Frases de El coronel no tiene quien le escriba


La ingratitud humana no tiene límites. III, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de ingratitud


La ilusión no se come -dijo ella. -No se come, pero alimenta - replicó el coronel. V, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de anhelo


El coronel destapó el tarro del café y comprobó que no había más de una cucharadita. Retiró la olla del fogón, vertió la mitad del agua en el piso de tierra, y con un cuchillo raspó el interior del tarro sobre la olla hasta cuando se desprendieron las últimas raspaduras del polvo de café revueltas con óxido de lata. I, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de café


El coronel comprobó que cuarenta años de vida común, de hambre común, de sufrimientos comunes, no le habían bastado para conocer a su esposa. V, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de esposa


Era octubre. Una mañana difícil de sortear, aun para un hombre como él que había sobrevivido a tantas mañanas como ésa. I, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de amanecer


Para los europeos América del Sur es un hombre de bigotes, con una guitarra y con un revólver. III, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de américa del sur


Lo peor de la mala situación es que lo obliga a uno a decir mentiras. V, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de peor


Lo único que llega con seguridad es la muerte. V, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de seguridad


La diabetes es demasiado lenta para acabar con los ricos. VI, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de diabetes


La mujer se desesperó. "Y mientras tanto qué comemos", preguntó, y agarró al coronel por el cuello de franela. Lo sacudió con energía. -Dime, qué comemos. El coronel necesitó setenta y cinco años -los setenta y cinco años de su vida, minuto a minuto- para llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder: -Mierda. VII, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de invencible


Se acordó de Macondo. El coronel esperó diez años a que se cumplieran las promesas de Neerlandia. En el sopor de la siesta vio llegar un tren amarillo y polvoriento con hombres y mujeres y animales asfixiándose de calor, amontonados hasta en el techo de los vagones. Era la fiebre del banano. En veinticuatro horas transformaron el pueblo. "Me voy", dijo entonces el coronel. "El olor del banano me descompone los intestinos". Y abandonó a Macondo en el tren de regreso, el miércoles veintisiete de junio de mil novecientos seis a las dos y dieciocho minutos de la tarde. V, frases El coronel no tiene quien le escriba

Frases de macondo

Obras relacionadas

El coronel no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba (1961), Gabriel García Márquez
  • Libro, 1961
  • Frases de El coronel no tiene quien le escriba: Historia de injusticia y violencia: un coronel retirado esperar la llegada de la carta oficial que responda a la justa reclamación de sus derechos por los servicios prestados... Pero la patria no responde.

Autor

Gabriel García Márquez (1927-2014): Escritor, novelista, editor, guionista y periodista colombiano, autor de "Cien años de soledad" (1967), "Relato de un náufrago" (1970), "Crónica de una muerte anunciada" (1981), "El amor en los tiempos del cólera" (1985) y "Noticia de un secuestro" (1996).


Palabras clave

Esperanza Traición Violencia Búsqueda de justicia Corrupción política Macondo

Síguenos en