Frases de Crónicas marcianas


¿Acaso lo más viejo no se entera siempre de la llegada de lo nuevo? Junio de 2001: Aunque siga brillando la luna, frases Crónicas marcianas

Frases de moderno


Mientras se cubría los hombros con la manta, vio que las nubes se acumulaban sobre las montañas secas. Todo en Marte era tan imprevisible como el curso del tiempo. Diciembre de 2001: La mañana verde, frases Crónicas marcianas

Frases de montañas


Estoy entumecido y cansado. Hoy han ocurrido demasiadas cosas. Me siento como si hubiera pasado cuarenta y ocho horas bajo una lluvia torrencial, sin paraguas ni impermeable. Estoy empapado hasta los huesos de emoción Abril de 2000: La tercera expedición, frases Crónicas marcianas

Frases de emoción


Sabían cómo vivir con la naturaleza, y cómo entenderla. No trataron de ser sólo hombres y no animales. Cuando apareció Darwin cometimos ese error. Lo recibimos con los brazos abiertos y también a Huxley y a Freud, deshaciéndonos en sonrisas. Después descubrimos que no era posible conciliar las teorías de Darwin con nuestras religiones, o por lo menos así pensamos. Fuimos unos estúpidos. Quisimos derribar a Darwin, Huxley y a Freud, pero eran inconmovibles. Y entonces, como unos idiotas, intentamos destruir la religión. Lo conseguimos bastante bien. Perdimos nuestra fe y empezamos a preguntarnos para qué vivíamos. Si el arte no era más que la derivación de un deseo frustrado, si la religión no era más que un engaño, ¿Para qué la vida? La fe había explicado siempre todas las cosas. Luego todo se fue por el vertedero, junto con Freud y Darwin. Fuimos y somos todavía un pueblo extraviado. Junio de 2001: Aunque siga brillando la luna, frases Crónicas marcianas

Frases de religiones


Nada peor puede ocurrirle a un hombre que saber cómo estar solo, y cómo estar triste, y ponerse a llorar. Abril de 2026: Los largos años, frases Crónicas marcianas

Frases de desgraciado


- Me parece que los marcianos eran bastante ingenuos. - Sólo cuando les convenía. Renunciaron a empeñarse en destruirlo todo, humillarlo todo. Combinaron religión, arte y ciencia, pues en verdad la ciencia no es más que la investigación de un milagro inexplicable, y el arte, la interpretación de ese milagro. No permitieron que la ciencia aplastara la belleza. Se trata simplemente de una cuestión de grados. Un hombre de la Tierra piensa: "En ese cuadro no hay realmente color. Un físico puede probar que el color es sólo una forma de la materia, un reflejo de la luz, no la realidad misma". Un marciano, mucho más inteligente, diría: "Este cuadro es hermoso. Nació de la mano y la mente de un hombre inspirado. El tema y los colores vienen de la vida. Es una cosa buena". Junio de 2001: Aunque siga brillando la luna, frases Crónicas marcianas

Frases de inteligencia


Creo que todos lo adivinaron, aunque no hicieron preguntas. Cuando no se puede tener la realidad, bastan los sueños. Septiembre de 2005: El marciano, frases Crónicas marcianas

Frases de adivinar


Me siento irónico. No interrumpa a un hombre que se siente irónico. No sea descortés. Abril de 2005: Usher II, frases Crónicas marcianas

Frases de irónico


Nosotros, los habitantes de la Tierra, tenemos un talento especial para arruinar las cosas grandes y hermosas. Junio de 2001: Aunque siga brillando la luna, frases Crónicas marcianas

Frases de terrícola


Los hombres de la tierra llegaron a marte. Llegaron porque tenían miedo o porque no lo tenían, porque eran felices o desdichados, porque se sentían como los peregrinos, o porque no se sentían como los peregrinos. Cada uno de ellos tenía una razón diferente. Abandonaban mujeres odiosas, trabajos odiosos o ciudades odiosas; Venían para encontrar algo, dejar algo o conseguir algo; Para desenterrar algo, enterrar algo o alejarse de algo. Venían con sueños ridículos, con sueños nobles o sin sueños. El dedo del gobierno señalaba desde letreros a cuatro colores, en innumerables ciudades: hay trabajo para usted en el cielo. ¡Visite marte! Y los hombres se lanzaban al espacio. Al principio sólo unos pocos, unas docenas, porque casi todos se sentían enfermos aun antes que el cohete dejara la tierra. Y a esta enfermedad la llamaban la soledad, porque cuando uno ve que su casa se reduce hasta tener el tamaño de un puño, de una nuez, de una cabeza de alfiler, y luego desaparece detrás de una estela de fuego, uno siente que nunca ha nacido, que no hay ciudades, que uno no está en ninguna parte, y sólo hay espacio alrededor, sin nada familiar, sólo otros hombres extraños. Agosto de 2001: Los colonos, frases Crónicas marcianas

Frases de marte

Obras relacionadas

Crónicas marcianas

Crónicas marcianas (1950), Ray Bradbury
  • Libro, 1950
  • Original: The martian chronicles
  • Frases de Crónicas marcianas: Colección de relatos que recogen la crónica de la colonización de Marte por parte de una humanidad que huye de un mundo al borde de la destrucción.
  • Libro esencial

Autor

Ray Bradbury (1920-2012): Escritor, novelista, poeta y dramaturgo estadounidense, autor de "Crónicas marcianas" (1950), "El hombre ilustrado" (1951), "Fahrenheit 451" (1953), "La feria de las tinieblas" (1962), "Las maquinarias de la alegría" (1964) y "Zen en el arte de escribir" (2002).


Palabras clave

Viaje espacial Vida extraterrestre Discriminación Amor por la naturaleza Soledad Naves espaciales Racismo Melancolía Marte Consecuencias de la guerra Colonización

Síguenos en