Frases de El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde

El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde

25 frases de El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde (Strange case of dr jekyll and mr hyde) de Robert Louis Stevenson, libro de 1886.... Un trastorno psiquiátrico que hace que el mal que Jekyll se reprime brote en Hyde, su personalidad demoníaca. La dualidad de la naturaleza humana en todo su esplendor.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Robert Louis Stevenson son: búsqueda de placer, ciencia ficción, doble personalidad, el bien y el mal, falsas apariencias, hipocresía, secretos, terror, trastorno bipolar.

Frases de Robert Louis Stevenson

Frases de El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde Robert Louis Stevenson

01. La decisión que tenía que tomar era, por lo menos, delicada; y, aunque solía ser muy independiente, empezó a abrigar el deseo de pedir consejo a otros.

Consejo


02. Todos los seres humanos, tal como los conocemos, son una mezcla del bien y del mal; Mientras que edward hyde era el único representante del mal puro en todo el ámbito del género humano.

Representante


03. Y de hecho, el peor de mis defectos era una cierta e impaciente predisposición al regocijo, que ha hecho felices a muchos, pero que yo encontré difícil de conciliar con mi imperioso deseo de llevar bien alta la cabeza y mostrar ante el público un semblante más serio de lo que es normal.

Regocijo


04. El abogado (...) era un hombre de semblante adusto, jamás iluminado por una sonrisa; frío, parco y vergonzoso en la conversación; remiso en sentimientos; enjuto, alto, taciturno, aburrido, y sin embargo adorable, en alguna medida.

Abogado


05. Eran viejos amigos, antiguos compañeros tanto de colegio como de universidad, profundamente respetuosos de sí mismos y el uno del otro y, lo que no siempre es lógico, ambos disfrutaban a conciencia de su mutua compañía.

Compañía


06. Pero antes de que acabase de pronunciar aquellas palabras, la sonrisa se borró de su rostro para dar paso a una expresión tan abyecta de terror y desesperación que los dos caballeros de abajo sintieron que se les helaba la sangre.

Terror


07. Sus amigos eran los que tenían su misma sangre, o aquéllos a quienes conocía desde hacía más tiempo; sus afectos crecían con el tiempo, como la hiedra, y no implicaban la menor inclinación por el objeto.

Afecto


08. Aquel documento ofendía la vista del abogado desde hacía mucho tiempo. Le ofendía no sólo como abogado sino como partidario de los aspectos sensatos y habituales de la vida, para quien cualquier extravagancia era impúdica.

Abogado


09. Algo le pasa a su aspecto; algo desagradable, algo realmente detestable. Nunca vi a un hombre que me desagradase tanto, y sin embargo seguramente no sabría decir por qué. Debe de estar desfigurado en alguna parte; da la impresión de que es deforme, aunque no podría especificar en qué sentido.

Desagradable


10. Aprendí a reconocer la completa y primitiva dualidad del hombre; Me di cuenta de que, de las dos naturalezas que luchaban en el campo de batalla de mi conciencia, aun cuando podía decirse con razón que yo era cualquiera de las dos, ello se debía únicamente a que era radicalmente ambas.

Espíritu crítico


11. Dio vueltas durante un rato a su propio pasado, buscando a tientas en todos los recovecos de su memoria, no fuera que por casualidad saltara como un resorte alguna antigua iniquidad y saliera a la luz. Su pasado era bastante irreprochable; pocos hombres podían consultar los anales de su vida con menos recelo; Sin embargo se sentía profundamente humillado por las muchas malas acciones que había cometido, y exaltado de nuevo hasta una sobria y temerosa gratitud por las otras muchas que había estado a punto de cometer y había evitado.

Mirar atrás


12. (...) Me vi obligado a reflexionar profunda e inveteradamente sobre esa dura ley de la vida, que radica en el fondo de todas las religiones, y es una de las más abundantes fuentes de congoja. Y aunque aquella duplicidad fuese tan profunda, yo no era un hipócrita de ninguna manera; Mis dos facetas eran completamente sinceras; No era en mayor medida yo mismo cuando dejaba a un lado cualquier restricción y me sumía en el deshonor, que cuando me esforzaba, a la luz del día, para profundizar en el conocimiento o el alivio de las penas y los sufrimientos.

Restricción


13. Una cosa es mortificar la curiosidad, y otra vencerla.

Curiosidad


14. Soy el mayor de los pecadores, y también el que más sufre de todos.

Pecadores


15. Era el típico galeno rutinario, sin edad ni color de tez concretos, con un fuerte acento de Edimburgo y casi tan emotivo como una gaita.

Doctor


16. (...) No está loco; pero la letra es muy extraña... Y al decir de todos, él es tan extraño como su forma de escribir.

Extraño


17. Me resisto mucho a hacer preguntas; participa bastante del estilo del día del Juicio Final. Plantear una pregunta es como lanzar una piedra.

Hacer preguntas


18. Me inclino por la herejía de Caín. (...) Dejo que mi hermano vaya hacia el mal por su propio camino.

Inquisición


19. El paso que había dado era, pues, decididamente a favor de lo peor que había en mí.

Favor


20. Es un hombre de aspecto extraordinario, y sin embargo no puedo mencionar realmente nada fuera de lo común.

Extraordinario


21. Y en cuanto tuve aquella brillante ocurrencia, el camino a seguir quedó iluminado desde el principio hasta el final.

Meta


22. La cordialidad habitual de aquel hombre era algo teatral a primera vista; pero se basaba en sentimientos sinceros.

Sincero


23. Los escaparates de las tiendas que se alineaban a lo largo de aquella calle parecían invitarle a uno como si fueran filas de sonrientes dependientas.

Tienda


24. Tome asiento y bébase un vaso de vino -dijo el abogado-. A ver, tómese el tiempo que quiera y dígame sin rodeos lo que desea.

Asiento


25. He perdido la confianza en mí mismo.

Confianza

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde" de Robert Louis Stevenson.

Síguenos