Frases de El camino del tabaco

El camino del tabaco

12 frases de El camino del tabaco (Tobacco road) de Erskine Caldwell, libro de 1932.... En los campos de Augusta el algodón ha dejado de cultivarse y los campesinos se han marchado a la ciudad... Pero Jeeter Lester, campesino del algodón, no abandona sus tierras.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Erskine Caldwell son: absurdo, adaptada al cine, agricultura, crisis económica, cultivo de algodón, decadencia social, depresión, gran depresión, pobreza, racismo, vida rural.

Frases de Erskine Caldwell

Frases de El camino del tabaco Erskine Caldwell

01. Hubiera preferido mucho más recoger una buena cosecha de algodón que ir al cielo...

Cosecha


02. Los predicadores tienen que predicar contra algo. No les serviría de nada predicar a favor de todo, y siempre tienen que estar en contra de algo.

Predicar


03. A veces decía que en parte había sido por su culpa, pero en el fondo creía firmemente que había llegado a su situación actual por culpa de los demás...

Culpa


04. Ojalá Ada hubiese sido así de bonita, pero hasta cuando era chica, Ada era más fea que el pecado. Nunca he visto una mujer más fea en todos estos sitios, fuera de esa condenada predicadora, Bessie. Esos dos agujeros sucios que tiene en la cara lo descomponen a uno.

Bonita


05. En la oscuridad se quedó mirando fijamente al techo, y se juró con solemnidad levantarse temprano para conseguir una mula. Araría un pedazo del campo para plantar algodón, aunque ése fuera el último acto de su vida.

Campo


06. Seguía aún sin comprender por qué no tenía nada ni lo tendría jamás, y no había nadie que lo supiera y pudiera decírselo. Era el misterio insoluble de su vida.

Misterio


07. Siempre tenía bien pensado lo que iba a hacer, pero por una cosa u otra jamás lo llevaba a la práctica. Los días pasaban rápidamente y era mucho más cómodo dejar todo para mañana, y cuando llegaba ese día, siempre aplazaba lo que había decidido hacer para una ocasión más conveniente.

Pasividad


08. (...) Ya debías saber que no puedes cultivar nada; hace falta ser rico para llevar adelante una plantación en estos tiempos. Los pobres han de trabajar en las hilanderías.

Agricultura


09. No podrás predicar un sermón el domingo próximo si sigues blasfemando así..La gente decente no quiere oír sermones que digan predicadores blasfemos.

Sermones


10. No puedes escapar a la primavera escondiéndote dentro de una condenada fábrica; hay que quedarse en el campo para sentirse bien. Eso es porque las fábricas fueron hechas por los hombres; en cambio Dios hizo la tierra, pero no verás que haga esas malditas hilanderías. Por eso no voy allí como los demás, y me quedo donde Dios me hizo un lugar.

Fábrica


11. El diablo es el que siempre habla al oído para que entres en la casa, sin que nadie te vea.

Oído


12. El deseo que sentía de arar la tierra y de plantar algodón en ella, para luego estar sentado a la sombra durante los meses de calor viendo crecer y florecer las plantas, era aún mayor que los aguijones del hambre en su estómago. Podía estar tranquilamente sentado soportando el hambre, pero verse obligado cada día a vivir y mirar los campos sin arar, era un sufrimiento que creía no soportar por muchos días más.

Florecer

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El camino del tabaco" de Erskine Caldwell.

Síguenos