Frases de aliados (segunda guerra mundial)

01.En el norte de África, los aliados acordaron que la rendición incondicional de los nazis era la única salida posible para el final de la guerra."Un ejército al amanecer"(2002), Rick Atkinson

Rick Atkinson


02.Era un auténtico creyente en la causa aliada: "Si llega a ganar [el Eje] aprenderemos de verdad lo que es la esclavitud, los trabajos forzados y la pérdida de libertad individual"."Un ejército al amanecer"(2002), Rick Atkinson

Rick Atkinson


03.La supremacía aérea proporcionó una inestimable ventaja a las fuerzas aliadas terrestres y salvó las vidas de muchos aviadores anglo-americanos, aunque aquello poco importaba a los que eran sacados con una manguera."Los cañones del atardecer"(2013), Rick Atkinson

Rick Atkinson


04.(...) La estrategia aliada debía ser no sólo derrotar a Alemania primero, tal como habían acordado Roosevelt y Churchill hacía un año, sino imponer el peso abrumador de los recursos aliados en el teatro europeo."Un ejército al amanecer"(2002), Rick Atkinson

Rick Atkinson


05.El norte de África estableció las pautas y el diseño bélico de los dos años siguientes, incluida la tensión entre la unión y la desunión de los aliados. Allí se llevaron a cabo las primeras pruebas sustanciales del poderío militar aliado contra las tropas alemanas."Un ejército al amanecer"(2002), Rick Atkinson

Rick Atkinson


06.Por último, quiero recordar a los millones de soldados aliados y a los prisioneros de guerra que vivieron la historia de la Segunda Guerra Mundial. Muchos de estos hombres nunca regresaron a casa; muchos otros regresaron con cicatrices físicas y emocionales que permanecerían con ellos el resto de la vida. Me aparto de este libro con el más hondo reconocimiento por lo que estos hombres tuvieron que soportar y por lo que sacrificaron en bien de la humanidad. A ellos dedico este libro."Invencible"(2010), Laura Hillenbrand

Laura Hillenbrand


07.Al final de la segunda guerra mundial, los aliados volvieron a traicionar de una manera vergonzosa, por segunda y definitiva vez, a la democracia española en general y, en particular, a las decenas de miles de antifascistas españoles que habían combatido contra los nazis -sobre todo, pero no exclusivamente, en el sur de Francia- y que se encontraron con que su lucha, y su sacrificio, sólo habían servido para afianzar a Francisco Franco en el poder. La Ley de Responsabilidades Políticas del 9 de febrero de 1939, cuyos términos parecen el delirio de un mal guionista de cómic aficionado a las parafernalias totalitarias, existió en realidad, hasta tal punto que, aunque fue suprimida por decreto en 1945, se siguió aplicando -nada por aquí, nada por allá- hasta 1966."El corazón helado"(2007), Almudena Grandes

Almudena Grandes