Frases de Cinco horas con Mario


La instrucción, en el Colegio; la educación, en casa. III, frases Cinco horas con Mario

Frases de pautas de crianza


Las cosas tienen que ser así porque así han sido siempre, ¿Por qué no ponerte al lado de los que pueden corresponderte? XV, frases Cinco horas con Mario

Frases de codicia


¡Los buenos a la derecha y los malos a la izquierda! Eso os enseñaron, ¿verdad que sí? Pero vosotros preferís aceptarlo sin más, antes que tomaros la molestia de miraros por dentro. Todos somos buenos y malos... Las dos cosas a un tiempo. Lo que hay que desterrar es la hipocresía ¿comprendes? XXVII, frases Cinco horas con Mario

Frases de hipocresía


Sólo he sido para ti, te lo juro. XXVII, frases Cinco horas con Mario

Frases de fidelidad


¿Crees que eso es un viaje de novios? ¡Y si solo fuera eso! , Pero, por si no bastara, siempre con cara de ciprés, como pensando en otra cosa. XVI, frases Cinco horas con Mario

Frases de luna de miel


Ahora os ha dado la monomanía de la cultura y andáis revolviendo cielo y tierra para que los pobres estudien, otra equivocación, que a los pobres les sacas de su centro y no te sirven ni para finos ni para bastos, les echáis a perder, convéncete, en seguida quieren ser señores y eso no puede ser, cada uno debe arreglárselas dentro de su clase como se hizo siempre. V, frases Cinco horas con Mario

Frases de clases sociales


¡Virgen tú! Pero ¿Es que crees que me chupo el dedo, Mario, cariño? Y no es que yo vaya a decir que tú seas un vicioso, que eso tampoco, pero, vamos, algún desahogo de vez en cuando... Luego lo de Madrid, el viaje de novios, que me hiciste pasar una humillación que no veas, un desprecio así, que empiezo por reconocer que yo estaba asustada, que sabía que tenía que pasar algo raro, por lo de los hijos, a ver, pero creí que era una vez sólo, palabra de honor, y estaba resignada, te lo juro, sea lo que sea, pero tú te acostaste y "buenas noches", como si te hubieras metido en la cama con un carabinero... IX, frases Cinco horas con Mario

Frases de virgen


(...) Carmen se inclinaba y la besaba en las dos mejillas. En realidad, no se besaban, cruzaban estudiadamente las cabezas, primero del lado izquierdo, luego del derecho, y besaban al aire, tal vez a algún cabello desmandado, de forma que una y otra sintieran los chasquidos de los besos pero no su efusión. Prólogo, frases Cinco horas con Mario

Frases de hipócritas


Siempre hubo pobres y ricos, Mario, y obligación de los que, a Dios gracias, tenemos suficiente, es socorrer a los que no lo tienen, pero tú en seguida a enmendar la plana, que encuentras defectos hasta en el Evangelio. VI, frases Cinco horas con Mario

Frases de solidaridad


(...) Cada vez que me dice que siempre es distinto, que siempre hay algo nuevo, yo la digo que sí para que se calle, a ver, no la voy a decir que mi marido es un rutinario, que es la pura verdad, que en seguida te pasa y a una la dejas con la miel en los labios, ni disfrutar, que no es que diga que eso para mí sea fundamental, ni mucho menos, pero vamos, que en el fondo, quien más quien menos, a nadie le amarga un dulce. XIV, frases Cinco horas con Mario

Frases de esposo


Amor, amor, dale con el amor, qué sabrá de amor un hombre que la noche de bodas se da media vuelta y si te he visto no me acuerdo. XIII, frases Cinco horas con Mario

Frases de luna de miel


(...) Como eso de saludar en la calle sin ton ni son, que me ponías enferma, y tú que ibas pensando en tus cosas, bueno está lo bueno, Mario, cariño, que lo que decía la pobre mamá, "cada hora tiene su afán", porque la gente no tiene obligación de adivinar si eres despistado, maleducado o antipático. ¡Hay que ver las enemistades que te has ganado por eso, y que a lo tonto! Entre esto, tus libros y tu afán de ir contra corriente, te has cargado a la ciudad entera, cariño, y eso no se puede hacer. XI, frases Cinco horas con Mario

Frases de maleducado

Obras relacionadas

Cinco horas con Mario

Cinco horas con Mario (1966), Miguel Delibes
  • Libro, 1966
  • Frases de Cinco horas con Mario: Historia de una mujer acaba de perder a su marido y vela el cadáver durante la noche. Mientras lee párrafos subrayados de la biblia subrayados por su marido una oleada de recuerdos la invaden.
  • Libro esencial

Autor

Miguel Delibes (1920-2010): Escritor, novelista, cuentista, ensayista, periodista y profesor español, autor de "La sombra del ciprés es alargada" (1947), "El camino" (1950), "Los santos inocentes" (1981) y "Señora de rojo sobre fondo gris" (1991).


Palabras clave

Ambición Matrimonio Racismo Franquismo Falsa espiritualidad Ansia de reconocimiento social Monólogo interior Conformismo Ambientada en España Velorio

Síguenos en