Frases de Disgusto

En el momento en que una cosa te turba, ya eres esclavo, en vez de ser señor. No hay en el mundo señor más tirano que el disgusto o tormento.

Frases de Guy Pearce


Si lo pensamos, veremos que muchos de los disgustos que nos sobrevienen lo son por palabras innecesarias.

Frases de Azorín


La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande.

Frases de Jacinto Benavente


El que quiere de esta vida todas las cosas a su gusto, tendrá muchos disgustos.

Frases de Francisco de Quevedo


¡Una lágrima! ¿Es acaso de temor o de amargura? ¡Ay! A aumentar su tristura ¡Vino un recuerdo quizá!

Frases de José De Espronceda


Esas acciones tan poco nobles no me producen más que pesadumbre. Cuando veo que hay personas que engañan ante los mismos ojos de todos y que no son castigadas con el desprecio general, no sé lo que me ocurre, me pongo mala. Pienso, pienso...-y poco faltó para que rompiera a llorar.

Frases de Nikolái Gógol


Ese disgusto tiene que ver según he podido percibir, con el hecho de llevar ya demasiado tiempo

Frases de Mario Levrero


Dondequiera que estés, padre mío, tú y el horror de tus palabras, tú y el escándalo de tu felicidad, tú y el disgusto de tu vileza...Que revientes de noche con el miedo aferrándote la garganta, y un dolor infernal en tu interior, y el hedor del espanto sobre ti. Y que contigo reviente tu mujer, vomitando blasfemias que le hagan ganar un paraíso infinito de tormentos. La eternidad no le bastará para pagar todas sus culpas.

Frases de Alessandro Baricco


Mis males son tales que, acaso me paso, he roto tu foto con justo disgusto.

Frases de "Dolor de garganta" (1999) Frases de Javier Krahe


Pero un opaco disgusto le oprimía. Sus pensamientos eran áridos, desiertos; Sin fe, sin una esperanza a la sombra de la cual poder reposar y reconfortarse. La falsedad y la abyección que le llenaban el alma las veía siempre en los demás. Era imposible arrancarse de los ojos aquella mirada desalentada, impura, que se interponía entre él y la vida.

Frases de "Los indiferentes" (1929) Frases de Alberto Moravia