Frases de El desconocido

El desconocido

13 frases de El desconocido (The forgotten man) de Robert Crais, libro de 2005.... Alertados por un disparo, Elvis Cole y Joe Pike encuentran a un hombre moribundo en un callejón. Éste afirma buscar a su hijo. La investigación los llevará a un sanguinario asesino psicópata que tratará de eliminarlos.

Frases de Robert Crais Libros de Robert Crais

Frases de El desconocido Robert Crais

01. Lo decía la televisión, y la televisión nunca miente...

televisión


02. Si crees que los testigos siempre tienen algo que decir, es que ves demasiada televisión.

testigo


03. Oír otra voz humana, aunque fuera la propia, era mejor que no oír ninguna.

voces


04. A medida que un hombre se hace mayor, sus preocupaciones cambian. Sobre todo cuando se aficiona al escocés.

whisky


05. Intenté pensar en algo inteligente que preguntar, pero aún me sentí más jodido porque me costaba pensar.

hacer preguntas


06. (...) Eso ocurrió hace años y nunca ha habido ninguna prueba que confirme los rumores. La gente se deja llevar por estas cosas y acaba creyendo en hombres lobo.

hombre lobo


07. (...) Ella quizá lo crea, pero lo cree porque lo imaginó, y no es capaz de ver la diferencia. No te miente. Es que no sabe lo que es real.

real


08. Cuando se van, las personas dicen algo, "adiós" o "buen viaje". Pagan las facturas y cancelan las cuentas... no desaparecen simplemente de la faz de la tierra como si hubieran sido raptadas. Esos niños no se marcharon sin más.

desaparecer


09. En cuanto a los que han matado aquí, quizá los tres chillaron como desesperados, pero nadie se ha enterado porque pasaba un avión o porque un chucho ladraba o porque en la televisión ponían el maldito Precio justo, o quizá todo pasó demasiado deprisa...

interrogatorio


10. Su enfermedad era algo triste, que escapaba a la comprensión de cualquiera. Su único crimen verdadero había sido regalarme un sueño, y yo le había guardado rencor por ello. Mis verdaderos crímenes eran mayores. Como el dolor en el costado, algunas cosas simplemente hay que aceptarlas, y superarlas.

rencor


11. Quería preguntarle si había encontrado al testigo que había estado buscando; pero sabía que seguramente no. A veces no se les encuentra nunca. A veces, después de haber buscado mucho, uno se da cuenta de que la persona que estaba persiguiendo no era más que un sueño.

testigo


12. Esos bichos raros eran los degenerados más enfermos y con el coco más hecho polvo que te puedas imaginar. ¿Sabes cuál es la diferencia entre ellos y los demás? Las personas normales sienten el impulso de hacer algo inverosímil, pero no lo hacen. Los gilipollas sienten el impulso de hacer algo, y lo hacen sin más.

inverosímil


13. Siendo niño, una vez me escapé para enrolarme en un circo. Escapé porque mi madre me decía que mi padre era un hombre bala. ¿Creen que es algo estúpido? Mi madre nunca me dijo el nombre de mi padre, ni me enseñó una foto, ni me lo describió siquiera. Tal vez ella no sabía estas cosas. Ni mi abuelo ni mi tía sabían más que yo. Al cabo del tiempo, no importaba si era un hombre bala o no; su descripción era mi verdad. Si ella decía que mi padre era un hombre bala, es que era un hombre bala. Busqué, pero no lo encontré. En mis fantasías de niño, a veces él venía a buscarme.

circo

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El desconocido" de Robert Crais.

Síguenos