Frases de Anna Karénina - Página 2

33. No soy de esos hombres que sucumben a las inquietudes y las preocupaciones sin tener el valor de enfrentarse a ellas.

Frases de sucumbir


34. (...) Dicen que se casan por amor. - ¿Por amor? ¡Qué ideas tan antediluvianas! ¿Quién se casa por amor en los tiempos que corren?

Frases de casamiento


35. (...) Expresó su deseo de ir a pescar al río. Le gustaba la pesca con caña y parecía enorgullecerse de que un pasatiempo tan estúpido le proporcionara algún placer.

Frases de pescar


36. Entró el secretario con unos documentos en la mano y, con familiaridad respetuosa y la modesta certidumbre, común a todos los secretarios, de que conocía los asuntos mejor que su jefe...

Frases de certidumbre


37. Para conocer el amor es necesario equivocarse y luego enmendar el error

Frases de crisis matrimonial


38. (...) Eres un hombre de una pieza. Y ésa es tu mayor cualidad y tu mayor defecto. Debido a la integridad de tu carácter, querrías que la vida se basara en los mismos principios, pero no sucede así. Desprecias la labor del estado, porque te gustaría que cualquier actividad humana tuviera un fin determinado, y eso no suele suceder. También querrías que todos nuestros actos tuvieran siempre un fin, que el amor y la vida conyugal fueran una misma cosa. Y están lejos de serlo.

Frases de cualidad


39. La razón se le ha dado al hombre para librarse del tedio.

Frases de tedio


40. Hacía esfuerzos por no mirarla, pero sus ojos se clavaban en ella en contra de su voluntad.

Frases de persistencia


41. El respeto se ha inventado para ocultar el lugar vacío que debía ocupar el amor.

Frases de desamor


42. Estaba escribiendo un capítulo nuevo sobre las causas del lastimoso estado de la agricultura en Rusia. Demostraba que la pobreza del país se debía no sólo a la desigual distribución de las tierras y a una dirección equivocada; en los últimos tiempos también había contribuido a ese estado de cosas una civilización ajena injertada de manera artificial en el país, sobre todo los medios de comunicación y el ferrocarril, que habían favorecido la centralización en las ciudades, el aumento del lujo, y, como consecuencia, el desarrollo de las industrias fabriles, el crédito y su compañera, la bolsa, en detrimento de la agricultura. Creía que, si la riqueza del Estado seguía un desarrollo normal, todos esos fenómenos no debían surgir hasta que se lograran avances significativos en la agricultura, hasta que alcanzara una dirección acertada, o al menos definida.

Frases de moscú


43. Con el injusto sistema de explotación de las tierras vigente en Rusia, el ferrocarril, que respondía a una necesidad política, no económica, era un fenómeno prematuro, ya que, en lugar de favorecer la agricultura, como se esperaba, había supuesto un freno y un impedimento, fomentando, en cambio, el desarrollo de la industria y del crédito.

Frases de rusia


44. Tanto el encanto, como la variedad y la belleza de la vida residen en ese juego de luces y sombras.

Frases de encantos


45. ¿Cuáles son sus principales pecados? -añadió sin la menor interrupción, como si tratara de no perder tiempo. -Mi principal pecado es la duda. Dudo de todo. Apenas hay momentos en que no me asalten las dudas. -La duda es propia de la flaqueza humana -repitió el sacerdote-. ¿Y de qué duda usted principalmente? -De todo. A veces hasta de la existencia de Dios -dijo Levin sin querer y se asustó de la inconveniencia de sus propias palabras. Pero, por lo visto, al sacerdote no le causaron ninguna impresión. - ¿Qué dudas puede haber de la existencia de Dios? -se apresuró a preguntar con una sonrisa apenas perceptible. Levin guardaba silencio-. ¿Qué dudas puede tener usted de la existencia del Creador cuando contempla usted sus obras? -prosiguió el sacerdote, con su habla rápida y monótona-. ¿Quién adornó con estrellas la bóveda celeste? ¿Quién ornó la tierra con todas sus bellezas? ¿Cómo podrían existir todas esas cosas sin el Creador? -concluyó, con una mirada inquisitiva. Pero éste se dio cuenta de que sería improcedente entablar una discusión filosófica con un sacerdote, por eso se limitó a responder estrictamente a lo que le había preguntado. -No lo sé.

Frases de indecisión

Obras similares a las frases de Anna Karénina

Obras cuyas frases comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Anna Karénina", de León Tolstói.

Síguenos