Frases de Comer, rezar, amar - Página 2

33. Puedes liberarte a ti misma cuando te dé la gana. Lo pone el contrato celestial que regula lo que llamamos el libre albedrío.

Frases de libre albedrío


34. Hay un chiste italiano maravilloso sobre un pobre hombre que va todos los días a la iglesia y se pone a rezar ante la estatua de un gran santo, diciendo: "Querido santo, por favor, por favor, por favor, concédeme el don de que me toque la lotería". Y esta letanía se repite durante cuatro meses. Hasta que un día la estatua cobra vida, baja la cabeza hacia el hombre suplicante y le dice con un cansancio infinito: "Hijo mío, por favor, por favor, por favor...Compra un décimo".

Frases de lotería


35. Unos enormes ojos castaños como los de los italianos, que parecen líquidos por el centro, y que a mí me hacen perder el norte.

Frases de perder


36. El sufrimiento y los problemas de este mundo los producen las personas infelices. Y no sólo al nivel monumental de Hitler y Stalin, sino en las pequeñas dosis individuales de cada uno.

Frases de infeliz

Obras similares

Obras cuyas frases comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Comer, rezar, amar", de Elizabeth Gilbert.

Síguenos