Frases de Ana la de Avonlea

Ana la de Avonlea

11 frases de Ana la de Avonlea (Anne of avonlea) de Lucy Montgomery, libro de 1909.... Relato de la vida de Anne Shirley desde los 16 hasta los 18, tiempo durante el cual es la maestra de la escuela de Avonlea. Ana descubre las alegrías y problemas de ser maestra.

Frases de Lucy Montgomery

Frases de Ana la de Avonlea Lucy Montgomery

01. A veces pienso que no vale la pena hacer amigos. Se van de nuestra vida después de un tiempo y dejan una herida mucho más dolorosa que la soledad anterior a ellos.

Herida


02. -Después de todo -le había dicho Ana a Marilla una vez-, creo que los días más hermosos y dulces no son aquellos en los que ocurren cosas espléndidas, maravillosas o excitantes, sino simplemente los que nos traen pequeños placeres sucesiva y suavemente, como perlas que se sueltan de un collar.

Perlas


03. Ahora estoy comenzando a comprender cuan solitaria y hambrienta estaba. Nadie se preocupaba por mí ni quería que se le molestara por mi causa. Hubiera sido muy desgraciada a no ser por esa extraña vida interior mía, donde imaginaba todo el amor y los amigos de que no disponía. Pero cuando vine a "Tejas Verdes", todo cambió. Y entonces, te encontré. No sabes cuánto significó tu amistad para mí. Quiero agradecerte en este momento todo el cariño sincero que me has dado siempre.

Sincero


04. Por un instante, el corazón de Ana aceleró su ritmo y por vez primera no pudo sostener la mirada de Gilbert, mientras se teñían de rojo sus pálidas mejillas. Era como si se hubiera alzado un velo en su conciencia, revelándole sentimientos y realidades insospechados. Quizá, después de todo, el romance no llegaba con pompa y esplendor, como un caballero andante; quizá se deslizaba a nuestro lado calladamente como un viejo amigo; quizá se revelaba en prosa, hasta que una repentina iluminación que recorría sus páginas traicionaba el ritmo y la música; quizá el amor se desprendía naturalmente de una hermosa amistad, cual una rosa de corazón dorado de su tallo.

Mejillas


05. (...) Pero mucho tiempo atrás había aprendido que cuando se aventuraba en el reino de la fantasía, debía hacerlo sola. Era una senda encantada por donde no podía seguirla ni el ser más querido.

Reino


06. Tener aventuras es algo natural en algunas personas -dijo Ana serenamente-. O se tienen o no se tienen dotes para vivirlas.

Natural


07. Hubo un momento de silencio...Y luego, desde los bosques, llegó una multitud de hermosos ecos, dulces, fugaces, argentinos, como si todos los "cuernos de la región del encanto" estuvieran soplando.

Multitud


08. Desde luego que es un riesgo casarse con alguien -concedió Charlotta IV-; pero una vez que está hecho, hay muchas cosas peores que el marido.

Marido


09. Todo lo que vale la pena tener da algún trabajo.

Pena


10. Yo habría elegido nacer en primavera, por supuesto. Debe ser delicioso llegar al mundo junto con las flores de mayo y las violetas.

Violetas


11. (...) Y también pienso que las violetas son pequeños recortes de cielo que caen cuando los ángeles cortan los agujeritos por donde brilla las estrellas.

Violetas

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Ana la de Avonlea" de Lucy Montgomery.

Síguenos