Frases de David Copperfield

David Copperfield

34 frases de David Copperfield de Charles Dickens, libro de 1850.... Historia de un niño que vivió una infancia feliz leyendo y asistiendo a la escuela hasta que su suerte cambió. Las desdichas de la niñez, el trabajo en la abogacía y la condición de escritor se mezclan.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Charles Dickens son: ambientada en la época victoriana, codicia, derechos de los niños, huérfanos, juzgar a los demás, paso del tiempo, secuelas infancia infeliz, ser escritor, trabajo infantil.

Frases de Charles Dickens Libros de Charles Dickens

Frases de David Copperfield Charles Dickens

01. Las cosas pequeñas hacen la suma de la vida.

Cosas pequeñas


02. El demonio siempre encuentra a los ociosos alguna maldad que hacer.

Demonio


03. No me sorprendí demasiado; había perdido la facultad de sorprenderme.

Sorpresa


04. Si mi dolor era egoísta, yo no me daba cuenta.

Egoísta


05. Jamás seas mezquino en nada; jamás seas desleal; jamás seas cruel.

Cruel


06. Cuando hay que arrojarse al agua, no sirve de nada estar pensando en la orilla.

Orilla


07. Pero los números continuaban con el defecto de siempre: no querían dejarse sumar...

Número


08. Ya se sabe que los abogados, los tiburones y las sanguijuelas no se contentan con facilidad.

Abogado


09. Estaban tan embrolladas mis ideas, que había perdido la norma del tiempo y la distancia.

Ideas


10. No sirve de nada recordar el pasado a menos que pueda ejercer alguna influencia en el presente.

Vivir de recuerdos


11. El sufrimiento mental y las penalidades sustituyen en algunas personas a la experiencia de los años.

Experiencia


12. Mis consejos distan tanto de tener valor, que ... vamos, en resumen, que ni yo mismo los he seguido jamás.

Consejo


13. No hay mayor divergencia en un matrimonio que la que causa el tener formas de ser y metas muy distintas.

Crisis matrimonial


14. Demorar las cosas solo nos sirve para que se nos escapen el tiempo, y a éste hay que tenerlo bien agarrado.

Pérdida de tiempo


15. Ya no me quedaba nada más que un vasto desierto, que se extendía a mi alrededor irrompible, hacia el horizonte oscuro.

Desierto


16. Las modas son como las personas. Llegan, sin que nadie sepa cómo, cuándo o por qué, y se van del mismo modo.

Moda


17. Renta anual de veinte libras, gasto anual de diecinueve; Resultado, felicidad. Renta anual de veinte libras, gasto anual de veinte y media; Resultado, miseria.

Renta


18. Ahora me doy cuenta de que mis reglas de oro han sido no hacer nada a medias y no menospreciar ninguna de mis tareas, cualesquiera que fueran.

Menospreciar


19. Hay que soportar con valor las contrariedades, sin dejarnos asustar...Hay que sostener el papel hasta el fin. Hay que desafiar a la desgracia hasta el fin.

Soportar


20. Siempre he tenido el defecto de buscar en todo el mundo un móvil dominante y de juzgar todos los actos de los hombres con esa medida estrecha.

Juzgar


21. Nunca ha habido maldad y codicia que no terminase por escapársele a uno de las manos y llegar demasiado lejos. Es algo tan cierto como la misma muerte.

Codicia


22. Tenía entonces algunas razones para creer que la naturaleza, ayudada por las circunstancias, me había destinado a ser escritor, y me dediqué con firmeza a mi vocación.

Ser escritor


23. (...) Son una especie de fuegos de artificio, de los que al empezar no se puede prever la variedad de formas ni de colores que los hacen cambiar en absoluto de su forma primitiva.

Artificio


24. Siempre he observado, al estudiar la naturaleza humana, que el hombre que tiene alguna buena razón para creer en sí mismo nunca presume delante de los demás para que también crean en él.

Naturaleza humana


25. Las frases hechas con como una especie de fuegos artificiales, que se sueltan con facilidad y son proclives a adoptar todo tipo de manifestaciones y colores que no parecían posibles a partir de su forma original.

Original

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "David Copperfield" de Charles Dickens.

Libros parecidos

Síguenos