Frases de Diccionario de nombres propios

Diccionario de nombres propios

6 frases de Diccionario de nombres propios (Robert des noms propres) de Amélie Nothomb, libro de 2002.... Historia de Plectrude, mujer criada por su tía luego de que su madre asesinara a su padre semanas antes de dar a luz y su imposibilidad de tener al hombre que ama pese a su belleza salvaje y dones para la seducción.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Amélie Nothomb son: amor imposible, anorexia, belleza estética, cárcel, esposo asesinado, objeto del deseo, suicidio.

Frases de Amélie Nothomb Libros de Amélie Nothomb

Frases de Diccionario de nombres propios Amélie Nothomb

01. Sólo existe una llave para acceder a la sabiduría, y es el deseo.

Llave


02. De acuerdo que la gramática es esencial, pero sólo si tiene como objeto la escritura: privada de su objetivo, se convierte en un código estéril.

Gramática


03. Era, sin discusión, la más graciosa: poseía esa maravillosa soltura de movimientos, que es la suprema injusticia de la naturaleza, ya que la gracia se otorga o se deniega en el momento de nacer sin que ningún esfuerzo posterior pueda paliar la ausencia de la misma.

Maravillosa


04. Sin duda cada ser tiene, en el universo de lo escrito, una obra que le convertirá en lector, suponiendo que el destino favorezca su encuentro. Lo que Platón dice de la mitad amorosa, ese otro ser que circula por alguna parte y que conviene encontrar a riesgo de permanecer incompleto hasta el día de tu muerte, es todavía más auténtico en el caso de los libros.

Amor por los libros


05. Para bailar, hay que merecerlo. Bailar, bailar sobre un escenario y delante de público constituye la mayor de las felicidades. A decir verdad, incluso sin público, incluso sin escenario, bailar es el colmo de la embriaguez. Una alegría tan profunda justifica los sacrificios más crueles. La educación que os damos aquí tiende a presentar la danza como lo que es: no un medio sino la recompensa.

Bailar


06. Comunicarle a Plectrude que no podría volver a bailar equivalía a anunciarle a Napoleón que ya no volvería a tener ejército nunca más: suponía privarlo no ya de su vocación sino de su destino. No podía creérselo. Interrogó a todos los médicos posibles e imaginables: ni uno solo le dejó un atisbo de esperanza. Hay que felicitarles por ello: habría bastado que uno de ellos le concediera una centésima posibilidad de curación, y se habría reenganchado hasta el punto de morir en el intento.

Vocación

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Diccionario de nombres propios" de Amélie Nothomb.

Síguenos