Frases de Don Segundo Sombra

Don Segundo Sombra

39 frases de Don Segundo Sombra de Ricardo Güiraldes, libro de 1926.... Retrato ideal y casi mítico del gaucho, con su concepto rabioso de libertad, con su individualismo anárquico a lo largo de andaduras y episodios continuos a través de un paisaje abierto.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Ricardo Güiraldes son: caballos, destino, gaucho, libertad personal, nostalgia, soledad, vida en el campo, vida rural.

Frases de Ricardo Güiraldes

Frases de Don Segundo Sombra Ricardo Güiraldes

01. Afuera los caballos relinchaban.

Caballo


02. Sintiendo en mis espaldas y mis hombros el apretón del sol como un consejo de perseverancia.

Perseverancia


03. Ver sangre humana alborota la propia.

Sangre


04. Una luz fresca chorreaba de oro el campo.

Campo


05. Tras de todo veía mi libertad, mi fuerza.

Fuerza


06. Sentíame en poder de un contento indescriptible. Una luz fresca chorreaba de oro el campo.

Campo


07. El pueblo dormía aún a puños cerrados.

Pueblo


08. Ahí quedamos todos un rato, como pan que no se vende.

Pan


09. El pensar hasta el cansancio no para en nada práctico.

Cansancio


10. Era un espíritu anárquico y solitario, a quien la sociedad continuada de los hombres concluía por infligir un invariable cansancio.

Cansancio


11. El sueño cayó sobre mí como una parva sobre un chingolo.

Sueño


12. Al gaucho que llevo en mí, sacramente, como la custodia lleva la hostia.

Gauchos


13. Rezar, dejar sencillamente fluir mi tristeza. No sé cuantas cosas se amontonaron en mi soledad.

Rezar


14. Breves palabras caían como cenizas de pensamientos internos.

Cenizas


15. El que sabe de los males de esta tierra, por haberlos vivido, se ha templado para domarlos...

Mal


16. Me fui, como quien se desangra.

Sangre


17. De peones de estancia habían pasado a ser hombres de pampa. Tenían alma de reseros, que es tener alma de horizonte.

Peones


18. Galopar es reducir lejanía. Llegar no es, para un resero, más que un pretexto de partir.

Pretexto


19. Mis ojos se dormían en lo familiar de sus actitudes. Un rato ignoré si veía o evocaba.

Ojos


20. Iba a pasar un momento triste, el momento que en mi vida representaría, más que ningún otro, un desprendimiento.

Desprendimiento


21. En derredor, los pastizales renacían en silencio, chispeantes de rocío.

Humedad


22. (...) No sé cuantas cosas se amontonaron en mi soledad. Eran cosas que un hombre jamás se confiesa.

Soledad


23. ¿Cuándo, en mi vida de gaucho, pensé andar por campos ajenos? ¿Quién es más dueño de la pampa que un resero?

Gauchos


24. Y echamos afuera toda la risa, con esa nerviosidad del gaucho que, cuando anda entre gente, parece como si sintiera que le sobra la vida.

Gauchos


25. Si en gran parte se resiste por tener hecho el cuerpo a la fatiga, más se resiste por tener hecha la voluntad a no ceder.

Ceder


26. Yo sufría por todo, como un agua sensible al declive, al viento, al sol y a la hojita del sauce llorón que le tajea el lomo.

Sensible


27. Me dominó la rudeza de aquellos tipos callados y, no sé si por timidez o por respeto, dejé caer la barbilla sobre el pecho, encerrando así mi emoción.

Timidez


28. Los caballos estaban cubiertos de sudor y las gotas que caían de sus frentes salábanle los ojos. Tenía yo ganas de dormirme en un renunciamiento total.

Sudor


29. Nunca me ocupé de mi nacimiento; guacho y gaucho me parecía lo mismo, porque entendía que ambas cosas significaban ser hijo de Dios, del campo y de uno mismo.

Gauchos


30. Los novillos parecían haber vestido ropas nuevas, como nuestros caballos, y nosotros mismos habíamos perdido las arrugas, creadas por el calor y la fatiga, para ostentar una piel tirante y lustrada.

Calor


31. En la voluntad de matar que ya estaba en nosotros, nacía el sentimiento de una amistad fuerte. Dos hombres suelen salir de un peligro tuteándose, como una pareja después del abrazo.

Amistad

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Don Segundo Sombra" de Ricardo Güiraldes.

Libros parecidos

Síguenos