Frases de Diarios


Pero a ti quiero mirarte hasta que tu rostro se aleje de mi miedo como un pájaro del borde filoso de la noche. Cuaderno de mayo a agosto de 1962, frases Diarios

Frases de miedo


Odio mi cara, pues la miro a través de sus ojos. Esta cara no supo fascinarlo. Amo. ¿Qué se hace en este mundo cuando se ama así? Apéndice III, frases Diarios

Frases de corazón roto


Tengo miedo. Hoy me levanté con ganas de escribir y no lo hice porque: ¿En dónde vas a poner tantos papeles? La pieza es pequeña. ¿Por qué llenarías hojas y hojas si después el desorden crece, el número de papeles crece? Cuaderno de octubre de 1960 a 1961, frases Diarios

Frases de desorden


Noche crucial, noche en su noche. Mi noche. Mi importancia. Mí misma. La asfixiada ama la ausencia del aire. Memorias de una náufraga. Sueños de náufraga. Qué puede soñar una náufraga sino que acaricia las arenas de la orilla. Apéndice III, frases Diarios

Frases de náufrago


Pequeños suicidios silenciosos. Extraño haber caído tan al fondo después de tantas precauciones. Se caminó toda la noche a tientas: no se lloró; no se gimió; ni siquiera se respiró todo lo que se necesitaba. Pero te descubrieron igual. Como si nada. Apéndice VI, frases Diarios

Frases de lujuria


Palabras, palabras... El amor es otra cosa. Y no me importa que maltraten el mío ni que lo castiguen con la indiferencia más extrema. Yo sé que es real, yo sé que existe y me duele más que mi vida, o igual, porque es mi vida. Cuaderno de 1957 a 1960, frases Diarios

Frases de desamor


No te llamo, no te pido. Me doy, te soy. Tú no me tomas, no me necesitas, no hay ganas de mí en tu mirada. Te veo, te creo, te recreo, mi solo amor, mi idiotez, mi desamparo. Qué me hiciste para que yo me enrostre este amor estúpido. Piedad por ti. Cuando te vea lloraré, recordando lo que tuviste que padecer en mi memoria. Cuaderno de mayo a agosto de 1962, frases Diarios

Frases de este amor


Anoche tomé agua hasta las tres de la mañana. Estaba un poco ebria y lloraba. Me pedía agua a mí misma, como si yo fuese mi madre: "Dame agua. En todas mis vidas tuve sed. Tengo miedo y quiero agua". Yo me daba a beber con asco, como a un animal extraño que me condenaron a saciar. Cuaderno de 1957 a 1960, frases Diarios

Frases de sed


Esta voz aferrada a las consonantes. Este cuidar de que ninguna letra quede sin enunciarse. Hablas literalmente. No obstante, se te comprende mal. Es como si la perfecta precisión de tu lenguaje revelara en cada palabra un caos que se vuelve más evidente en la medida en que te esfuerzas por ser comprendida. Apéndice VI, frases Diarios

Frases de precisión


Necesitas límites mentales. No entiendo cómo, a pesar de tu dispersión, comprendes cuál es tu remedio. Necesitas no esperar. Necesitas no esperar nada de los demás. Necesitas no traficar con tu dolor. Necesitas orgullo y soledad. Necesitas castidad. Necesitas orden. Por ejemplo, las lecturas. Cuaderno de Buenos Aires de 1964 a 1968, frases Diarios

Frases de remedio


Me tortura pensar que nunca escribiré en una bella prosa. Y ello por una razón mental, por esta semiafasia que me obliga a romper cualquier ritmo incipiente. Pensando en el asunto, se trata de un problema musical, se trata de mi imposibilidad de incorporar o percibir el ritmo. En verdad, todo esto es una falla de atención, un temblor constante allí donde los demás piensan. Cuaderno de diciembre de 1962 a junio de 1963, frases Diarios

Frases de prosa


Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual -yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed -ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho. Cuaderno de octubre de 1960 a 1961, frases Diarios

Frases de coleccionar

Obras relacionadas

Diarios

Diarios (2003), Alejandra Pizarnik
  • Libro, 2003
  • Frases de Diarios: Pesadillas, complejos, temores, raras costumbres, amores y su mejor literatura, todo en estos textos de insólita y singular belleza.
  • Libro esencial

Autor

Alejandra Pizarnik (1936-1972): Escritora y poetisa surrealista argentina, autora de "Árbol de Diana" (1962), "Extracción de la piedra de locura" (1968) y "El infierno musical" (1971).


Palabras clave

Memorias Suicidio Sentido de la vida Recuerdos Soledad Desamor Sexo Temor al rechazo Fuerza de la pasión Diario personal Pesadillas

Síguenos en