Frases de Bocas del tiempo


Te digo que te quieras, que te cuides, que te protejas, que te mimes, que te sientas, que te ames, que te disfrutes. Te digo que te quiero, te cuido, te protejo, te mimo, te siento, te amo, te disfruto. El padre, frases Bocas del tiempo

Frases de amarte


De tiempo somos. Somos sus pies y sus bocas. Los pies del tiempo caminan en nuestros pies. A la corta o a la larga, ya se sabe, los vientos del tiempo borrarán las huellas. Tiempo que dice, frases Bocas del tiempo

Frases de huellas


Según dicen algunas antiguas tradiciones, el árbol de la vida crece al revés. El tronco y las ramas hacia abajo, las raíces hacia arriba. La copa se hunde en la tierra, las raíces miran al cielo. No ofrece sus frutos, sino su origen. No esconde bajo tierra lo más entrañable, lo más vulnerable, sino que lo arriesga a la intemperie: entrega sus raíces, en carne viva, a los vientos del mundo. -Son cosas de la vida -dice el árbol de la vida. Alma al aire, frases Bocas del tiempo

Frases de frutos


En alguna parada, un enjambre de muchachos invadió el ómnibus. Venían cargados de libros y cuadernos y chirimbolos varios; y no paraban de hablar ni de reír. Hablaban todos a la vez a los gritos, empujándose, zarandeándose, y se reían de todo y de nada. La buena salud, frases Bocas del tiempo

Frases de vitalidad


La televisión, que trasmitió en vivo y en directo la ceremonia, exaltó el heroísmo del valiente soldado que había caído combatiendo contra las tropas iraquíes. Después se supo que lo había matado el fuego amigo, como se llaman las balas que se equivocan de enemigo. La recompensa, frases Bocas del tiempo

Frases de heroísmo


Desde el cielo, desde la alta nube donde moraban las diosas del éter y de las candilejas, aquella estrella fugaz se había dejado caer sobre la tierra, y entre millones de hombres lo había elegido a él, sí, a él, y en sus brazos se había desplomado, para no morirse sola. Ídola, frases Bocas del tiempo

Frases de estrella fugaz


(...) Ah, sí -evocó el militar-. La estancia Anita. Aquel combate. Bayer quería saber por qué aquel combate había dejado seiscientos obreros muertos y ningún soldado muerto, ni herido, ni lastimado. Y el brazo armado del orden, amablemente, explicó: -El viento. Nosotros nos poníamos del lado del viento. Por eso las balas nuestras no se desviaban. Las balas de ellos, a contraviento, se perdían. La memoria robada, frases Bocas del tiempo

Frases de táctica


Algunos cantan por amor al arte. Otros trasmiten noticias, o cuentan chismes o chistes, o echan discursos, o proclaman alegrías. Pero todos, los artistas, los periodistas, los chismosos, los chistosos, los latosos y los loquitos se unen en una sola algarabía a plena orquesta. ¿Los pájaros anuncian la mañana? ¿O cantando la hacen? La fundación de los días, frases Bocas del tiempo

Frases de pájaros


Desde una terraza, echado al sol, perseguía el vuelo sin apuro de las gaviotas y de los veleros, la brisa azul, el ir y venir de la espuma en el agua y en el aire. Y se volvió hacia Marcos Ana, que callaba a su lado, y apretándole el brazo dijo, como si nunca lo hubiera sabido, como si recién se enterara: -Qué corta es la vida. La mar, frases Bocas del tiempo

Frases de ¿de dónde venimos?


Los meros, y otros peces, son virtuosos en el arte de cambiar de sexo sin cirugía. Las hembras se vuelven machos y los machos se convierten en hembras con asombrosa facilidad; y nadie es objeto de burla ni acusado de traición a la naturaleza o a la ley de Dios. Peces, frases Bocas del tiempo

Frases de homosexual


Unos meses después de la caída de las torres, Israel bombardeó Yenín. Este campo de refugiados palestinos quedó reducido a un inmenso agujero, lleno de muertos bajo las ruinas. El agujero de Yenín tenía el mismo tamaño que el de las torres de Nueva York. Pero, ¿Cuántos lo vieron, además de los sobrevivientes que revolvían los escombros buscando a los suyos? La información global, frases Bocas del tiempo

Frases de terrorismo


(...) Y una de las alumnas, que había venido a la capital desde un pueblo perdido en el campo, se quedó charlando conmigo. Me dijo que ella, antes, no hablaba ni una palabra, y riendo me explicó que el problema era que ahora no se podía callar. Y me dijo que quería al maestro, lo quería muuuucho, porque él le había enseñado a perder el miedo de equivocarse. El maestro, frases Bocas del tiempo

Frases de equivocación

Obras relacionadas

Bocas del tiempo

Bocas del tiempo (2004), Eduardo Galeano
  • Libro, 2004
  • Frases de Bocas del tiempo: Travesía por los temas más diversos: el amor, la infancia, el agua, la tierra, la palabra, la imagen, la música... Una multitud de pequeños relatos que cuentan, juntos, una sola historia.
  • Libro importante

Autor

Eduardo Galeano (1940-2015): Periodista y escritor uruguayo, autor de "Las venas abiertas de América Latina" (1971), "Memorias del fuego I" (1982), "El libro de los abrazos" (1989) y "Los hijos de los días" (2011).


Palabras clave

Valorar la vida Amor por la naturaleza Búsqueda de la felicidad Exilio Ambición de poder Matrimonio Dignidad del ser humano Infancia Paso del tiempo Naturaleza del amor Consecuencias de la guerra

Síguenos en