producía un miedo que le roía a uno por dentro.

Frases de culpa


05.El tema le avergonzaba un poco. Llevaba su felicidad como unos zapatos nuevos que todavía no se hubieran dado de sí. No quería pensar demasiado en ello. Por si acaso se asustaba y desaparecía.

Frases de zapatos


06.De vuelta a casa, Tommy le preguntó a Diane por qué alguien tan simpático como Cal no tenía esposa y Diane le contestó que a veces se tardaba tiempo en encontrar a la persona adecuada y que, en realidad, no todo el mundo se quería casar. Había personas que preferían vivir solas.

Frases de persona adecuada


07.Queremos dar la impresión de que este buen soldado es inocente pero, al mismo tiempo, dejar claro que respetamos el sistema legal y democrático que lo ha traído aquí.

Frases de impresión


08.Tenía las uñas en carne viva de tanto mordérselas. (...) intentó tranquilizarla. Dijo que cualquier juez digno de ese nombre debía saber que estas cosas se debían a los nervios y que no eran ningún signo de culpabilidad. Gina, sin embargo, no parecía convencida.

Frases de culpabilidad


09.¿En general cómo describiría su actitud como soldado? Diría que su actitud era mediocre, señor.

Frases de mediocre

Frases de obras similares

Síguenos