Frases de Umberto Eco

(...) Porque la arquitectura es el arte que más se esfuerza por reproducir en su ritmo el orden del universo, que los antiguos llamaban kosmos, es decir, adorno, pues es como un gran animal en el que resplandece la perfección y proporción de todos sus miembros. El nombre de la rosa

Frases de "El nombre de la rosa" (1980) Frases de Proporción


Es difícil aceptar la idea de que no puede existir un orden en el universo, porque ofendería la libre voluntad de Dios y su Omnipotencia. Así, la libertad de Dios es nuestra condena, o al menos la libertad de nuestra condena. El nombre de la rosa

Frases de "El nombre de la rosa" (1980) Frases de Orden


El sabio debe velar de alguna manera los secretos que descubre, para evitar que otros hagan mal uso de ellos. Pero hay que descubrir esos secretos, y esta biblioteca me parece más bien un sitio donde los secretos permanecen ocultos. El nombre de la rosa

Frases de "El nombre de la rosa" (1980) Frases de Biblioteca


(...) E iban matando a todos los judíos que encontraban a su paso, y se apoderaban de sus bienes... ¿Por qué a los judíos? -pregunté. Y Salvatore me respondió: - ¿Por qué no? Entonces me explicó que toda la vida habían oído decir a los predicadores que los judíos eran los enemigos de la cristiandad y que acumulaban los bienes que a ellos les eran negados. Yo le pregunté si no eran los señores y los obispos quienes acumulaban esos bienes a través del diezmo, y si, por tanto, los pastorcillos no se equivocaban de enemigos. Me respondió que, cuando los verdaderos enemigos son demasiado fuertes, hay que buscarse otros enemigos más débiles. Pensé que por eso los simples reciben tal denominación. Sólo los poderosos saben siempre con toda claridad cuáles son sus verdaderos enemigos. El nombre de la rosa

Frases de "El nombre de la rosa" (1980) Frases de Judío


Disfracémonos de flores (...), y ya vendrán las abejas. El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Abeja


Somos cobardes cuando nos sentimos cobardes. El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Cobarde


La historia oficial (...), es la que escriben los vendedores. El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Vendedor


Lo inverosímil es lo que más se parece al milagro El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Inverosímil


El misticismo es una forma degradada de contacto con lo divino. El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Misticismo


La única manera de fastidiar al diablo consiste en hacerle creer que no creemos en su existencia. El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Diablo


Se nace siempre bajo el signo equivocado y vivir con dignidad significa corregir día a día el propio horóscopo. El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Signo


El estúpido no se equivoca de comportamiento. Se equivoca de razonamiento. El péndulo de Foucault

Frases de "El péndulo de Foucault" (1988) Frases de Estúpido

Influencias

Autores relacionados

Albert Camus Milan Kundera Roland Barthes

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Italia

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Italia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Italia

Semiólogos » Semiólogos siglo XX » Semiólogos de Italia

Umberto Eco


Escritor, profesor, semiólogo y filósofo italiano, autor de "Obra abierta" (1962), "Apocalípticos e Integrados" (1964), "La estructura ausente" (1968), "El nombre de la rosa" (1980) y "El péndulo de Foucault" (1988).

Biografía Umberto Eco

Umberto Eco nace en un hogar de clase media, de padre contador y madre ama de casa y su infancia transcurre entre Alessandria y un pequeño poblado piamontés.

Luego de recibir una educación salesiana durante su infancia y adolescencia, ingresa en la Universidad de Turín, doctorándose en Filosofía y Letras en 1954.

Umberto Eco trabaja en la RAI (Radio Audizione Italiana) hasta 1959 y paralelamente como profesor de estética en Turín (1956-1964).

En 1966 comienza a dar clases como profesor de Comunicación visual en Florencia y más tarde ocupa el cargo de profesor en la cátedra de Semiótica en la Universidad de Bolonia.

En 1980 Umberto Eco se consagra como novelista con "El nombre de la rosa", una fábula detectivesca ambientada en un monasterio benedictino en 1327.

Tiempo después publica "Semiótica y filosofía del lenguaje" (1984), "El péndulo de Foucault" (1988), "La isla del día de antes" (1994) y "El cementerio de Praga" (2010) entre otras.

Afectado desde hacía años por un cáncer, Umberto Eco fallece en su casa cerca de la medianoche.

Libros destacados

  • Obra abierta (1962)
  • El nombre de la rosa (1980)
  • La estructura ausente (1968)
  • Semiótica y filosofía del lenguaje (1984)
  • El péndulo de Foucault (1988)
  • La isla del día de antes (1994)

Enlaces

Síguenos en