Frases de Gestapo

(...) Una mujer le dijo a mi conocido polaco que varios hombres de la Gestapo habían entrado en la maternidad judía, se habían llevado a los recién nacidos, los habían puesto en un saco, habían salido y los habían echado a un coche fúnebre. Los malvados no se conmovieron con el llanto de los niños ni con las quejas desgarradoras de las madres. Aunque casi no se pueda creer, fue así.

Frases de Wladyslaw Szpilman


Es verdad que el mes siguiente transcurrió en paz. Era mayor e incluso en el gueto florecían lilas aquí y allá en los escasos jardincillos (...) Cuando estaban a punto de abrirse del todo las flores, los alemanes se acordaron de que existíamos. Pero esta vez había una diferencia: no planeaban ocuparse de nosotros ellos mismos, sino que delegaron la responsabilidad de las cacerías humanas en la policía y la oficina de trabajo judías. Henryk había tenido razón cuando se negó a entrar en la policía y la describió como una banda de ladrones. Estaba compuesta sobre todo por jóvenes de las clases más prósperas de la sociedad, y entre ellos había varios conocidos de Henryk. A todos nos horrorizaba ver que esos hombres a los que habíamos estrechado la mano y tratado como amigos, hombres que hacía poco eran todavía personas decentes, se habían convertido en seres despreciables. Tal vez se podía decir que habían captado el espíritu de la Gestapo. Tan pronto como se pusieron el uniforme y la gorra de policías, y se colgaron la porra de caucho, su naturaleza cambió. Ahora su máxima ambición era estar en estrecho contacto con la Gestapo, ser útiles a los oficiales de la Gestapo, desfilar por la calle con ellos, hacer gala de sus conocimientos de alemán y competir con sus amos por el rigor en el trato a la población judía.

Frases de Wladyslaw Szpilman


La calle Karmelicka era un lugar especialmente peligroso: los coches celulares la recorrían varias veces al día. Llevaban a los prisioneros, invisibles tras las chapas de acero gris y las reducidas ventanillas opacas, desde la cárcel de Pawiak al centro de la Gestapo del paseo Szuch; en el viaje de vuelta transportaban lo que quedaba de ellos después del interrogatorio: despojos sanguinolentos de seres humanos con los huesos rotos, los riñones destrozados y las uñas arrancadas. La escolta de esos coches no permitía que nadie se acercara a ellos, aunque eran vehículos blindados. Cuando giraban hacia la calle Karmelicka, que estaba tan congestionada que ni con la mejor voluntad del mundo podría haberse refugiado la gente en los portales, los hombres de la Gestapo se asomaban y golpeaban a la multitud de manera indiscriminada con porras. Esto no hubiera sido especialmente peligroso con las porras normales de caucho, pero las que usaban los hombres de la Gestapo estaban tachonadas de clavos y hojas de afeitar.

Frases de Wladyslaw Szpilman


Fue entonces cuando me transfirieron a Sachsenhausen. Allí me familiaricé con las actividades y métodos de la inspección de los campos. Aprendí a conocer más de cerca la personalidad de Eicke y la influencia que ejercía sobre el campo y las tropas. También entré en contacto con la Gestapo. (...) La guerra acababa de estallar, y ese hecho marcaba una fatídica fecha en la evolución de los campos de concentración. Nadie podía prever entonces a qué siniestros designios iban a servir más tarde, durante el desarrollo de las hostilidades.

Frases de Rudolf Hoess


En uno de aquellos paseos entré en conversación con el jefe de la Gestapo, Kaltenbrunner. -Óigame, Kaltenbrunner; en el último año de guerra entramos en conocimiento, según ha atestiguado asimismo el pliego de cargos, de que millones de judíos habían sido enviados a los campos de concentración y exterminados allá. Hasta ahora, cada uno de los acusados ha declarado que no sabía nada sobre aquello. Pero usted, Kaltenbrunner, tenía que saberlo. Por eso le colgarán igualmente. Declare afirmativamente. Usted era en definitiva el hombre que accionaba el conmutador de aquella gigantesca maquinaria de exterminio. Kaltenbrunner respondió: -No sé absolutamente nada sobre el exterminio de judíos.

Frases de Baldur von Schirach


Se ahogaba; forcejeó, recordó, en un relámpago cegador la bañera de la Gestapo, se esforzó por permanecer tranquilo, inerte, como entonces, pensó, en el fuego de su memoria, que en aquella ocasión lo hacía para sobrevivir, para conservar sus fuerzas, mientras que hoy lo hacía para morir...Supo que se ahogaba en el río de Patinir...

Frases de Jorge Semprún


(...) Resultaba bastante más peliagudo apreciar la diferencia entre el SD, o SIPO, como a veces se llamaba al servicio de seguridad, y la Gestapo, incluso para la gente que trabajaba para las dos organizaciones. A mi entender, era igual que con la bockwurst y la frankfurter: tienen nombres especiales, pero su apariencia y su sabor son exactamente iguales.

Frases de "Pálido criminal" (1990) Frases de Philip Kerr


Es curioso pensar que antes era la Escuela de Arte..., la central de la Gestapo, quiero decir.

Frases de "Violetas de marzo" (1989) Frases de Philip Kerr


La Gestapo incrementó su negra imagen manteniendo en secreto sus operaciones y sus fuentes de información. De repente, como salidas de la nada, la gente recibía unas tarjetas pidiéndoles que se presentaran para interrogarles. Eran terroríficas. A pesar de su forma prosaica, tales convocatorias no podían ser descartadas ni ignoradas. Ponían a los ciudadanos en la situación de tener que presentarse ellos mismos en el más espantoso de los edificios y responder a unas acusaciones o cargos de los cuales probablemente no tenían ni la menor idea, con la posibilidad (a menudo imaginaria, pero en muchos casos bastante real) de encontrarse al final de aquel mismo día en un campo de concentración, bajo "custodia preventiva".

Frases de "En el jardín de las bestias" (2011) Frases de Erik Larson


Era imposible mantener en secreto ante este hombre peligroso y listo algo que le afectara a él: se enteraba de todo gracias al pequeño ejército de soplones que mantenía. La Gestapo podía sentirse celosa de un sistema tan perfectamente organizado.

Frases de Klaus Mann

Gestapo

Policía secreta oficial de la Alemania nazi, cuya función era la de investigar y combatir "todas las tendencias peligrosas para el Estado": la Gestapo fue considerada una organización criminal en los juicios de Núremberg (1945-1946) y quedó prohibida en toda Alemania.

Relacionadas

Frases de agente secreto Frases de coerción Frases de criminales Frases de opresores Frases de represión Frases de ss Frases de terrorismo Frases de tortura

Ver también

Frases de auschwitz Frases de campo de concentración Frases de censura Frases de coacción Frases de destrucción Frases de estado totalitario Frases de exterminio Frases de fascismo Frases de opresión Frases de totalitarismo Frases de violencia

Síguenos en

Frases y pensamiento en Facebook Frases y pensamiento en Twitter Frases y pensamiento en Google +