Frases de Así habló Zaratustra - Página 2

33. Apenas si me vino ella más que como un abrir y cerrar de ojos divinos, como instante.

Ojos


34. No permitáis que alcen vuelo, abandonando las cosas terrenas, y con sus alas golpeen contra paredes eternas.

Alas


35. Amo al que no retiene para si una gota de espíritu.

Gota


36. Ha llegado la hora de buscar a los perdidos.

Buscar


37. En un tiempo el espíritu fue Dios, luego se hizo hombre, y ahora hasta se ha hecho plebe.

Espíritu


38. Y es que nada hay tan difícil como cerrar por amor la mano abierta y avergonzarse de su generosidad.

Decepción


39. Todavía su conocimiento no ha aprendido a sonreír.

Conocimiento


40. Y aun la ceguera del ciego y su andar a tiento han de dar fe del poder del sol que miró...

Ceguera


41. Pero incluso cuando llora hace reír.

Amor


42. Mas precisamente para el héroe lo bello es lo más difícil. Inaccesible es la belleza a todas las voluntades impetuosas.

Difícil


43. En la montaña el camino más corto es de cima en cima; pero para eso hay que tener las piernas largas.

Cima


44. Hay siempre un poco de locura en el amor. Más también hay siempre un poco de razón en la locura.

Demencia


45. Y sólo si se aparta de sí mismo saltará su propia sombra.

Sombra


46. Mas todos los poetas creen que quién tendido en el pasto aguza el oído se entera un poco de las cosas que existen entre el cielo y la tierra.

Tierra


47. No me entienden; yo no soy la boca que sepa llegar a esos oídos.

Boca


48. El hombre es algo que debe ser superado.

Hombre


49. Miradas todas del amor, instantes divinos, moristeis prematuramente.

Pasión


50. Lenta es la experiencia de todos los pozos profundos; tardan mucho en saber lo que ha caído a su fondo.

Pozo


51. Y el que apetezca la gloria debe despedirse a tiempo del honor y dominar el arte difícil de irse en el momento oportuno.

Gloria

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Así habló Zaratustra" de Friedrich Nietzsche.

Síguenos