Frases de Diario de un cuerpo

Diario de un cuerpo

17 frases de Diario de un cuerpo (Journal d'un corps) de Daniel Pennac, libro de 2012.... Un niño y su diario. Sus miedos, temores y todos aquellos descubrimientos que experimenta a través de su cuerpo, del despertar físico. La vida vivida a través del cuerpo.

Frases de Daniel Pennac Libros de Daniel Pennac

Frases de Diario de un cuerpo Daniel Pennac

01. Aprender es, antes que nada, aprender a dominar tu cuerpo.

dominar


02. ¡Hasta qué punto se beneficia el cuerpo de la energía amorosa!

amorosa


03. ¿Puede hablarse de flechazo cuando nace un niño? Nada en toda mi vida, creo, me habrá conmovido tanto como el encuentro con ese pequeño desconocido tan instantáneamente familiar.

recién nacido


04. (...) Hemos encontrado nuestro animal bueno. Lo demás es literatura.

bueno


05. Somos hasta el final el hijo de nuestro cuerpo. Un hijo desconcertado.

cuerpo


06. En nuestro lenguaje, el verbo "consultar", así, a secas, se refiere solo a un tipo de médicos: los psiquiatras.

psiquiatra


07. Nuestra voz es la música que hace el viento al atravesar nuestro cuerpo.

voz


08. Es difícil discernir lo que nos arrebatan, al morir, aquellos a quienes hemos amado.

duelo


09. ¡No se trata de celebrar el tiempo pasado, sino de honrar el que no pasa!

honra


10. En el hombre, los vaqueros tienen la particularidad de vaciarse con la edad, y en la mujer de llenarse.

ropa


11. Venecia es la única ciudad del mundo donde puede hacerse el amor apoyado cada cual en una casa distinta.

venecia


12. Nos pasamos la vida comparando nuestros cuerpos. Pero una vez salidos de la infancia, lo hacemos de modo furtivo, casi vergonzoso.

vergüenza


13. Todo se degrada, pero sigue ese constante gozo de ser.

constante


14. Le quedaba por vivir el tiempo que tengo ahora ante mí.

ahora


15. Convertirte en padre es convertirte en manco. Desde hace un mes ya solo tengo un brazo, el otro lleva a Bruno. Manco de la noche a la mañana. Te acostumbras.

padre


16. ¡El miedo no te protege de nada, te expone a todo! Pero eso no impide ser prudente. La prudencia es la inteligencia del valor.

prudente


17. Ahí estriba el estupor: ¡Nuestros hijos datan de toda la eternidad! Apenas han nacido cuando no podemos ya concebirnos sin ellos. Ciertamente, conservamos la memoria de un tiempo en el que no existían, en el que existíamos sin ellos, pero su presencia física hunde en nosotros tan súbitas y profundas raíces que nos parece que existen desde siempre.

nacimiento

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Diario de un cuerpo" de Daniel Pennac.

Síguenos