Frases de Diario de un seductor

Diario de un seductor

18 frases de Diario de un seductor (Forforerens Dagbog) de Soren Kierkegaard, libro de 1843.... La obra narra la relación entre Juan, “el seductor" -ducho en las artes del engaño y la manipulación- y la joven e ingenua Cordelia. Una reflexión sobre la fuerza de la inmediatez y el goce sensual.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Soren Kierkegaard son: belleza estética, diario personal, existencialismo, ingenuidad, manipulación, relaciones personales, seducción, sensualidad, turbulenta historia de amor.

Frases de Soren Kierkegaard Libros de Soren Kierkegaard

Frases de Diario de un seductor Soren Kierkegaard

01. Mi nostalgia es una perpetua impaciencia.

Impaciencia


02. La mujer es el sueño del hombre.

Mujer


03. Todo rayo de belleza tiene su cualidad esencial propia.

Belleza


04. La mala conciencia, sin embargo, puede hacer interesante la existencia...

Interesante


05. Con toda seguridad, quien induce al error a los demás, debe caer también en este mismo error.

Error


06. Actualmente, y con alguna frecuencia en sus conversaciones, me permite comprender que para ella el compromiso es una espina.

Espina


07. El amor es hermoso, sólo mientras duran el contraste y el deseo; después, todo es debilidad y costumbre.

Contrastes


08. Debemos vivir cualquier amor, con tal perfecta intensidad como para evocar siempre a nuestro albedrío una imagen mental que encierra toda la belleza.

Intensidad


09. ¿No ama el amor la quietud aislada? El paraíso terrenal fue un lugar cerrado, un jardín que se extendía hacia Oriente.

Paraíso


10. (...) Será fuerte y estará llena de pasión, motivo por el cual la lucha tendrá para mí un enorme significado, cualesquiera que sean sus consecuencias inmediatas.

Fuerte


11. Cualquier muchacha es una Ariadna para el laberinto de su amo: tiene en sus manos el hilo que puede conducirla, pero no sabe servirse de él.

Laberinto


12. Cuando se apacigua mi impaciencia y recupero la calma, casi me parece que sentimientos y recuerdos sólo me interesan delante de una imagen, su imagen.

Calma


13. No importa quien soy. En el olvido van desapareciendo lo finito y lo mortal, para quo sólo quede lo eterno: la fuerza del amor, el deseo infinito y la beatitud.

Eterno


14. Hay hombres, sin embargo, que sólo comienzan a gozar de aquello que poseen cuando pueden mostrarlo a los demás: hombres sólo capaces de concebir las apariencias y no la esencia.

Apariencia


15. Hay momentos que siento el deseo de entrar como sirviente en una casa donde haya señoras jóvenes. ¡Qué fácil le resulta a un criado penetrar en los secretos de la casa!

Sirviente


16. Cualquiera que sea la edad a que llegue, jamás olvidare que un hombre puede decir que carece de rayón para vivir solo cuando es tan viejo que ya nada puede aprender de una jovencita.

Viejo


17. Más allá del mundo en que vivimos, en un fondo lejano existe todavía otro mundo y ambos se encuentran más o menos en idéntica relación que la escena teatral y la real.

Escena


18. Las cosas que nos rodean, así como el marco de un cuadro, tienen mucha importancia, pues se graban en la memoria y en toda el alma, tan honda y firmemente como la misma tela y allí quedan inolvidables.

Marco

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Diario de un seductor" de Soren Kierkegaard.

Libros parecidos

Síguenos