Frases de Arráncame la vida

21 frases de Arráncame la vida de Ángeles Mastretta, libro de 1985... La joven e inexperta Catalina se casa con el candidato a gobernador, pero al poco tiempo descubre que nada es lo que pensaba... Una historia sobre la conquista de la propia identidad en un mundo de hombres

También puedes leer todas las frases de Ángeles Mastretta que tenemos o ver su bibliografía en libros de Ángeles Mastretta

Frases del libro

Arráncame la vida

01.¿Qué te lastima? ¿No tienes todo lo que quieres? No llores. Mira qué lindo está el cielo. Mira qué fácil es vivir en un país en el que no hay invierno. Siente cómo huele el café.

Frases de lindo


02.Nadie se muere de amor...Ni aunque quisiéramos.

Frases de morir de amor


03.Dos días antes me hubiera hecho feliz. No sólo tener de nuevo su explosiva presencia, sino estar invitada a todo lo que tuve prohibido...Sólo que yo acababa de subir los escalones de Bellas Artes y me había enamorado de otro.

Frases de amor prohibido


04.Las flores nunca me emocionaron, pero me sentía importante arreglándolas.

Frases de flores


05.La viudez es el estado ideal de la mujer. Se pone al difunto en un altar, se honra su memoria cada vez que sea necesario y se dedica uno a hacer todo lo que no pudo hacer con él en vida.

Frases de viuda


06.Tenía quince años y muchas ganas de que me pasaran cosas....

Frases de ganas


07.Me gustaba cómo movía las manos, cómo otros lo obedecían sin detenerse a reflexionar si sus instrucciones eran correctas o no. Daba lo mismo. El tenía el poder y uno sentía claramente hasta dónde llegaba su dominio. Iba por la sala, se metía en los demás, en mi cuerpo recargado sobre el barandal del palco, en mi cabeza apoyada sobre los brazos, en mis ojos siguiéndole las manos.

Frases de dominio


08.Porque así es uno, hasta que no le llegan a lo suyo, no siente.

Frases de sentir


09.Me muera cuando me muera quiero que mi tumba huela como tu cuerpo ahora.

Frases de fragancia


10.Me daba vergüenza estar así por un hombre, ser tan infeliz y volverme dichosa sin que dependiera para nada de mí.

Frases de vergüenza


11.Desde cuándo te importa lo que diga la gente.... Nunca le vas a dar gusto a la gente. Ni con el pelo hasta las rodillas ni calva. El chiste es que te sientas contenta.

Frases de amor propio


12.En mi miedo de siempre la muerta era yo y hasta me parecía romántico dejarlo con la ausencia, inventando mis cualidades, sintiendo un hueco en el cuerpo, buscándome en las cosas que tuvimos juntos.

Frases de romántico


13.Cómo no estaba mi papá para contarle, cómo no estaba para lamentar con él las equivocaciones de la vida, para ir a preguntarle qué hacer con el deseo fuera de sitio que me estaba creciendo.

Frases de padre


14.Besos aunque sea en la boca...

Frases de besos


15.- ¿Pero cómo se te ocurrió cantar? - Le pregunté. -Qué otra cosa se me iba a ocurrir si me habías tenido toda la tarde con el estribillo ese del verde que brota del mar, y la boquita de sangre marchita que tiene el coral. Me dormí repitiéndola y de tanto decirla ya no sabía si las borrachas eran las ojeras o las palmeras.

Frases de palmeras


16.¿Y ustedes qué? ¿Se quieren o se van a querer?

Frases de querer


17.El mar era Carlos Vives desde que nos escapamos tres días a una playa desierta en Cozumel. Lo miraba tratando de recuperar algo. ¿Qué sería lo mejor? Tanto tuvimos. ¿Por qué no la muerte? , me preguntaba, si hasta los días que pasamos en el mar resultó inevitable jugar con ella.

Frases de playa


18.No era bonita pero tenía una sonrisa como de virgen de Iglesia.

Frases de bonita


19.Me volví infiel mucho antes de tocar a Carlos Vives. No tenía lugar para nada que no fuera él. Nunca quise así a Andrés, nunca pasé las horas tratando de recordar el exacto tamaño de sus manos ni deseando con todo el cuerpo siquiera verlo aparecer. Me daba vergüenza estar así por un hombre, ser tan infeliz y volverme dichosa sin que dependiera para nada de mí.

Frases de infiel


20.Siempre hay un punto de esperanza en la vida, lo importante es mantenerlo vivo.

Frases de punto


21.Recordaba con precisión cada una de las cosas que me había dicho y de un "espero que nos veamos pronto" sacaba la certidumbre de que él sufría mi ausencia tanto como yo la suya y que se pasaba los días contando el tiempo que le faltaba para verme por casualidad. Me gustaba pensar en su boca, en la sensación que me recorría el cuerpo cuando me besaba la mano como saludo y despedida.

Frases de precisión

Frases de obras similares

Síguenos