Frases de Cartas a su hijo


Una vida compuesta exclusivamente de placeres es tan insípida como despreciable. Dedicar algunas horas al día a las cosas serias aviva la mente y los sentidos, y vuelve más grato el tiempo reservado al esparcimiento. Carta CXCII

Frases de ocio


Se busca la verdad en las palabras, pero no por amor a la verdad, sino porque el hombre que acostumbra decirla parece osado y libre, dependiente sólo de las cosas y no de la manera cómo otro las recibe. Carta CXCVI

Frases de espíritu crítico


Disfruta de los placeres, con tal de que los sientas como propios: sólo así los disfrutarás de verdad; no te fijes ninguno de antemano, sino que confía en la naturaleza, la cual sabrá orientarte hacia los más genuinos. Los que quieras experimentar, además, deberás conquistarlos por ti mismo; el hombre que se entrega a todos indistintamente acaba por no saborear ninguno. Carta CXCII

Frases de entrega


Es lícito sacar partido en beneficio propio de los humores, los caprichos o los gustos extravagantes de los clientes; pero cuando se garantiza la calidad de un producto no se puede mentir, cuando se hace una afirmación es menester que se ajuste a la verdad; en caso contrario, las ganancias iniciales, obtenidas fraudulentamente, no tardarán en llevar a la bancarrota. Carta CXCIII

Frases de producto


Un hombre que no goce de una posición sólida y no se haya hecho realmente acreedor a una reputación de sinceridad, honestidad, cortesía y moralidad, puede, en su primera comparecencia pública, imponerse y brillar fugazmente como un meteoro, pero está destinado a desvanecerse no menos rápidamente y a extinguirse en medio del desprecio general. Carta CXCIII

Frases de reputación


Las virtudes que el mundo nos enseña no son lo que debemos a los demás, sino más bien lo que se debe uno a sí mismo, y de esta manera no son lo que nos acerca a nuestros conciudadanos, sino lo que nos distingue de ellos. Carta CXCVI

Frases de virtudes


Un hombre discreto y a favor no necesita adular en las cortes a todo el mundo; pero sí debe tener gran cuidado de no ofender a ninguno, porque lo que carecieren de medios de serle útil tienen siempre en su mano los de perjudicarle. Carta CCXLIV

Frases de agravio


Las acciones de los hombres no se juzgan como buenas, justas o razonables, sino como bellas, grandes y extraordinarias. Si el honor puede encontrar en ellas algo de nobleza, es siempre el juez que las legitima, o el sofista que las justifica. Carta CXCVI

Frases de nobleza


Cierto grado de seriedad exterior, tanto en las miradas como en los movimientos, comunica dignidad, sin excluir el ingenio ni la decente alegría. Una cara siempre risueña, y un cuerpo en continua agitación son indicios de mucha futileza. El que se precipita manifiesta que lo que trae entre manos es superior a sus fuerzas. La diligencia y la precipitación son dos cosas muy diferentes. Carta CCXXXVI

Frases de seriedad


No escuches escándalos voluntariamente, ni hables mal de ninguno, porque aunque la difamación del prójimo pueda por lo pronto ser grata a la malignidad y orgullo de nuestros corazones, la fría reflexión deduce después conclusiones muy desventajosas de una índole semejante; y en el caso de difamación como en el de robo, el encubridor aparece siempre tan culpable como el ladrón. Prólogo: el hombre del guante

Frases de calumnia


La moda es más tiránica en París que en cualquier otro lugar del mundo; su poder es más absoluto incluso que el del propio rey, lo que no es decir poco. Carta CXCI

Frases de pasado de moda


(...) Al mismo tiempo de evitar la amistad de bribones y de necios, si tal puede llamarse amistad, no hay necesidad de que los conviertas gratuitamente en enemigos tuyos, porque forman gremios muy numerosos y temibles. Yo, en vez de alianza o guerra con ninguno de ellos, elegiría más bien una neutralidad tranquila y segura; y tú puedes ser enemigo declarado de sus vicios y locuras, sin que te consideren como enemigo personal. Después de su amistad nada debes temer más que su enojo. Procura ser realmente reservado con casi todo el mundo, pero cuidando de que esta reserva no se manifieste exteriormente, porque es cosa muy desagradable parecer reservado, y muy peligroso no serlo en efecto. Pocas personas encuentran el justo medio, muchas son ridículamente misteriosas en bagatelas, y otras comunican con la mayor imprudencia cuanto saben. Carta CCXXXIV

Frases de imprudencia

Obras relacionadas

Cartas a su hijo

Cartas a su hijo (1774), Felipe Stanhope de Chesterfield
  • Libro, 1774
  • Original: Letters to his son
  • Frases de Cartas a su hijo: Más allá de su dudoso transfondo moral, esta recopilación de correspondencias constituyen un admirable retrato de la época, con exquisitas observaciones y deducciones.
  • Libro esencial

Autor

Felipe Stanhope de Chesterfield (1694-1773): Político, estadista y escritor inglés, famoso por la recopilación de correspondencia que mantuvo con su hijo, "Cartas a su hijo" (1774).


Palabras clave

Memorias Hipocresía Amistad Educar a los hijos Manipulación Secretos Participar en política Egoísmo Correspondencia Ciencia política Modales

Síguenos en