Frases de El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas

11 frases de El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas (Sekai no owari to Hadoboirudo Wandarando) de Haruki Murakami, libro de 1985... Dos universos paralelos, en uno las personas pierden sombras y recuerdos en una ciudad amurallada, en el otro un informático y la batalla por el control de la información

También puedes leer todas las frases de Haruki Murakami que tenemos o ver su bibliografía en libros de Haruki Murakami

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas

01.Un verdadero genio se nutre de todo lo que existe en el mundo.

Frases de genio


02.En este mundo existe un tipo de tristeza que no te permite verter lágrimas.

Frases de tristeza


03.La imaginación es libre como los pájaros, inabarcable como el mar. Nadie puede detenerla.

Frases de imaginación


04.La cocina es un mundo en sí mismo. Ya lo decía William Shakespeare. El mundo es una cocina.

Frases de cocina


05.Hay mucha gente que sale en la televisión o en las revistas presumiendo, pero ésos son unos fantasmas.

Frases de revista


06.En lo más profundo de la conciencia, todos tenemos una especie de núcleo, inaccesible para nosotros mismos. En mi caso, es una ciudad.

Frases de núcleo


07.Pero si no tienes amor, es como si el mundo no existiera. (...) Sin amor, la vida es como el viento que pasa por el otro lado de la ventana.

Frases de sin amor


08.Y ahora lo único que me quedaba era un corazón inseguro e incoherente. Que iba cerrándose más y más debido al frío del invierno...

Frases de incoherente


09.La biblioteca es un lugar muy tranquilo, ¿Sabes? Está lleno de libros, la gente viene a leerlos, y ya está. La información está abierta a todo el mundo, nadie se pelea.

Frases de biblioteca


10.A mí me encanta contemplar los árboles. Me gustaba antes y me sigue gustando ahora. Cuando tengo tiempo, me siento debajo de un árbol y me paso un montón de horas, sin pensar en nada, acariciándole el tronco, mirando las ramas.

Frases de tronco


11.(...) Los habitantes de la ciudad no pueden vivir fuera. Sólo pueden salir los unicornios. Los unicornios absorben, como si fueran papel secante, los egos de los habitantes de la ciudad y los conducen al otro lado de la muralla. Por eso en la ciudad no hay egos.

Frases de unicornios

Frases de obras similares