Frases de Ciudad de cristal

Ciudad de cristal

33 frases de Ciudad de cristal (City of glass) de Paul Auster, libro de 1985.... Una llamada errada en mitad de la noche de alguien que pregunta por una agencia de detectives, llamada que se repita hasta que el protagonista, Daniel Quinn, afirma ser la persona buscada y se ve involucrado en un caso.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Paul Auster son: búsqueda de la identidad, crítica social, detective, lenguaje, misterio, nueva york, poder de las palabras.

Frases de Paul Auster Libros de Paul Auster

Frases de Ciudad de cristal Paul Auster

01. Nada era real excepto el azar.

Azar


02. El mundo del libro toma vida, bulle de posibilidades, de secretos y contradicciones.

Posibilidades


03. Una mentira nunca puede deshacerse. Ni siquiera la verdad es suficiente.

Mentira


04. ¿Quién eres tú? Y si crees que lo sabes, ¿Por qué insistes en mentir al respecto?

Mentir


05. Si puedo darle las palabras que necesita tener, será una gran victoria.

Victoria


06. Si nuestra amistad ha terminado, él es el único culpable.

Culpable


07. Su impulso fue arrancarle el libro de las manos y salir corriendo de la estación.

Impulso


08. (...) Sus palabras no habían sido simplemente añadidas a las cosas que veía, sino que revelaban su esencia, literalmente les daban vida.

Esencia


09. No puedes odiar algo tan violentamente a menos que una parte de ti lo ame también.

Odiar


10. Siempre estará conmigo. Y se encuentre donde se encuentre, le deseo suerte.

Quédate conmigo


11. La buena novela de misterio no tiene desperdicio, no hay ninguna frase, ninguna palabra que no sea significativa.

Misterio


12. ¿Qué mejor retrato de un escritor que mostrar a un hombre que ha quedado embrujado por los libros?

Escritor


13. Aquí soy del aire, una cosa hermosa para que la luz brille sobre ella. Quizá recordará usted eso.

Hermosa


14. Podría correr cien años y seguiría llegando justo cuando las puertas se cerraban.

Demasiado tarde


15. Antes o después me quedaré sin palabras, ¿Comprende? Todo el mundo tiene solamente cierto número de palabras dentro. Y, entonces, ¿Dónde estaré?

Palabras


16. Se preguntaba qué aspecto tendría el mapa de todos los pasos que había dado en su vida y qué palabra se escribiría con ellos.

Mapa


17. No sólo era la letra "i", inicial de "investigador", era "I", con mayúscula, el diminuto capullo de vida enterrado en el cuerpo del yo que respira.

Investigador


18. Quinn anheló tener un cuerpo de ameba, deseó dividirse por la mitad y correr en dos direcciones a la vez. "Haz algo", se dijo, "haz algo ahora mismo, idiota".

Mitad


19. La utilización más eficaz del tiempo sería dormir treinta segundos cada cinco o seis minutos. Eso reduciría casi a cero las probabilidades de perderse algo.

Eficaz


20. Y recuerda también que no debes poner todos tus huevos en la misma cesta. A la inversa, no debes contar los huevos antes de que estén puestos.

Contar


21. Un padre siempre debe enseñar a su hijo las lecciones que ha aprendido. De esa manera el conocimiento pasa de generación en generación y nos volvemos sabios.

Generación


22. El detective es quien mira, quien escucha, quien se mueve por ese embrollo de objetos y sucesos en busca del pensamiento, la idea que una todo y le dé sentido.

Detective


23. Estaba vivo, y la persistencia de este hecho había empezado poco a poco a fascinarle, como si hubiera conseguido sobrevivirse, como si en cierto modo estuviera viviendo una vida póstuma.

Persistencia


24. En efecto, el escritor y el detective son intercambiables. El lector ve el mundo a través de los ojos del detective, experimentando la proliferación de sus detalles como si fueran nuevos.

Lector


25. En sus mejores paseos conseguía sentir que no estaba en ningún sitio. Y esto, en última instancia, era lo único que pedía a las cosas: no estar en ningún sitio.

Sitio


26. Nueva York era un espacio inagotable, un laberinto de interminables pasos, y por muy lejos que fuera, por muy bien que llegase a conocer sus barrios y calles, siempre le dejaba la sensación de estar perdido.

Nueva york

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Ciudad de cristal" de Paul Auster.

Libros parecidos

Síguenos