Frases de Cámaras de gas

Su Santidad, cuando fuimos compasivos, débiles y apátridas, nos condujeron a las cámaras de gas.

Frases de Golda Meir


Nosotros hemos tenido la oportunidad de conocer al hombre quizá mejor que ninguna otra generación. ¿Qué es, en realidad, el hombre? Es el ser que siempre decide lo que es. Es el ser que ha inventado las cámaras de gas, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme musitando una oración.

Frases de "El hombre en busca de sentido" (1946) Frases de Viktor Frankl


Hay aquí una operación en marcha para exterminar a los judíos. Tal ha sido siempre el propósito de la administración civil alemana desde la ocupación de las regiones orientales, con ayuda de la policía y la Gestapo, pero al parecer ahora se va a aplicar a una escala enorme, radical. Nos llegan informes creíbles de fuentes de todo tipo que indican que se ha desalojado el gueto de Lublin y se ha sacado de allí a los judíos, que éstos has sido asesinados en masa o conducidos a los bosques, y que algunos de ellos han sido encarcelados en un campo. Gente en Lietzmannstadt (Lodz) y Kutno dice que a los judíos –hombres, mujeres y niños- los envenenan en cámaras de gas móviles y que a los muertos, despojados de sus ropas, los entierran en fosas comunes, mientras que la ropa se envía a fábricas textiles para ser reprocesada.

Frases de Wladyslaw Szpilman


(...) Sabemos también que por tenue que fuese no siempre se siguió este sistema de discriminación entre útiles e improductivos y que más tarde se adoptó con frecuencia el sistema más simple de abrir los dos portones de los vagones, sin avisos ni instrucciones a los recién llegados. Entraban en el campo los que el azar hacía bajar por un lado del convoy; los otros iban a las cámaras de gas.

Frases de Primo Levi


¿Cómo es posible que no den un solo grito, que no escupan a la cara a sus verdugos, que no se les tiren al cuello? Nos quitamos la gorra ante los SS que vuelven del bosque; si leen nuestros nombres, iremos con ellos tranquilamente a la muerte. Pasamos hambre, nos mojamos bajo la lluvia, se llevan a nuestros seres cercanos. Lo ves: ¡Es magia! ¿Cuál es el secreto de este poder de unos hombres sobre otros? ¿De dónde procede nuestra pasividad imperturbable? Sólo tenemos un arma: todavía somos muchos y no cabemos todos al mismo tiempo en las cámaras de gas.

Frases de Tadeusz Borowski


Sabíamos que las órdenes del Führer eran incontestables sin excepción, y que los SS estaban obligados a ejecutarlas. Sin embargo, en el alma de todos se alzaban las dudas. Para transmitirles la fuerza moral que les permitiera cumplir su deber, debía mostrarme totalmente convencido de la necesidad de ejecutar tan crueles órdenes. Todas las miradas estaban fijas en mí. Todo el mundo me observaba atentamente para ver cómo reaccionaba ante escenas semejantes a las aquí descritas. Cada una de mis palabras era largamente discutida por los hombres. Debía controlarme para no dejar escapar, en un momento de turbación, una frase que expresara mis dudas y mis angustias. Me veía obligado a exhibir un aire frío e implacable cuando asistía a escenas que trastornarían a cualquier ser humano. No me estaba permitido apartar la vista aunque la emoción se apoderara de mí. Debía mostrar indiferencia mientras las madres entraban en las cámaras de gas con sus hijos de la mano, que reían o lloraban.

Frases de Rudolf Hoess


Mis funciones me obligaban a asistir al desarrollo de la operación. Debía permanecer allí de noche y de día mientras sacaban los cadáveres, los incineraban, les arrancaban lo dientes de oro o les cortaban el pelo. Esos horrores duraban horas, pero yo no podía alejarme, ni cuando cavaban los osarios, que despedían un olor espantoso, ni cuando quemaban los cadáveres. A petición de los médicos, también me tocó observar cómo morían las víctimas a través de los tragaluces de las cámaras de gas. No podía escapar a nada de eso porque era yo aquel a quien todos miraban. Debía mostrar al mundo que, no contento con dar órdenes, asistía a las operaciones en todas sus fases, como yo lo exigía también a mis subordinados.

Frases de Rudolf Hoess


Hombres y mujeres eran conducidos por separado a los crematorios de la manera más tranquila posible. En el vestuario donde se desnudaban, los reclusos del comando especial les explicaban, en su propia lengua, que se les había llevado hasta allí para ducharlos y desparasitarlos. Les invitaban a que ordenaran bien sus ropas y recordaran el lugar donde las habían dejado, para recogerlas a la salida. Los reclusos del comando eran los primeros interesados en que esta operación se realizase rápidamente, con calma y sin tropiezos. Tras haberse desnudado, los judíos entraban en la cámara de gas donde, efectivamente había duchas y cañerías de agua, lo que les daba el aspecto de una sala de baños. Primero entraban las mujeres con sus niños. Las seguían los hombres, siempre en minoría. Todo solía ocurrir en calma, porque los reclusos del comando especial hacían todo lo posible por disipar las inquietudes de los que sentían miedo o sospechaban algo. Por otra parte, esos detenidos y un SS permanecían siempre hasta el último momento en la cámara de gas.

