Frases de El color prohibido

El color prohibido

67 frases de El color prohibido (Kinjiki) de Yukio Mishima, libro de 1954.... Tentado por la idea de vengar por medio de un bello joven homosexual las muchas frustraciones que le han hecho experimentar las mujeres, Shunsuké, un famoso escritor sexagenario, se embarcará en un juego perverso.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Yukio Mishima son: belleza estética, ficción sobre escritores, frustración, homosexualidad, indiferencia, mediocridad, proceso de creación literaria, venganza.

Frases de Yukio Mishima Libros de Yukio Mishima

Frases de El color prohibido Yukio Mishima

01. ¡Qué crueldad comportaba esa acción de ver!

Ver


02. La belleza ha terminado por recurrir a la verborrea.

Belleza


03. La victoria siempre está al lado de la mediocridad.

Mediocridad


04. La victoria está siempre del lado de la mediocridad.

Mediocridad


05. La belleza te quema los dedos cuando la tocas.

Belleza


06. Lo que es útil no tiene necesidad de seducir.

Útil


07. No nos avergüenza el vicio, sino el ridículo.

Ridículo


08. El que ama es tolerante, y el amado siempre es cruel.

Amar


09. El ser humano ama sobre todo aquello que se le resiste.

Resistir


10. La obra de arte no debe jamás pertenecer a su creador.

Obra de arte


11. La desdicha de unos constituye en cierta medida la felicidad de otros.

Desdicha


12. No solo la belleza impone el silencio, sino también la indiferencia.

Indiferencia


13. No solo la belleza impone el silencio, sino también la indiferencia.

Indiferencia


14. En Oriente, la muerte está claramente más viva que la vida.

Muerte


15. Cuando se reflexiona en exceso, a menudo se acaba por actuar con torpeza.

Torpeza


16. Quien ama un ideal espera a su vez que el ideal le ame.

Ideal


17. El mero hecho de ponerse los guantes confiere a una persona un aire pensativo.

Hecho


18. Le asustó la idea de que un muchacho apenas entrevisto le hiciera sentirse celoso.

Celos


19. En el arte moderno, desde Don Quijote, se tiende a la veneración del ridículo.

Arte moderno


20. En general, el divorcio sólo tiene lugar cuando no lo quiere uno de los cónyuges.

Divorcio


21. La negación es un instinto de la juventud, pero el consentimiento no lo es jamás.

Consentimiento


22. Eras el amante que no me amaría jamás. Por eso te amaba y sigo amándote.

Amante


23. Cuanto más intenta un corazón el acercamiento, tanto más parece alejarse el otro corazón..

Alejarse


24. El placer es un invento trágico del hombre, y es preciso que no sea nada más.

Placer


25. Un autor no es responsable de las ilusiones que origina su obra ni de la fascinación que provoca.

Autor


26. Que el compañero sea hermoso es la prueba objetiva más directa de la belleza de la pareja.

Pareja


27. Existía una razón de esa serenidad: sólo se interesaba por lo que sucedía en su interior.

Serenidad


28. El vicio que ha perdido su brillo es cien veces más tedioso que la virtud que ha perdido su brillo.

Brillo


29. Si había percibido con tanta lucidez los asuntos humanos en su obra literaria, era precisamente porque estaba muerto cuando creaba.

Obra literaria


30. Al hacernos mayores interiorizamos la vergüenza. En cambio, a los jóvenes se les ve la vergüenza en la piel.

Vergüenza


31. Amaba al mismo tiempo las excitaciones momentáneas y las noches estrelladas en las que no había lugar para la esperanza.

Esperanza


32. La función de la crítica no consiste ahora en la imitación de la belleza, sino en su evaluación.

Imitación


33. La función de la crítica no consiste ahora en la imitación de la belleza, sino en su evaluación.

Crítica


34. Dos hombres no pueden mancharse, y si practican el amor de una manera tan dolorosa es por la desesperación de no lograrlo.

Desesperación


35. El domingo es siempre un día triste para los homosexuales, pues el mundo diurno, que no es su territorio, se impone por completo.

Homosexual

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El color prohibido" de Yukio Mishima.

Síguenos