Frases de 62/Modelo para armar

62/Modelo para armar

32 frases de 62/Modelo para armar de Julio Cortázar, libro de 1968.... La obra más experimental del autor, donde los capítulos desaparecen, dando paso a segmentos narrativos separados por espacios en blanco que el lector puede ordenar a su gusto. Un lugar donde las conductas ordinarias descubran lo fantástico.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Julio Cortázar son: absurdo, atemporal, búsqueda de la libertad, experimental, independencia, paso del tiempo, realidad y fantasía, turbulenta historia de amor.

Frases de Julio Cortázar Libros de Julio Cortázar

Frases de 62/Modelo para armar Julio Cortázar

01. Dormir, entonces, el olvido pequeño.

Dormir


02. El silencio también es traición.

Traición


03. Desde luego, dijo (...), que parecía pensar lo contrario.

Contrario


04. Todo lo barajaré otra vez para encontrarte como quiero.

Encontrarse


05. Reina de corazones, ríete una vez más de mí.

Reina


06. La sed está antes que la saciedad y vale mucho más.

Sed


07. Los ojos son las únicas manos que nos van quedando a algunos, bonita.

Ojos


08. ¿Qué nos importa esa cita, los desencuentros? Niégate a ir, rebélate.

Cita


09. (...) En ese vacío vertiginoso las metáforas saltaban hacia él como arañas.

Metáfora


10. Una lenta ceremonia incomprensible nos había acercado en la noche desde nuestras infinitas distancias.

Ceremonia


11. Después de todo no era una mala idea puesto que lo absurdo casi nunca era malo.

Absurdo


12. (...) Porque en realidad es el pasajero el que lo lleva a uno no el taxi al pasajero.

Taxi


13. Ahora todo eso no me ha dejado más que la curiosidad, el viejo tópico humano: descifrar.

Descifrar


14. ¿Serás eso que rueda hasta lo más hondo de esto que soy yo mientras te pienso?

Rueda


15. Le recordó el gesto de quitarse una mosca de la manga sin ser demasiado descortés con el insecto.

Gesto


16. A esa altura de nuestra insensata mudanza al hotel no veíamos otra salida digna que la de seguir hasta el final.

Mudanza


17. Pensar era inútil como desesperarse por recordar un sueño del que sólo se alcanzan las últimas hilachas al abrir los ojos.

Recordar


18. ¿A usted le parece que en realidad somos dos, el de la izquierda y el de la derecha? ¿Uno útil y el otro inservible?

Útil


19. -(...) Se llama Harold Haroldson. -Y uno que creía que nombres así solamente en Borges, hay que convencerse de que la naturaleza imita al arte.

Arte


20. No me dormiré, no me dormiré en toda la noche, veré la primera raya del alba en esa ventana de tantos insomnios, sabré que nada ha cambiado.

Alba


21. Me descubro tan convencional como cualquier otro, tan marido sin estar casado (...) no soy capaz de sacarme de la sangre todo esto que se deja pensar tan claramente.

Casado


22. Búscame también allá como yo te estoy buscando. No puede ser que no nos encontremos, ahora. Tendrían que matarnos para que no nos encontráramos.

Encontrarse


23. Y le sonriera con la sonrisa de otros tiempos pero nada más que eso, la sonrisa vacía, la costumbre de una sonrisa donde tal vez habitaba la lástima.

Lástima


24. Qué decirnos que no fueran superficies e ilusiones, de qué hablar si no pasaríamos nunca al otro lado para cerrar el dibujo, si seguíamos buscándonos desde muertos y muñecas.

Dibujo


25. Abrazarse interminablemente o con una violencia que los apartaba en el mismo instante, como si del deseo creciera amarga la distancia. Y siempre por debajo, un silencio agazapado donde latía el tiempo enemigo.

Abrazo


26. ¿Qué podemos hacer, querida? Yo, al menos, todavía caigo en la tontería de pensar que quizá mañana será diferente. Que despertaremos de otra manera, que llegaremos a tiempo a cualquier parte.

Tontería


27. Y tú ahí de espaldas, de pronto más sabio y más triste que ellos, de qué te habrá servido tanta previsión si al final estás danzando esta misma música insensata.

Previsión


28. Si hubieras visto su mirada estos últimos días, su acorralamiento, su contra la pared, si me hubieras visto a mí estúpidamente callado o solamente esperando, como si todavía hubiera algo que esperar.

Esperar

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "62/Modelo para armar" de Julio Cortázar.

Libros parecidos

Síguenos