Frases de De la ceniza volverás

De la ceniza volverás

15 frases de De la ceniza volverás (From the dust returned) de Ray Bradbury, libro de 2001.... Todos en familia Elliot son inmortales, excepto Timothy, el niño exposito que han adoptado. Éste es el único que envejece y será testigo de la lucha de la familia por sobrevivir.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Ray Bradbury son: antigua leyenda, brujas, casa embrujada, conciencia de la muerte, don de la fantasía, halloween, hechizo, huérfanos, importancia de la familia, inmortalidad, misterio, secretos de familia, ser diferente.

Frases de Ray Bradbury Libros de Ray Bradbury

Frases de De la ceniza volverás Ray Bradbury

01. ¿Puedo darte un beso de despedida?

Despedida


02. Piensa. Desea. Y con el deseo: ¡Hazlo!

Fuerza de voluntad


03. No vive ni ha muerto para siempre; ella... Existe.

Existir


04. La vida es una visita construida de sueños.

Sueños


05. La muerte es misteriosa. La vida lo es más aún.

Misterio


06. Te enviaron para que escribieras sobre nosotros. Registraras nuestras huidas del sol, nuestro amor a la luna.

Nuestro amor


07. Ustedes, los que caminan la tierra, sólo conocen el momento que se esfuma con el próximo suspiro.

Suspiro


08. "En tu vida, ¿Conociste el entusiasmo?". Si la respuesta es sí, entras al cielo. Si es no, caes para arder en el pozo.

Entusiasmo


09. Se aman los ocasos porque se desvanecen. Se aman las flores porque son efímeras. En el rostro cansado de un viejo amigo, leemos largos viajes más que regresos.

Ocaso


10. Tú no viniste, niño. A ti te encontraron. Te dejaron en la puerta en un canasto que tenía el "Usher" de Poe de almohada y un volumen de Shakespeare a los pies.

Huérfano


11. La gata vino primero, para ser absolutamente primera. Llegó cuando todas las cunas y los roperos y los rincones del sótano y del altillo necesitaban alas de Octubre, suspiros de otoño y ojos encendidos.

Gatos


12. En el altillo donde en los días de primavera la lluvia golpea suavemente el techo, y donde en las noches de diciembre el manto de la nieve se puede sentir afuera, a pocos centímetros, existe Mil Veces Gran Abuela. No vive ni ha muerto para siempre; ella...Existe.

Abuela


13. Lo mejor que puedes hacer con tu nueva sabiduría es vivir tu vida plenamente, disfrutar cada momento y dentro de muchos años descansarás con la feliz convicción de que has llenado cada momento, cada hora, cada año de tu vida y de que la familia te quiere mucho.

Disfrutar


14. Se aman los ocasos porque se desvanecen. Se aman las flores porque son efímeras. Se aman los perros del campo y los gatos de la cocina porque pronto deberán partir. Éstas no son las únicas razones, pero en el corazón de las bienvenidas matinales y de las risas vespertinas está la promesa del adiós. En el hocico encanecido de un perro viejo, vemos el adiós. En el rostro cansado de un viejo amigo, leemos largos viajes más que regresos.

Efímero


15. ¿Se puede recordar la muerte? -Oh sí. Pero sólo la recuerdan los muertos. Ustedes, los vivos, están ciegos. Pero nosotros los que nos hemos bañado en el Tiempo, y los que hemos renacido como hijos de la Tierra y herederos de la Eternidad, navegamos a la deriva en ríos de arena y corrientes de obscuridad, sabiendo del bombardeo de las estrellas, cuyas emanaciones han tardado millones de años en llover sobre la Tierra y que nos buscan en nuestros jardines de almas envueltas eternamente, parecidas a grandes semillas, bajo las capas de mármol y los bajorrelieves de los esqueletos de pájaros reptiles, que vuelan en la arenisca, tan profundo como un suspiro, con las alas desplegadas y abiertas hace un millón de años. Somos los guardianes del Tiempo. Ustedes, los que caminan la Tierra, sólo conocen el momento que se esfuma con el próximo suspiro. Ustedes no pueden cuidar el Tiempo, porque se mueven y viven. Nosotros somos los graneros del obscuro recuerdo. Nuestras ánforas funerarias guardan, no sólo nuestras luces y nuestros corazones silenciosos, sino nuestros pozos, mucho más profundos de lo que se puedan imaginar, donde en el subterráneo de las horas perdidas todas las muertes que alguna vez fueron, muertes sobre las que la humanidad ha construido nuevas viviendas de carne y murallas de piedra, se mueven hacia arriba, mientras nosotros nos hundimos incluso más y más, bañados en obscuridades, vendados por medianoches. Acumulamos. Somos sabios con los adioses.

A la deriva

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "De la ceniza volverás" de Ray Bradbury.

Libros parecidos

Síguenos