Frases de El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno

26 frases de El guardián entre el centeno (The catcher in the rye) de Jerome David Salinger, libro de 1951.... Historio sobre lo que para un adolescente llamado Holden Cauldfiel significa el fin de la juventud y el hacerse cargo de uno mismo... El fracaso escolar, las rígidas normas de una familia tradicional, la experiencia de la sexualidad.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Jerome David Salinger son: adolescencia, aislamiento, crisis de identidad, falsas apariencias, fin de la juventud, hacerse cargo de uno mismo, independencia, sentido de la vida, superación de las dificultades.

Frases de Jerome David Salinger

Frases de El guardián entre el centeno Jerome David Salinger

01. Si yo fuera pianista, tocaría dentro de un maldito armario.

Pianista


02. Las mujeres. ¡Dios mío! Le vuelven a uno loco. De verdad.

Loco


03. La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo con las reglas del juego.

Juego


04. Lo que más me gusta de un libro es que te haga reír un poco de vez en cuando.

Reír


05. Me alegro de que inventaran la bomba atómica: así si necesitan voluntarios para ponerse debajo cuando la lancen, puedo presentarme el primero.

Bomba atómica


06. Los peces son los que no se van a ninguna parte. Los peces se quedan en el lago. Esos sí que no se mueven.

Pez


07. Creo que un día de estos -dijo-, averiguarás qué es lo que quieres. Y entonces tendrás que aplicarte a ello inmediatamente.

Saber lo que quieres


08. Estaba un poco nervioso. Empezaba también a excitarme, pero sobre todo tenía los nervios de punta. Si he de serles sincero les diré que soy virgen.

Virgen


09. Me dieron una habitación inmunda con una ventana que daba a un patio interior, pero no me importó mucho. Estaba demasiado deprimido para preocuparme por la vista.

Ventana


10. Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspira a vivir humildemente por ella.

Insensato


11. No sé por qué hay que dejar de querer a una persona sólo porque se ha muerto. Sobre todo si era cien veces mejor que los que siguen viviendo.

Querer


12. (Los libros) Que de verdad me gustan son esos que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarle por teléfono cuando quisieras.

Autor


13. Me latía el corazón como si fuera a escapárseme del pecho. Al menos me habría gustado estar vestido. Es horrible estar en pijama en medio de una cosa así.

Pijama


14. No hay sala de fiestas en el mundo entero que se pueda soportar mucho tiempo a no ser que pueda uno emborracharse o que vaya con una mujer que le vuelva loco de verdad.

Fiesta


15. Me paso el día entero diciendo que estoy encantado de haberlas conocido a personas que me importan un comino. Pero supongo que si uno quiere seguir viviendo, tiene que decir tonterías de ésas.

Personas


16. Aquel hotel estaba lleno de maníacos sexuales. Yo era probablemente la persona más normal de todo el edificio, lo que les dará una idea aproximada de la jaula de grillos que era aquello.

Perversión


17. Por dentro debo ser el peor pervertido que han visto en su vida. A veces pienso en un montón de cosas raras que no me importaría nada hacer si se me presentara la oportunidad.

Perversidad


18. Tenía ganas de rezar o algo así, pero no pude hacerlo. Nunca puedo rezar cuando quiero. En primer lugar porque soy un poco ateo. Jesucristo me cae bien, pero con el resto de la Biblia no puedo.

Ateo


19. Ese es el gran problema. Nunca puedes encontrar un lugar que sea agradable y tranquilo, porque no existe. A veces puedes pensar que sí existe pero una vez que estas allí alguien se acerca sigilosamente y escribe -jódete- en tus propias narices.

Encontrar

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El guardián entre el centeno" de Jerome David Salinger.

Síguenos