Frases de Cosmética del enemigo

Cosmética del enemigo

23 frases de Cosmética del enemigo (Cosmétique de l'ennemi) de Amélie Nothomb, libro de 2001.... El empresario Jérome Angust sufre un retraso en su vuelo. Textor Texel le dará conversación a pesar de su resistencia y lentamente saldrán a la luz la violación, el asesinato y todos los fantasmas de Angust.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Amélie Nothomb son: ambientada en un aeropuerto, asesinato, culpabilidad, egoísmo, esquizofrenia, violación.

Frases de Amélie Nothomb Libros de Amélie Nothomb

Frases de Cosmética del enemigo Amélie Nothomb

01. No se cambia el modo verbal sin cambiar el sentido.

Sentido


02. No puedo impedirle hablar, ya que no está prohibido. Pero tampoco puede obligarme a responder, ya que no es obligatorio.

Responder


03. Todo lo que crece acrecienta su propia capacidad de autodestrucción.

Autodestrucción


04. ¿Se ha fijado en cómo aborda a la gente? Es incapaz de hacerlo sin recurrir a la violencia.

Incapaz


05. Es el teórico del egoísmo. El otro sólo existe para complacerme.

Egoísmo


06. Le decía que el ser humano es una ciudadela y que los sentidos son las puertas.

Ciudadela


07. El verbo reprimir es el comodín del siglo veinte.

Verbo


08. Mucho más que los problemas metafísicos, son las ínfimas contrariedades las que nos muestran el lado absurdo de la existencia.

Absurdo


09. Sólo se puede perdonar cuando uno es el ofendido.

Perdonar


10. El riesgo es la vida misma. Uno sólo puede arriesgar su vida. Y si uno no la arriesga, no vive.

Riesgo


11. Cuando uno está destinado a ser culpable, no necesita tener nada que reprocharse. La culpabilidad se abrirá paso de la forma que sea. Es una cuestión de destino.

Culpabilidad


12. (...) De todos modos, como escribe el lingüista Gustave Guillaume: "Lo que le apetece al oído le apetece a la mente".

Oído


13. El culpable va al encuentro de su castigo igual que el agua fluye hacia el mar, igual que el ofendido avanza hacia su venganza.

Culpable


14. -Está usted loco de atar. -No lo creo. Para mí, un loco es un ser cuyo comportamiento resulta inexplicable. El mío, en cambio, puedo explicarlo.

Comportamiento


15. Nada tiene más poder que un espíritu animado por la fe. Qué importa que Dios exista o no.

Fe


16. Es curiosa esa necesidad que tiene la gente de acusar a los demás de haberle destrozado la vida. ¡Cuando en realidad se bastan ellos solitos sin la ayuda de nadie!

Excusa


17. Sabe, los adultos les enseñan a los niños a saludar a las señoras y a no meterse el dedo en la nariz: no les enseñan a matar a sus compañeros de clase.

Compañeros


18. Sepa que resulta muy duro descubrir la nulidad de Dios y, en contrapartida, el poder omnipresente del enemigo interior. Creías vivir con un tirano benévolo sobre tu cabeza y de pronto descubres que vives bajo la autoridad de un tirano malévolo que reside dentro de tu estómago.

Enemigo interior


19. ¡No, caballero, no me gustaba la comida para gatos! ¡Era un enemigo interior quien me había obligado a comerla! Y aquel enemigo, que hasta entonces había permanecido en silencio, resultaba ser mil veces más poderoso que Dios, hasta el extremo de hacerme perder la fe no en su existencia sino en su poder.

Enemigo interior


20. La cosmética, ignorante, es la ciencia del orden universal, la suprema moral que determina el mundo. No es culpa mía si las esteticistas han recuperado esta admirable palabra. Hubiera resultado anticosmético presentarme ante usted y plantearle de golpe y porrazo sus opciones. Tenía que hacérselo vivir a través de un vértigo sagrado.

Estética


21. No sabe lo que significa tener tanta sed y no tener derecho a beber mientras el agua fluye ante la mirada de uno, hermosa, salvadora, al alcance de sus labios. El agua te es negada a ti, que acabas de atravesar el desierto, por la incongruente razón de que no eres de su agrado. ¡Como si el agua tuviera derecho a rechazarte!

Sed


22. - ¿Por qué hace esto? -Porque me apetece. Siempre hago lo que me apetece. -A mí me apetecería romperle la cara. -Mala suerte: eso no es legal. A mí, lo que me gusta en la vida son las molestias autorizadas. Como las víctimas no tienen derecho a defenderse, resultan todavía más divertidas. - ¿No tiene aspiraciones más elevadas en la existencia? -No.

Mala suerte


23. Fuera caretas: incluso el más enamorado de los hombres (sobre todo el más enamorado de los hombres) desea, un día u otro, aunque sólo sea durante un segundo, asesinar a su mujer. Ese instante soy yo. La mayoría de las personas consiguen escamotear este aspecto de su personalidad subterránea, hasta el punto de creer que no existe. Tu caso todavía es más especial: nunca lo has conocido al asesino que llevas dentro.

Asesinar

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Cosmética del enemigo" de Amélie Nothomb.

Síguenos