Frases de Amirbar

5 frases de Amirbar de Álvaro Mutis, libro de 1990... Durante una breve estancia en Los Ángeles (California), Maqroll narra lo que le aconteció en un país andino, cuando decidió cambiar el cielo abierto del mar por la profundidad de la tierra

También puedes leer todas las frases de Álvaro Mutis que tenemos o ver su bibliografía en libros de Álvaro Mutis

Frases del libro

Amirbar

01.Los días más insólitos de mi vida los pasé en amirbar. En amirbar dejé jirones del alma y buena parte de la energía que encendió mi juventud. De allí descendí tal vez más sereno, no sé, pero cansado ya para siempre. Lo que vino después ha sido un sobrevivir en la terca aventura de cada día. Poca cosa. Ni siquiera el océano ha logrado restituirme esa vocación de soñar despierto que agoté en amirbar a cambio de nada.

Frases de océano


02.-Nunca hubiera pensado que fuera hombre con inquietudes intelectuales...-Yo no lo llamaría en esa forma...Es un hombre con profundas y muy sinceras curiosidades y un gusto muy personal por el pasado, que van parejos con una buena formación literaria, lograda al margen del mundo en donde suelen moverse los llamados intelectuales.

Frases de pensador


03.Cuando le pregunté si pensaba que aún podría encontrarse oro allí, me contestó: Encontrarse se puede encontrar seguramente, lo jodido es buscarlo y para eso hay que tener la cabeza muy serena. Porque el que busca oro siempre acaba medio loco.

Frases de oro


04.La primera vez que invité a una mesera a que me acompañara a mi habitación, me respondió sin enojo pero con acento terminante: Mire, mijo, yo no soy puta ni pienso serlo nunca. Si me ve trabajando aquí es porque tengo que sostener un hijo (... ). Usted se ve buena persona y se me hace que ha andado mucho mundo. Le doy un consejo: si alguna vez quiere de veras tener relación con alguna de nosotras, tiene que ponerle mucho cariño al asunto. Sólo así, y tampoco le puedo asegurar que tenga éxito. ¿Le traigo otra cervecita?

Frases de cariño


05.Era tan directa y clara la puesta en orden que me había dado la mujer que para seguir conversando con ella le pedí otra cerveza, aunque cada vez que terminaba una botella del insípido brebaje me prometía no repetir.

Frases de botella

Frases de obras similares