Frases de A contrapelo


En ese espíritu de tan rara conformación podían encontrarse las más inesperadas asociaciones de ideas, las analogías y los contrastes más sorprendentes. XII

Frases de encontrarse


Después de todo, ¿Para qué servía ponerse en marcha, cuando uno podía viajar tan espléndidamente, sentado en una silla? XI

Frases de silla


Quienes viven por sí solos, sin tener con quien hablar, que pasan sus vidas en sosegada contemplación, lejos de toda sociedad humana, criaturas como los trapenses y los prisioneros en reclusión aislada; Y nada demuestra que esos sabios varones o esos pobres diablos se pongan locos o tísicos. XVI

Frases de contemplación


Al mismo tiempo, descubrió que los librepensadores, esos sectarios de la burguesía que clamaban por una libertad absoluta a fin de sofocar las opiniones de los demás, sólo eran un hato de hipócritas descarados y ávidos, cuya inteligencia juzgó inferior a la de cualquier remendón de aldea. Prólogo

Frases de hipócritas


La soledad había actuado en su cerebro como un narcótico, excitándolo y estimulándolo primeramente, luego generando una languidez poblada ele vagos ensueños, viciando sus proyectos, anulando sus propósitos, impulsando toda una cabalgata de sueños a los que se sometía pasivamente, sin tratar siquiera de eludirlos. La confusa masa de lecturas y meditaciones sobre temas artísticos que había acumulado desde que se recluyó, la cual debía servir de dique para contener la corriente de viejos recuerdos, había sido repentinamente arrastrada, y la inundación avanzaba, barriendo presente y futuro, sumergiéndolo todo bajo las aguas del pasado, cubriendo su espíritu con una gran extensión de melancolía por cuya superficie iban a la deriva, como irrisorios restos de un naufragio, episodios triviales de su existencia, incidentes de absurda insignificancia. VII

Frases de a la deriva


Baudelaire había ido más allá; había bajado al fondo de la mina inagotable, se había abierto camino por galerías abandonadas o inexploradas y por último había llegado a esas zonas del alma donde florecen las monstruosas vegetaciones de la mente enferma. Allí, cerca del campo de cultivo de las aberraciones intelectuales y las enfermedades del espíritu -el tétano místico, la abrasadora fiebre de la lujuria, las fiebres tifoidea y amarilla del crimen- había encontrado, incubando en el tétrico invernadero del tedio, el aterrador climaterio de pensamientos y emociones. XII

Frases de tedio


¡A decir verdad, no hay ni una sola de sus invenciones, estimadas tan sutiles y sublimes, que el ingenio humano no pueda fabricar; no hay bosque de Fontainebleau que no pueda ser reproducido por la escenografía con el empleo de reflectores! ; no hay cascada que no pueda ser imitada a la perfección mediante la ingeniería hidráulica; no hay roca que el papier-mâché sea incapaz de fingir; no hay flor que el tafetán cuidadosamente escogido y el papel delicadamente teñido no puedan igualar. II

Frases de ingenio


La verdad salvaje de Goya, su genio áspero y brutal, cautivaba a des Esseintes. Por otra parte, la admiración universal que había conquistado su obra lo había alejado un poco de él y, así, durante años se abstuvo de hacerlos enmarcar, por temor a que si los colgaba, el primer cretino que los viera se sintiese obligado a macularlos con unas cuantas idioteces y a caer en un éxtasis de pacotilla ante ellos. IX

Frases de admiración


En síntesis, apreciaba una obra de arte por lo que era en sí misma y por lo que le permitía atribuirle; quería avanzar junto con ella y también sobre ella, como si lo sostuviera un amigo o lo transportara un vehículo hasta una esfera en que las sensaciones sublimadas provocaran en él una imprevista conmoción, cuyas causas se esforzaría pacientemente y hasta vanamente en analizar. XIV

Frases de avanzar


En la estatua sin sentimientos ni piedad, en el ídolo inocente y letal, se habían despertado la lujuria y los terrores de la humanidad corriente; la gran flor de loto había desaparecido, de la diosa no quedaban rastros; una horrenda pesadilla estrangulaba ahora a una bailarina marcada por el movimiento en remolino de la danza, a una cortesana petrificada e hipnotizada por el terror. V

Frases de flor de loto


La creencia de que el hombre es una criatura indecisa que es movida ora en esta, ora en aquella dirección por dos fuerzas de igual poderío, que alternativamente ganan y pierden la batalla por su alma; la convicción de que la vida humana no es nada más que una lucha indecisa entre el cielo y el infierno; la fe en dos entidades opuestas, Satán y Cristo: todo esto estaba destinado a engendrar esas discordias internas en que el alma, excitada por la incesante pugna, estimulada por así decir por las constantes promesas y amenazas, termina por ceder y se prostituye a aquel de los dos combatientes que ha sido más empecinado en su persecución. XII

Frases de ceder


Considerando que en la actualidad no queda nada sin adulterar en este mundo donde vivimos; considerando que el vino, que bebemos y la libertad de que gozamos están por igual adulterados y son irrisorios; y considerando, por último, que hace falta una abundancia de buena voluntad para creer que las clases gobernantes son dignas de respeto y que las clases inferiores son dignas de socorro o de piedad, me parece -concluía des Esseintes- que no es más absurdo o demencial reclamar de mis congéneres una suma de ilusión apenas equivalente a la que malgastan todos los días en idioteces, a fin de convencerse de que la población de Pantines una Niza artificial, una Menton ficticia. X

Frases de artificial

Obras relacionadas

A contrapelo

A contrapelo (1884), Joris-Karl Huysmans
  • Libro, 1884
  • Original: A rebours
  • Frases de A contrapelo: Excepcional novela, donde el autor se desdobla y da voz al excéntrico personaje "Des Esseintes", que según todo apunta estaría basado en sus mismos gustos y convicciones personales.
  • Libro esencial

Autor

Joris-Karl Huysmans (1848-1907): Escritor, novelista, poeta, pintor y crítico de arte francés, autor de "Aguas grises" (1880), "A la deriva" (1882), "El arte moderno" (1883), "A contrapelo" (1884) y "En rada" (1887).


Palabras clave

Depresión Huérfanos Conflictos familiares Antihéroe Aislamiento Belleza estética Decadentismo Esteticismo Simbolismo Misántropo

Síguenos en