Frases de Antigua vida mía

Antigua vida mía

29 frases de Antigua vida mía de Marcela Serrano, libro de 1995.... Una exitosa cantautora ha descuidado a su familia y en particular a su marido para dedicarse exclusivamente a su carrera. Un suceso trágico hará que se replantee todo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Marcela Serrano son: alienación, aprovechar cada momento, condición de la mujer, conflictos familiares, maltrato, valor de la amistad.

Frases de Marcela Serrano Libros de Marcela Serrano

Frases de Antigua vida mía Marcela Serrano

01. Sin memoria no somos nada.

Memoria


02. Al menos, si tengo demonios es que tengo conciencia.

Demonio


03. Recordé su amor por el filo de la navaja, por estar siempre cerca del límite, en el borde.

¿Qué es el amor?


04. Heroica o prudente, querida. Ambas cosas no pueden ir juntas.

Prudente


05. Más que a nada, le temo a la orfandad ética.

Ética


06. Al final lo que importa de la religión es la actitud y no la norma.

Religión


07. Las emociones y las ideas van unidas en las mismas palabras.

Entusiasmo


08. ¿No dicen que en las solteras el tiempo va mermando la selectividad?

Soltera


09. Supe que no era ella la que había partido, sino su nostalgia.

Nostalgia


10. A cada una nos suceden solamente las cosas que nuestra fortaleza es capaz de soportar.

Soportar


11. No me interesa el pasado como tal. Me interesa para entender quiénes somos hoy.

Entender


12. Es fundamental diferenciar la pena de la angustia. La angustia inmoviliza, la pena hace crecer.

Angustia


13. Las mujeres son diosas al parir. El poder de dar vida es el poder total.

Embarazo


14. Ya no queda un solo demonio en el infierno. Se fueron todos a mi cabeza.

Demonio


15. Aprende a tener personalidad. Ya verás cuando grande lo importante que es ser distinta.

Personalidad


16. Nada me causa tanto placer como saber que tengo entre mis manos un buen libro.

Manos


17. ¡Que hermoso y extraño puede ser un hombre que escucha!

Escucha


18. ¿Por qué una nunca tiene lucidez para entender que las crisis -o los tiempo malos- pasan?

Crisis


19. Cada relación tiene su propia e instintiva división: lo que se muestra, lo que se guarda.

Relación


20. El amor me trepa por el cuerpo y me duele.

Cuerpo


21. La fidelidad: ¿Indispensable o necesaria? Lo segundo es más hermoso, implica opción, no tiene la fealdad de la norma.

Fidelidad


22. El porcentaje de la humanidad que solamente come, trabaja y duerme es demasiado alto. ¿No estamos destinados, después de todo, a hacer algo más?

Alienación


23. La dignidad, al final, es un problema de autoestima. Tiene que ver con la forma en que una se ve a sí misma, no con el exterior.

Autoestima


24. Mis tierras son lo único que me salvará de tantos dolores. Para allá debo ir. Una debe volver siempre a sus orígenes. Ya es mi hora.

Origen


25. En Chile los días llovieron miseria, los días llovieron dolores, los días llovieron soledad. Y aunque las lluvias cesaron, temo al país desmemoriado.

Chile


26. He optado por la presencia permanente porque le tengo miedo al abandono. ¿Cómo es posible que lo que más amo se convierta en lo que más perturba mi cotidianeidad?

Abandono


27. Sin una dimensión utópica, lo efímero me envuelve, me atrapa y me dice que la vida es apenas esto: lo que veo y lo que toco. Nada más. ¿Es todavía posible la utopía?

Utopía


28. El cinismo funciona como una droga para distanciarse, un analgésico para no sentir el peligro de existir, hasta que te envenena. Al principio, no cabe duda, te alivió: pudiste burlarte de tus temores. Pero al final te ha intoxicado.

Cinismo


29. Una mujer es la historia de sus actos y pensamientos, de sus células y neuronas, de sus heridas y entusiasmos, de sus amores y desamores. Una mujer es inevitablemente la historia de su vientre, de las semillas que en él fecundaron, o no lo hicieron, o dejaron de hacerlo, y del momento aquel, el único, en que se es diosa. Una mujer es la historia de lo pequeño, lo trivial, lo cotidiano, la suma de lo callado. Una mujer es siempre la historia de muchos hombres. Una mujer es la historia de su pueblo y de su raza. Y es la historia de sus raíces y de su origen, de cada mujer que fue alimentada por la anterior para que ella naciera: una mujer es la historia de su sangre. Pero también es la historia de una conciencia y de sus luchas interiores. También una mujer es la historia de su utopía.

Diosa

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Antigua vida mía" de Marcela Serrano.

Síguenos