Frases de Voltaire - Página 4

01. La gente busca la felicidad como un borracho busca su casa, sabe que existe pero no la encuentra.

+ Frases de Búsqueda de la felicidad


02. El ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes.

+ Frases de Ateísmo


03. Desde tales hasta los más quiméricos charlatanes no hubo ningún filósofo que influyese ni siquiera en las costumbres de la calle donde vivía.

+ Frases de Improbable


04. Cuando la naturaleza formo nuestra especie, nos dio unos cuantos instintos, el amor propio para nuestra conservación, la benevolencia para la conservación de los otros, el amor que es común con todas las demás especies y el don inexplicable de combinar mas ideas que todos los demás animales juntos; después de habernos dado así nuestro lote, nos dijo: "ahora, arreglaros como podáis".

+ Frases de Inexplicable


05. Francia es quizá de todos los países el que más ha unido la crueldad con lo ridículo. No hay tribunal en Francia que no haya hecho quemar a muchos magos. Había en la antigua Roma locos que creían ser brujos, pero no encontraron bárbaros que los quemasen.

+ Frases de Brujos


06. Ingenio, superstición, ateísmo, mascaradas, versos, traiciones, devociones, venenos, asesinatos, unos cuantos grandes hombres, un número infinito de canallas hábiles y sin embargo desdichados: he aquí lo que fue Italia.

+ Frases de Italia


07. Cada hombre, en el fondo de su corazón, tiene derecho a creerse enteramente igual a los demás hombres; de ello no se desprende que el cocinero de un cardenal deba ordenar a su amo que le haga la cena; pero el cocinero puede decir: "Soy hombre como mi amo; he nacido llorando como él; él morirá como yo entre las mismas angustias y las mismas ceremonias. Los dos tenemos las mismas funciones animales. Si los turcos se apoderan de Roma, y entonces yo me convierto en cardenal y mi amo en cocinero, lo tomaré a mi servicio".

+ Frases de Ceremonia


08. El único placer de la vida en Ginebra es que allí cada cual puede morir como le dé la gana. Hay mucha gente decente que ni siquiera llama al cura.

+ Frases de Decente


09. La teología me divierte: la locura del espíritu humano se muestra allí en toda su plenitud.

+ Frases de Teología


10. Un capuchino decía: "¡Qué sabio ha sido Dios poniendo la muerte después de la vida! Porque si la hubiera puesto antes, no hubiéramos tenido tiempo para hacer penitencias".

+ Frases de Dios


11. Un hombre preocupado por el bien público, por la humanidad, por la verdadera religión, ha publicado, en uno de sus escritos a favor de la inocencia, que los tribunales cristianos han condenado a muerte a más de cien mil pretendidos brujos. Si juntamos a esas masacres jurídicas el número infinitamente mayor de herejes inmolados, esta parte del mundo no parecerá más que un vasto cadalso cubierto de verdugos y de víctimas, rodeado de jueces, esbirros y espectadores.

+ Frases de Verdadera religión


12. Creo que el ateísmo es tan pernicioso como la superstición.

+ Frases de Superstición

Influencias

Autores relacionados

Barón De Montesquieu Denis Diderot Jean-Jacques Rousseau Victor Hugo

Voltaire


Escritor y filósofo francés, autor de "Edipo" (1718), "Cartas filosóficas" (1734), "Zadig o El destino" (1748), "Cándido o El optimismo" (1759), "Diccionario filosófico" (1764) y "Tratado sobre la tolerancia" (1767).

Sobre Voltaire

Francois Marie Arouet, más conocido como Voltaire fue el quinto hijo de una familia noble, cuyo padre fue el notario Francois Arouet y Marie Marguerite d'Aumary la madre, quien murió cuando Voltaire tenía siete, en 1701.

Entre 1704 y 1711 estudió en el colegio jesuita "Louis-le-Grand", donde aprendió latín y griego.

Terminado el colegio, estudió derecho y en 1713 ingresó en La Haya como secretario de embajada, donde fue expulsado al tiempo.

Cuando murió Luis XIV (1715), el Duque de Orleáns asumió la regencia y Voltaire le dedicó una sátira que le valió un año de reclusión en la Bastilla.

En 1718 publicó la obra de teatro "Edipo" con gran aceptación, pero por una disputa con el noble De Rohan tuvo encarcelado nuevamente por cinco meses, luego fue desterrado a Gran Bretaña.

En 1728 regresó a Francia, donde comienza a difundir su pensamiento político y seis años después, en 1734 se ordena su detención por escritos suyos que hablan sobre la religión, pero Voltaire se refugia en el castillo de Madame Châtelet.

En 1742 viaja a Berlín (Alemania), donde fue nombrado académico, historiógrafo y Caballero de la Cámara real.

Su pérdida de prestigio en la corte y la muerte de Madame Châtelet (1749) movieron a Voltaire a aceptar la invitación de Federico II y trasladarse a Ginebra (Suiza), donde tiempo después tuvo deferentes altercados con los calvinistas primero y luego con los católicos.

En 1778 volvió a París, donde murió en mayo.

Voltaire se convierte en el modelo para la burguesía liberal y anticlerical y en la pesadilla de los religiosos; fue un ferviente opositor a la religión, la superstición y el fanatismo religioso, aunque Voltaire no fue ateo, sino deísta.

Libros destacados

  • Cándido o El optimismo (1759)
  • Tratado sobre la tolerancia (1767)
  • Edipo (1718)
  • Historia de Carlos XII (1730)
  • Cartas filosóficas (1734)
  • Zadig o El destino (1748)

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XVIII » Escritores de Francia

Filósofos » Filósofos siglo XVIII » Filósofos de Francia

Síguenos