Frases de Rudolf Hoess


Muchas mujeres intentaban ocultar a sus críos entre los montones de ropa, pero los hombres del comando ponían especial atención y lograban convencer a las madres de que no se separaran de sus hijos. Ellas creían que la desinfección era peligrosa para los pequeños; de ahí sus intentos de ahorrarles dicha operación. En ese ambiente no habitual, los niños muy pequeños solían ponerse a lloriquear. Sin embargo, tras haber sido consolados por sus madres o los hombres del comando, se calmaban y entraban jugando en las cámaras de gas, bromeando entre ellos con un juguete en las manos. Varias veces observé a mujeres ya conscientes de su destino que, con un miedo mortal en la mirada, todavía hallaban fuerzas para bromear con sus hijos y tranquilizarlos. Una de ellas se me acercó al pasar y, señalándome a sus cuatro hijos, agarrados de la mano para ayudar amablemente al más pequeño a caminar por un terreno difícil, murmuró: " ¿Cómo puede usted tomar la decisión de matar a esos hermosos niños? ¿No tiene corazón? ".

Frases de Rudolf Hoess


Durante la primavera de 1942, centenares de seres humanos encontraron la muerte en las cámaras de gas. La mayoría de ellos no sospechaba nada. Su salud era perfecta; los árboles frutales que rodeaban la casa estaban en flor. Ese cuadro en que la vida se codeaba con la muerte ha quedado en mi memoria.

Frases de Rudolf Hoess


Hacia finales de octubre, llegó la orden de que comenzáramos a desmantelar los Crematorios. Seguíamos trabajando, ocasionalmente, en el Crematorio II, cuando, a pesar de todo, llegaba algún convoy. Este Crematorio fue el que permaneció activo más tiempo, para quemar los últimos cadáveres. Pero sobre todo trabajamos desmantelando los demás Crematorios. Eso requirió mucho tiempo, pues los alemanes nos ordenaron que lo retiráramos todo pieza a pieza. Las estructuras eran muy sólidas y habían sido concebidas para que duraran mucho tiempo. También habrían podido utilizar dinamita, pero querían desmontar metódicamente todo el interior de la estructura: los hornos, las puertas de la cámara de gas y todo lo demás. Y tenían que hacerlo hombres del Sonderkommando, pues éramos los únicos que podíamos ver el interior de las cámaras de gas. En cambio, en el momento de desmontar la estructura exterior, otros prisioneros, entre ellos mujeres de Birkenau y prisioneros de Auschwitz I, fueron destinados a esta tarea.

Frases de Shlomo Venezia


Un día, cuando todo el mundo había comenzado a trabajar tras la llegada de un convoy, uno de los hombres encargados de retirar los cuerpos de la cámara de gas oyó un ruido extraño. No era tan sorprendente escuchar ruidos extraños pues, a veces, el organismo de las víctimas seguía desprendiendo gas. Pero afirmaba que, esta vez, el ruido era distinto. (...) El hombre que primero lo había oído fue a ver de dónde salía el ruido. Pasando por encima de los cuerpos, encontró la fuente de aquellos grititos. Retrataba de una niña de apenas dos meses, agarrada aún al seno de su madre del que intentaba mamar en vano. Lloraba al no sentir que brotara la leche. Tomó al bebé y lo sacó de la cámara de gas. Sabíamos que sería imposible mantenerla con nosotros. Imposible ocultarla ni hacer que los alemanes la aceptaran. En efecto, en cuanto el guardia vio al bebé no pareció descontento por poder matar a un niño. Disparó un tiro y aquella pequeña, que milagrosamente había sobrevivido al gas, murió. Nadie podía sobrevivir. Todo el mundo debía morir, incluidos nosotros: era sólo cuestión de tiempo.

Frases de Shlomo Venezia

Relacionadas con las frases de cámaras de gas

Frases de auschwitz Frases de campo de concentración Frases de exterminio Frases de matanzas Frases de muertos Frases de pena de muerte Frases de suplicio Frases de tortura

Cámaras de gas

Frases de cámaras de gas

Frases de cámaras de gas: Método de exterminio nazi de uso común en las matanzas masivas, que consistía en encerrar en un recinto subterráneo o barracón a cientos de personas e introducir monóxido de carbono o un pesticida a base de cianuro (Zyklon B): las cámaras de gas formaban parte del plan nazi de extermino conocido como "solución final". Método de ejecución de criminales usado en algunos países.

Ver también

Frases de barbarie Frases de crueldad Frases de fascismo Frases de gestapo Frases de guerra mundial Frases de mortales Frases de muerte Frases de prisionero Frases de represión Frases de ss Frases de terrorismo

Síguenos en