Frases de Blonde

Blonde

21 frases de Blonde (Blonde) de Joyce Carol Oates, libro de 2000.... Exhaustiva investigación de Norma Jeane Baker, la pequeña sin padre, la mujer dependiente de tranquilizantes y la malograda actriz y amante conocida como Marilyn Monroe.

Frases de Joyce Carol Oates

Frases de Blonde Joyce Carol Oates

01. ¡Qué día! Una bruma de felicidad como una cálida y húmeda neblina elevándose sobre la ciudad. Felicidad con cada inspiración.

Felicidad compartida


02. Erótica: significa que te "desean". Porque la locura, o la locura femenina, es seductora, sensual. Siempre que la mujer en cuestión sea razonablemente joven y atractiva.

Erótico


03. El verdadero actor -decía Pearlman- sigue creciendo hasta que se muere. La muerte no es más que la última escena del último acto. La estamos ensayando a todas horas.

Actor


04. Quienquiera que fuese, fue perdonado. Pegajosos besos de ensueño. Aquellos ojos angustiados, llenos de amor. Era imposible no reír ante semejantes ojos, ante semejante belleza. Perdidos en un éxtasis interminable.

Éxtasis


05. Un gran filósofo griego dijo que, de todos los estados del ser humano, no hay ninguno tan dulce como no haber nacido. Aunque yo creo que el estado más dulce es el sueño. Estás muerto, pero vivo. No existe otra sensación tan placentera.

Sensación


06. Eres una actriz, hasta es posible que seas una buena actriz, y las actrices quieren que las vean y que las amen. Necesitan el amor de las multitudes, y no sólo el de un hombre solitario.

Actriz


07. Un genio no necesita técnica. Pero la "técnica" es cordura. Sus profesores le decían que le faltaba "técnica". Pero ¿Qué es la "técnica" sino la ausencia de pasión?

Razón y pasión


08. (...) Compréndelo, por favor: mi vida no me pertenece. Tengo mujer, hijos, familia. Amándote hago daño a otros. ¡Y no quiero hacerles daño! Prefiero hacerme daño a mí mismo.

Adulterio


09. Ahí venía la muerte, avanzando presurosa por el bulevar, bajo la mortecina luz sepia. Ahí venía la muerte, volando sobre una vulgar y pesada bicicleta de mensajero, como en los dibujos animados. Ahí venía la muerte; Infalible. Una muerte imposible de disuadir. Una muerte con prisas. Una muerte que pedaleaba frenéticamente. La muerte, que llevaba un paquete con la inscripción entrega en mano, frágil en un rústico cesto situado detrás del asiento.

Mortalidad


10. Miraba hacia abajo, a Marilyn, ese espectáculo de cuerpo mamífero y esplendoroso vestido "transparente". ¿Habría tenido tiempo Marilyn de preguntarse si el Presidente iba a viajar a Los Angeles para ayudarla a celebrar su cumpleaños el primero de junio? Una celebración seguramente íntima; no, era improbable que hubiese tenido tiempo de preguntárselo, porque estaba atontada ante el micrófono, y con una sonrisa ausente, lamiéndose los labios pintados de rojo como en un intento desesperado de recordar dónde estaba y qué era aquello, con los ojos vidriosos, tambaleándose sobre sus tacos de aguja.

Cumpleaños


11. Una joven de cuerpo esplendoroso en lo mejor de su belleza física. Un vestido marfil de tirantes y sin espalda que le recoge los pechos en blandos y ondulados pliegues del tejido. Está de pie encima de un respiradero del metro de Nueva York, con las piernas abiertas y sin medias. La rubia cabeza cae extasiada hacia atrás mientras una ráfaga de aire le levanta la deslumbrante falda, poniendo al descubierto las blancas bragas de algodón. ¡Algodón blanco! El vestido de crepé flota, es vaporoso como la magia. El vestido es magia. Sin el vestido, la joven sería carne de hembra, cruda y desnuda.

Piernas


12. Ahora vivo para mi trabajo. Vivo para mi trabajo. Vivo sólo para mi trabajo. Algún día haré algo que satisfaga mi talento y mi deseo. Algún día. Lo garantizo. Lo prometo. Quiero que me améis por mi trabajo. Pero si no me amáis, no seguiré trabajando. ¡Amadme pues, por favor! , así podré seguir trabajando. ¡Estoy atrapada! Soy prisionera de este maniquí rubio con esta cara. ¡Sólo quiero respirar a través de esta cara! ¡Por esta nariz! ¡Por esta boca! Ayudadme a ser perfecta. Si Dios estuviera en nosotros, seríamos perfectos. Dios no está en nosotros, lo sabemos porque no somos perfectos. No quiero dinero ni fama, sólo ser perfecta. El maniquí rubio llamado Marilyn soy yo y no soy yo. Ella no soy yo. Ella es mi destino. Sí, quiero que la améis. Así me amaréis a mí. ¡Yo quiero amaros! ¿Dónde estáis? Miro y miro y no hay nadie ahí.

Rubia


13. Actuar es a la vez un oficio y un arte.

Interpretar


14. Actuar es una forma de vivir. No sólo por dinero. Es..., bueno, ya lo sabes. Un arte.

Actuar


15. (...) Aunque al presentarse como lo hacía, infantil, anhelante, nostálgica, seductora, estaba claramente despertándole el deseo sexual.

Sexual


16. Cuando uno no tiene técnica, cuando se limita a ser uno mismo, a desnudarse, no actúa.

Improvisación


17. La belleza es una cuestión de perspectiva. Todo lo que vemos es ilusorio.

Perspectiva


18. La del actor es la profesión más solitaria que conozco.

Profesión


19. Tu castigo si eres mujer. Que no te amen lo suficiente.

Desamor


20. La vida es adictiva, y sin embargo debemos seguir viviendo.

Adicción


21. Su problema no residía en que fuera una rubia tonta, sino en que no era ni rubia ni tonta.

Rubia

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Blonde" de Joyce Carol Oates.

Síguenos