Frases de El cuento de la criada

El cuento de la criada

34 frases de El cuento de la criada (The handmaid's tale) de Margaret Atwood, libro de 1985.... Mirada futurista a una sociedad totalitaria, con puritanismos extremos de toda índole, falta de libertad y ansias de dominio sobre los seres humanos.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Margaret Atwood son: coacción totalitaria, condición de la mujer, derechos humanos, dictadura, distopía, extremistas, falta de libertad, feminismo, sociedad totalitaria.

Frases de Margaret Atwood

Frases de El cuento de la criada Margaret Atwood

01. No dejes que los bastardos te carbonicen.

Bastardo


02. Mejor nunca significa mejor para todos, comenta. Para algunos siempre es peor.

Peor


03. Sólo se puede pensar claramente con la ropa puesta.

Ropa


04. No soy la justificación de tu existencia.

Justificación


05. Contando, más que escribiendo, porque no tengo con qué escribir y, de todos modos, escribir está prohibido.

Prohibición


06. Quiero tenerlo todo otra vez, tal como era. Pero este deseo no tiene sentido.

Deseo


07. Cuando evocamos el pasado, escogemos las cosas bonitas. Nos gusta creer que todo era así.

Pasado


08. Me gustaría creer que esto no es más que un cuento que estoy contando. Necesito creerlo. Debo creerlo. Los que pueden creer que estas historias son sólo cuentos tienen mejores posibilidades.

Cuento


09. Uno sólo puede sentir celos de una persona que tiene algo que debería pertenecerle a uno.

Celos


10. Hacer caso omiso no es lo mismo que ignorar, hay que trabajar para ello.

Ignorar


11. Vive el presente, saca el mayor partido de él, es todo lo que tienes. Tiempo para hacer el inventario.

Partido


12. No era la primera vez que daba muestras de ignorar realmente las condiciones reales en las que vivíamos.

Ignorar


13. Me muero por tocar algo, algo que no sea tela ni madera. Me muero por cometer el acto de tocar.

Madera


14. Una rata que está dentro de un laberinto es libre de ir a cualquier sitio, siempre que permanezca dentro del laberinto.

Laberinto


15. Suspirábamos por el futuro. ¿De dónde sacábamos aquel talento para la insaciabilidad?

Talento


16. Vivíamos, como era normal, haciendo caso omiso de todo. Hacer caso omiso no es lo mismo que ignorar, hay que trabajar para ello.

Ignorar


17. Desearía no sentir vergüenza. Me gustaría ser una descarada. Me gustaría ser ignorante. Entonces no sabría lo ignorante que soy.

Ignorante


18. Pronto descubro que en realidad no me avergüenzo. Disfruto con el poder: el poder de un hueso, que no hace nada pero está ahí.

Poder


19. Todo lo que tienes que hacer, me digo a mí misma, es mantener la boca cerrada y parecer estúpida. No es tan difícil.

Estúpido


20. De lo posible, de lo imposible, de qué se podía hacer. Pensábamos que teníamos problemas. ¿Cómo llegamos a saber que éramos felices?

Problemas


21. En cuanto a mi esposo, dijo, es nada más y nada menos que eso: mi esposo. Quiero que esto quede absolutamente claro. Hasta que la muerte nos separe.

Esposo


22. Creo en la resistencia del mismo modo que creo que no puede haber luz sin sombra o, mejor dicho, no hay sombra a menos que también haya luz.

Resistencia


23. Aprendimos a susurrar casi sin hacer ruido...Aprendimos a leer el movimiento de los labios: con la cabeza pegada a la cama, tendidas de costado, nos observábamos mutuamente.

Susurros


24. La humanidad es muy adaptable decía mi madre. Es sorprendente la cantidad de cosas a las que llega a acostumbrarse la gente si existe alguna clase de compensación.

Adaptarse


25. Hay más de un tipo de libertad...Libertad para y libertad de. En los tiempos de la anarquía, habla libertad para. Ahora nos dan libertad de. No la menospreciéis.

Anarquía


26. Está sonando la campana que marca el tiempo. Aquí el tiempo se mide con campanas, como ocurría antes en los conventos de monjas. Y, también como en un convento, hay pocos espejos.

Convento

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El cuento de la criada" de Margaret Atwood.

Síguenos