Frases de Capitán de mar y guerra


Pasé gran parte de mi juventud en Barcelona con mi tío y en Lérida con mi abuela, en el campo. Debo de haber vivido más tiempo en Cataluña que en Irlanda; de modo que cuando regresé a mi país para ir a la universidad, los problemas de matemáticas los hacía en catalán, porque los números en esa lengua acudían a mi mente con más naturalidad. 2, frases Capitán de mar y guerra

Frases de barcelona


Pasé gran parte de mi juventud en Barcelona con mi tío y en Lérida con mi abuela, en el campo. Debo de haber vivido más tiempo en Cataluña que en Irlanda; de modo que cuando regresé a mi país para ir a la universidad, los problemas de matemáticas los hacía en catalán, porque los números en esa lengua acudían a mi mente con más naturalidad. Nota del autor, frases Capitán de mar y guerra

Frases de barcelona


Debo impedir que persista esta fuerte tendencia a mostrar obstinación y hostilidad, a actuar con resentimiento (fomentada en gran manera por la falta de actividad); pero también debo confesar que aunque los aprecio mucho, los mandaría a los dos al diablo, con sus ínfulas, su egocentrismo, su amor propio desmesurado y la insistente incitación del uno al otro a realizar notables proezas que podrían provocar innecesariamente su muerte. Y no solamente la suya , que es cosa de ellos, sino también la mía, e incluso la del resto de la dotación. 10, frases Capitán de mar y guerra

Frases de obstinación


Debo impedir que persista esta fuerte tendencia a mostrar obstinación y hostilidad, a actuar con resentimiento (fomentada en gran manera por la falta de actividad); pero también debo confesar que aunque los aprecio mucho, los mandaría a los dos al diablo, con sus ínfulas, su egocentrismo, su amor propio desmesurado y la insistente incitación del uno al otro a realizar notables proezas que podrían provocar innecesariamente su muerte. Y no solamente la suya , que es cosa de ellos, sino también la mía, e incluso la del resto de la dotación. Nota del autor, frases Capitán de mar y guerra

Frases de obstinación


Días y noches de increíble perfección. Noches en que la brisa jónica era estable y abombaba la vela cuadra mayor -se sucedían las guardias sin que hubiera que tocar ni una braza- y Jack y él permanecían en cubierta rascando sin parar sus instrumentos, entregados a la música, hasta que las gotas de rocío desafinaban las cuerdas. Y días en que el amanecer era tan hermoso y había tanta quietud que los hombres casi no se atrevían a hablar. 9, frases Capitán de mar y guerra

Frases de increíble


Días y noches de increíble perfección. Noches en que la brisa jónica era estable y abombaba la vela cuadra mayor -se sucedían las guardias sin que hubiera que tocar ni una braza- y Jack y él permanecían en cubierta rascando sin parar sus instrumentos, entregados a la música, hasta que las gotas de rocío desafinaban las cuerdas. Y días en que el amanecer era tan hermoso y había tanta quietud que los hombres casi no se atrevían a hablar. Nota del autor, frases Capitán de mar y guerra

Frases de increíble


El almirante no veía ni la más mínima posibilidad de promoción a un empleo superior, aunque él no debía tomárselo demasiado a pecho, pues muchos marinos ni siquiera llegaban nunca a capitán y, por otra parte, los capitanes constituían un cuerpo respetable. Pero un barco de línea no podía ser confiado a un hombre obstinado que, formando parte de una flota, pudiera entablar una batalla según sus propias nociones de estrategia. 8, frases Capitán de mar y guerra

Frases de capitán


El almirante no veía ni la más mínima posibilidad de promoción a un empleo superior, aunque él no debía tomárselo demasiado a pecho, pues muchos marinos ni siquiera llegaban nunca a capitán y, por otra parte, los capitanes constituían un cuerpo respetable. Pero un barco de línea no podía ser confiado a un hombre obstinado que, formando parte de una flota, pudiera entablar una batalla según sus propias nociones de estrategia. Nota del autor, frases Capitán de mar y guerra

Frases de capitán


Sin embargo, había pocos estómagos que se llenaran con ganas en la Sophie aquella resplandeciente mañana; la impaciencia había provocado una especie de rigidez que impedía a la harina de avena y las galletas bajar suavemente y con continuidad; e incluso el aroma del café recién tostado y molido se desperdiciaba en el alcázar, donde los oficiales analizaban los respectivos rumbos y velocidades y los posibles puntos de convergencia: dos fragatas a barlovento, una costa hostil a sotavento y la posibilidad de abrigarse en una ensenada. Eso era suficiente para acallar cualquier apetito. 7, frases Capitán de mar y guerra

Frases de impaciencia


Sin embargo, había pocos estómagos que se llenaran con ganas en la Sophie aquella resplandeciente mañana; la impaciencia había provocado una especie de rigidez que impedía a la harina de avena y las galletas bajar suavemente y con continuidad; e incluso el aroma del café recién tostado y molido se desperdiciaba en el alcázar, donde los oficiales analizaban los respectivos rumbos y velocidades y los posibles puntos de convergencia: dos fragatas a barlovento, una costa hostil a sotavento y la posibilidad de abrigarse en una ensenada. Eso era suficiente para acallar cualquier apetito. Nota del autor, frases Capitán de mar y guerra

Frases de impaciencia


Lo siento, pero usted no debe insistir ni protestar, pues sería rebelión, ¿Sabe usted? , y lo colgarían por ello. Si usted sube al falucho, aunque no nos contagie la enfermedad, tendríamos que navegar con bandera amarilla hasta Mahón, y usted sabe lo que eso significa. Significa, ni más ni menos, pasar cuarenta condenados días en la isla de la cuarentena y recibir un disparo si uno intenta saltar la empalizada. Además, tanto si usted trae a bordo la enfermedad como si no, la mitad de la tripulación se moriría de miedo. 5, frases Capitán de mar y guerra

Frases de tripulación


Lo siento, pero usted no debe insistir ni protestar, pues sería rebelión, ¿Sabe usted? , y lo colgarían por ello. Si usted sube al falucho, aunque no nos contagie la enfermedad, tendríamos que navegar con bandera amarilla hasta Mahón, y usted sabe lo que eso significa. Significa, ni más ni menos, pasar cuarenta condenados días en la isla de la cuarentena y recibir un disparo si uno intenta saltar la empalizada. Además, tanto si usted trae a bordo la enfermedad como si no, la mitad de la tripulación se moriría de miedo. Nota del autor, frases Capitán de mar y guerra

Frases de tripulación

Obras relacionadas

Capitán de mar y guerra

Capitán de mar y guerra (1970), Patrick O'Brian
  • Libro, 1970
  • Original: Master and commander
  • Frases de Capitán de mar y guerra: Historia de una amistad en medio de la guerra. El teniente Jack Aubrey, el médico Stephen Maturin y el primer teniente James Dillon logran hazañas navales a bordo de "Sophie".
  • Libro esencial

Autor

Patrick O'Brian (1914-2000): Escritor, novelista y traductor inglés, creador de la serie de libros Aubrey-Maturin que transcurre durante las Guerras Napoleónicas y autor de "Contra viento y marea" (1956), "Capitán de mar y guerra" (1970), "Capitán de navío" (1972), "Hombres de mar y guerra: la armada en tiempos de Nelson" (1974) y "Azul en la mesana" (1999)


Palabras clave

Amistad Batalla naval Ficción histórica Aventura marina Guerras Napoleónicas Operaciones militares Ficción de la Marina Real británica Navegación a vela

Síguenos en