Frases de Analectas

Analectas

47 frases de Analectas (Lún yu) de Confucio, libro de ?.... Tercer Libro Clásico, también conocido como "Comentarios filosóficos", son la versión por escrito de una serie de charlas que el autor brindó a sus discípulos y discusiones que mantuvieron entre ellos.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Confucio son: bondad, buen gobierno, confucianismo, determinación, fidelidad, filosofía oriental, gobernantes, muerte, sabiduría, virtud.

Frases de Confucio Libros de Confucio

Frases de Analectas Confucio

01. Si tenéis algún defecto, procurad corregirlo.

Defectos


02. Las palabras han de expresar con fidelidad nuestro pensamiento.

Fidelidad


03. Tan malo es pasar de la medida como no alcanzarla.

Malo


04. No debe afligirnos el que los hombres no os conozcan. Lo lamentable es que no seáis dignos de ser conocidos por los hombres.

Lamentable


05. ¿En qué consiste la bondad? En amar a todos los hombres.

Bondad


06. Aún las profesiones más humildes son dignas de respeto.

Respeto


07. Los hombres vicioso procuran disimular sus faltas con apariencias de honradez.

Disimular


08. Conocer lo que es justo y no practicarlo es una cobardía.

Cobardía


09. La inconstancia y la impaciencia destruyen los más elevados propósitos.

Inconstancia


10. El hombre prudente es parco en el hablar pero activo en el obrar.

Prudente


11. En general los hombres aman más la belleza corporal que la virtud.

Belleza


12. Una virtud nunca puede subsistir aislada; siempre ha de hallarse protegida por otras virtudes.

Virtudes


13. Cuando el hombre se halla cerca de la muerte, sus palabras son sinceras y veraces.

Palabras


14. Resulta totalmente imposible gobernar un pueblo si éste ha perdido la confianza en sus gobernantes.

Gobernantes


15. Deben imponerse castigos cuando convenga. La fidelidad no es contraria a una justa corrección.

Fidelidad


16. Si se mata una gallina, ¿Para qué utilizar un cuchillo, que sirve para matar bueyes?

Matar


17. El hombre que no medita y obra con precipitación, no podrá evitar grandes fracasos.

Vértigo


18. Quienes son pródigos en exceso y se entregan al lujo, fácilmente se vuelven orgullosos.

Lujo


19. Transmitid la cultura a todo el mundo, sin distinción de razas ni de categorías.

Cultura


20. Un hombre digno debe ayudar a los necesitados, pero no aumentar los bienes de los ricos.

Ayudar


21. El noble sólo busca la verdad y no se aferra con ciega obstinación a su criterio.

Noble


22. No os avergoncéis de preguntar para resolver vuestras dudas, y meditad las respuestas que os hayan sido dadas.

Respuesta


23. La cortesía que debe presidir nuestras actuaciones cotidianas se fundamenta principalmente en el respeto y comprensión hacia todos.

Cortesía


24. Es posible lograr que el pueblo siga al hombre bueno, pero nunca se le podrá forzar a que le comprenda.

Posible


25. Cuando uno no sabe aún lo que es la vida, ¿cómo podría conocer lo que es la muerte?

Conocer


26. ¿Cuál es la esencia de un buen gobierno? No resolver los asuntos con precipitación y no buscar el propio provecho.

Buen gobierno


27. Reflexionar con calma antes de adoptar ninguna determinación, no cansarse nunca de obrar el bien, y tratar cada asunto según convenga.

Determinación


28. El hombre superior no discute ni se pelea con nadie. Sólo discute cuando es preciso aclarar alguna cosa, pero aún entonces cede el primer lugar a su antagonista vencido y sube con él a la sala; terminada la discusión, bebe con su contrincante en señal de paz. Estas son las únicas discusiones del hombre superior.

Discusión


29. Sed rígidos con vosotros mismos, pero condescendientes con los demás. De este modo os veréis libres de toda envidia y resentimiento.

Envidia


30. ¿Qué es la muerte? Si todavía no sabemos lo que es la vida, ¿Cómo puede inquietarnos el conocer la esencia de la muerte?

Muerte


31. Cuando uno examina su propia interioridad y comprueba que no hay en ella nada malo, ¿por qué habría de ser triste, qué tiene que temer?

Malo


32. El noble no da crédito a las palabras por la sola autoridad de quien las pronuncia; tampoco rechaza la verdad aunque provenga de una persona ignorante.

Crédito

Síguenos