Frases de Vasili Grossman

El juicio divino existe, y existe también el tribunal del Estado, de la sociedad; pero existe un juicio supremo y es el juicio de un pecador sobre otro pecador. El hombre que ha pecado conoce la potencia del Estado totalitario, que es infinitamente grande; sirviéndose de la propaganda, el hambre, la soledad, el campo, la amenaza de muerte, el ostracismo y la infamia, esa fuerza paraliza la voluntad del hombre pero en cada paso dado bajo la amenaza de la miseria, el hambre, el campo y la muerte, se manifiesta siempre, al mismo tiempo que lo condicionado, la libre voluntad del hombre. En la trayectoria vital recorrida por el jefe del Sonderkommando, del campo a las trincheras, de la condición de hombre sin partido a la de miembro consciente del partido nacionalsocialista, siempre y por doquier estaba impresa su voluntad. El destino conduce al hombre, pero el hombre lo sigue porque quiere y es libre de no querer seguirlo. El destino guía al hombre, que se convierte en un instrumento de las fuerzas de destrucción, pero cuando eso sucede no pierde nada; al contrario, gana. Este lo sabe y va allí donde le esperan las ganancias; el terrible destino y el hombre tienen objetivos diversos, pero el camino es uno solo.

Frases de Sonderkommando

Influencias

Ocupación

Corresponsales » Corresponsales siglo XX » Corresponsales de Rusia

Corresponsales de guerra » Corresponsales de guerra siglo XX » Corresponsales de guerra de Rusia

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Rusia

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Rusia

Vasili Grossman

Frases de Vasili Grossman

Periodista, escritor y corresponsal de guerra ruso, dueño de una crónica meticulosa e implacable, relató como pocos las batallas de Moscú (1941-1942), Stalingrado (1942-1943), Kursk (1943) y Berlín (1945).

Nombres

RealIósif Solomónovich Grosman

Biografía Vasili Grossman

Nacido como Iósif Solomónovich, Grossman recibió el diminutivo Vasili de parte de una empleada doméstica y luego fue adoptado por la familia.

Vasili Grossman comenzó a escribir historias cortas mientras estudiaba Ingeniería química en la Universidad Estatal de Moscú, y más tarde trabajó como ingeniero las minas de Dumbas (Ucrania) hasta 1936, fecha en la cual resolvió dedicarse de lleno a la literatura.

En 1936 su trabajo fue reconocido por Máximo Gorki, Isaac Bebel y Mijaíl Bulgákov, lo que le valió su aceptación en la privilegiada cofradía de la Unión de Escritores Soviéticos.

A principios de 1937, su esposa y varios amigos fueron detenidos en la Gran Purga ordenada por Joseph Stalin, y Vasili Grossman decide entonces adoptar a los dos niños de su esposa para salvarlos de un exilio en Siberia.

En 1938, merced a su osada intervención ante el jefe de la temida NKDV (Comisariado del pueblo para asuntos internos), consigue la liberación de su esposa y tiempo después se separan.

Tiempo después, Vasili Grossman contrae matrimonio nuevamente, y su nueva esposa, se negó a que su madre que vivía en Ucrania, se mudara a vivir con ellos en Moscú.

En 1941, su madre compartió el terrible destino de judíos, comunistas y prisioneros de guerra ucranianos en la Masacres en Babi Yar, hecho que afectó terriblemente a Vasili Grossman, quien nunca se perdonó el no haber evacuado a su madre y marcó su obra.

Durante la Gran Guerra Patriótica (1941-1945), acompañó al Ejército Rojo en su ofensiva, como corresponsal de guerra para el periódico "Estrella Roja" (Krasnaya Zvezda), diario insignia del ejército durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Las crónicas de Vasili Grossman emergían directamente de la línea de fuego, donde alternaba su trabajo como periodista con las acciones propias de un soldado, y describía los hechos tal como los veía, razón que explica por qué todo el ejército aguardaba la publicación de sus artículos.

La honestidad y crudeza de los relatos de Vasili Grossman era tal, que de la misma forma con la que describía la crueldad de los soldados alemanes, también hablaba del salvajismo de los soldados rusos violando y matando mujeres y niños alemanes.

Finalizada la guerra, participó en "El Libro Negro", un proyecto del Comité Judío Anti-Fascista para documentar los crímenes del Holocausto, siendo censurado y luego suprimido en 1948.

En 1949, el régimen soviético comenzó una campaña ultranacionalista auspiciada por Stalin, que implicaba un ataque a los judíos y Vasili Grossman es sistemáticamente censurado y prohibido.

En 1952, convencido de que, en lo fundamental, los regímenes totalitarios recurren a los mismos métodos cuando de suprimir la libertad humana se trata, escribe "Vida y destino", dedicada a su madre, donde muestra crudamente los estragos causados por los totalitarismos nazi y soviético.

En 1962, cuando presentó "Vida y destino" para su publicación, la KGB (Comité para la Seguridad del Estado) confiscó todo el material y Vasili Grossman no supo nunca su destino.

Tiempo después, redacta en forma privada su última novela "Todo fluye", donde cuestiona el autoritarismo del régimen soviético, con su estilo crudo y directo y relata las severas represiones políticas llevadas a cabo por Stalin.

Vasili Grossman muere de cáncer de estómago en 1964, ignorando el destino de sus obras, publicadas por disidentes soviéticos dos décadas más tarde, en 1980.

Libros destacados

  • Todo fluye (1970)
  • Vida y destino (1980)
  • Stalingrado (1942)
  • Por una causa justa (1954)
  • El pueblo inmortal (1943)
  • Años de guerra (1945)

Enlaces

Síguenos en